Pedro Sánchez desoye a Susana Díaz y hace ‘su campaña’ en Andalucía para rentabilizar resultados

 Pedro Sánchez, el pasado jueves, saludando a un manifestante durante el paseo que realizado por el centro histórico de Málaga, donde  coincidido con una protesta contra la Junta de Andalucía de prejubilados de la empresa textil Hitemasa. / Jorge Zapata (Efe)
Pedro Sánchez, el pasado jueves, saludando a un manifestante durante el paseo que realizó por el centro de Málaga, donde coincidido con una protesta de prejubilados de la empresa textil Hitemasa contra la Junta de Andalucía. / Jorge Zapata (Efe)

Ni Susana Díaz, ni Carme Chacón, ni Eduardo Madina, ni un desconocido que quiera simplemente liarla. En la sede federal del PSOE de la calle madrileña de Ferraz, toda la dirección da por sentado que Pedro Sánchez será el único dirigente que se postule como candidato del partido a la presidencia del Gobierno en la convocatoria de primarias que deben celebrarse en julio, pasadas las elecciones del 24-M. Así se lo han manifestado a cuartopoder.es varios miembros de la Ejecutiva que están convencidos, añaden, de que eso será así incluso si los resultados en las municipales y las autonómicas no son especialmente buenos. Algo que, por lo demás, se descarta especialmente después de conocerse la última encuesta del CIS.

La clave la sitúan en algo de lo que están convencidos a tenor de lo que manifiestan la mayoría de los sondeos: que el PSOE será la segunda fuerza nacional detrás del PP y la primera en el seno de la izquierda, por encima de Podemos. A juicio de los nuevos dirigentes del PSOE, las elecciones municipales y autonómicas confirmarán que la organización ha pasado el peligro de convertirse en el PASOK español, el partido socialista griego casi desaparecido después de haber gobernado muchos años en el país heleno. Y por eso consideran que nadie podrá discutirle a Pedro Sánchez el haberse ganado contar con la posibilidad de enfrentarse a Mariano Rajoy en las próximas elecciones generales. Una idea que, por lo demás, incluso se ha extendido entre los propios opositores a Sánchez, empezando por Susana Díaz –de la que dicen que bastante tendrá ocupándose de su investidura tras los comicios como para dedicarse a moverle al tiempo la silla a Sánchez- y continuando con Carme Chacón, de la que algunos dicen, categóricos, que “está muerta”. Políticamente hablando, por supuesto.

Publicidad

Los dirigentes consultados añaden que su decisión de no presentarse el 27 de septiembre como candidata en las autonómicas de Catalunya para no aparecer como perdedora y como líder de un PSC “pasokizado” de verdad ha supuesto que hasta la propia Chacón asuma que “se le ha pasado el arroz”. “Lo que queda del PSC solo es PSOE. Y ella lo sabe”, afirma un miembro destacado de la Ejecutiva Federal. Y, encima, concluye, Miquel Iceta la ha colocado entre la espada y la pared al obligarla a decidir ya mismo si quiere ser candidata a diputada por Barcelona, como siempre, o por Madrid, como candidata presidencial.

Por su lado, Susana Díaz, como ya avanzó cuartopoder.es, ha decidido esperar a que pasen las generales antes de decidir si da el salto a Madrid en el próximo Congreso Federal de febrero o marzo del año que viene o  incluso lo deja en suspenso “sine die” en función de los resultados que se alcancen. Es más, las fuentes de Ferraz aseguran que ni siquiera apoyará a un candidato –Chacón o Madina- que se enfrente a Sánchez en las primarias de julio con la única intención de que debilite su liderazgo.

De hecho, Sánchez se siente tan fuerte en estos momentos que decidió hacer campaña en Andalucía a pesar de un primer pulso que le echó Susana Díaz para que no lo hiciera salvo a su lado en contadas ocasiones o en solitario acudiendo a lugares secundarios. Sánchez, por su cuenta y riesgo, ha decidido acudir a plazas que Díaz quería vetarle para apuntarse en exclusiva los buenos resultados municipales andaluces, donde el PSOE no descarta quitar tres capitales de provincias al PP -empezando por Sevilla- gracias a los pactos con Podemos e incluso IU.

Por lo que respecta a Madina, según sus allegados, él mismo descarta ya volver a presentarse como candidato. Y más teniendo en cuenta que José Luís Rodríguez Zapatero, que fue quien le apoyó en el pasado –además de a Chacón- está de capa caída y tiene más que enfadado a Sánchez por haber cenado con Pablo Iglesias y visitar Cuba sin consultarle.