La jueza enamorada

6
La juez Mercedes Alaya fulmina al fotógrafo con la mirada a la entrada de los juzgados de Sevilla /Efe.
La jueza Mercedes Alaya fulmina al fotógrafo con la mirada a la entrada de los juzgados de Sevilla. / Efe

Hay jueces que se enamoran de las causas que instruyen. Así, sobre la marcha, recuerdo a Juan del Olmo, titular del Central 6 de la Audiencia Nacional, que pidió ayuda al Consejo del Poder Judicial para poder investigar con mayor dedicación el caso de los atentados del 11-M y, de paso, se quedó, también y únicamente, con el caso Egunkaria. Ahora, la jueza Mercedes Alaya, tras solicitar un ascenso a magistrada de la Audiencia de Sevilla que le ha sido concedido, pretende simultanear el nuevo puesto con el del juzgado que todavía ocupa  e instruir solo los procesos que le gustan. Lo dicho, parece estar enamorada de tres causas (la de los ERE, los avales a empresas y los cursos de formación) que no quiere soltar. ¿No les resulta sospechoso?

Verán, Del Olmo, que tenía el juzgado completamente atascado, pasó toda la tramitación a un magistrado de refuerzo, los casos de la fiscalía anticorrupción —los más complejos— y las guardias, mientras él se dedicaba en exclusiva al 11-M, pero también a Egunkaria. Se da la circunstancia de que el cierre del diario en euskera fue completamente polémico, porque el juez había admitido una querella de la fiscalía basada en un informe irregular de la Guardia Civil. Precisamente unas acciones que ya había rechazado el juez al que primero se las ofrecieron, que no fue otro que Baltasar Garzón. Y Garzón, que no era precisamente sospechoso de ser tibio con ETA, argumentó que los documentos en los que se basaba el informe habían servido para cerrar el diario Egin, que era al que se referían. No Egunkaria.

Publicidad

Del Olmo mantuvo la causa viva, a pesar de que el fiscal solicitaba su archivo y, finalmente, la Audiencia Nacional absolvió a todos los directivos del diario porque no existía colaboración alguna con ETA.

Alaya, que tramita varias macrocausas que tienen en vilo a la Junta de Andalucía, quería ascender, aspiración lógica donde las haya. Y pidió el ascenso, que le correspondía por antigüedad, y que ha obtenido: un puesto de magistrada en la Audiencia de Sevilla. La plaza que ella ocupaba, la del juzgado de instrucción 6 de Sevilla, también salió a concurso y le ha sido otorgada a María Ángeles Nuñez Bolaños, que es la nueva titular, y de la que Alaya parece que no se fía de que vaya a intentar hacer justicia con esas causas que son las niñas de sus ojos.

De modo que Alaya ha propuesto un plan de refuerzo para el juzgado, en el que ella pospondría su llegada a la Audiencia de Sevilla y se quedaría con los casos que le apetecen: los ERE, los cursos de formación y los avales a empresas. Lo que, cuando menos, resulta sospechoso.

Resulta que, como dicen los adolescentes, la jueza Alaya tiene el juzgado petado. Tanto es así que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, que preside Lorenzo del Río, ha propuesto al Consejo General del Poder Judicial otro plan de refuerzo diferente para desatascar el citado juzgado. Un plan que incluye, no uno, sino dos jueces de refuerzo, y otro más de adscripción territorial que estarían para auxiliar a la nueva titular, que sería la que decidiría el reparto de las causas. Y el Poder Judicial ha aprobado este plan por unanimidad.

Alaya podría solicitar plaza para esos refuerzos, pero será María Ángeles Nuñez la que decidirá en qué casos podría ayudar Alaya, lo que, según fuentes del entorno de esta última, le resulta una humillación.

Estaré encantado con que la jueza Nuñez desentrañe todos los delitos que se hayan cometido en esos y otros casos. Toda lucha contra la corrupción es poca. Claro que también es bueno cierto distanciamiento y que no dé la impresión de que determinados jueces han convertido su juzgado en un cortijillo, por lo que sería bueno también que se aclare la intervención de Alaya en el caso Betis, por el que le han puesto una querella por prevaricación. Quizá no sea nada y solo es que la juez está enamorada de sus casos.

6 Comments
  1. Patronio says

    Nada en torno a la jueza Santa Mercedes Alaya es sospechoso. Todo son certezas.

  2. Panóptico says

    Siento disentir Sr. Yoldi:
    Uno se puede «enamorar» de algo que le guste o le atrae, normalmente de un modo poco racional y de forma transitoria.
    Aqui, mas que un ennamoramiento, para que hay un «capricho, obcecacion o fijación» sino desde fuera no se comprende estas ansias de culminar algo que a todas luces no puede abarcar un plazo breve.
    La Ley Procesal Penal, vetusta pero sabia, dice «que se cuidara de consignar y apreciar las circunstancias asi adversas como para favorables, para el presento reo…» impone al igual que el TC y TEDH, a no demostrar que se ha perdido por completo la imparcialidad, pues en ese caso, le obliga a la abstencion (caso del Juez del Caso de Esperanza Aguirre, que su vision de la justicia, le impide ver con claridad que cometiera siquiera una simple falta y por ello pide apartarse).
    En este, caso no se comprende como se empecina, pese a no ser ya el Juez predeterminado por la Ley, en querer seguir «instruyendo» estas causas, pese a conocer el atasco bestial en el que deja (vaya alarde) su Juzgado.
    Tiene con prorrogas sucesivas, a un Juez de lo Penal (Sr. Alvaro Martin) que atiende su reparto normal y ahora se le asignan 2 Jueces mas de apoyo y una nueva titular (Bolaños) en total son 3 Jueces para un solo Juzgado.
    El art. 214 LOPJ, es clarisimo, respecto de las funciones inherentes a su Juzgado o Tribunal, en la Seccion 7ª que tambien tiene un retraso mas que considerable (las faltas prescriben todas a los 6 meses de inactividad y con solo apelar, se consigue de libro) pues estan tardando en resolver mas de un año cualquier apelación y sin embargo, ella «elije o prefiere» terminar «su caso» por encima de todo. En fin creo que si el CGPJ y la Sala de Gobierno le prorroga, la nulidad de todo lo actuado es mas que probable. Si quiere que le ampare la Ley, deberia pensar en pedir la nulidad de su nuevo destino, pero aceptar que un Magistrado de un organo colegiado superior, actue en comision de servicios «saltando el turno» poniendose delante de los jueces de adscripcion terriorial, de los que esten en expectativa de destino, en practicas etc (vease el art. 216 bis punto 2 LOPJ) seria no respetar al Juez fijado por la Ley, sino un Juez Especial o Excepcional (contrario art. 24 CE) para estos casos concretos.
    Otra cuestion, la querella ante TSJA segun me dicen, tiene serios argumentos de ser aceptada, con solo aplicar la doctrina del Caso Garzon, sobre las escuchas, ya hay materia….
    El Sr. Garcia, estara contento porque la nueva compi (Bolaños) es vitorina y tambien de armas tomar…..
    Cordiales saludos.

  3. Luis Garcia says

    Estimado señor Yoldi: ya sabe que, desde el principio, he sentido predilección por la Juez Alaya, que ha realizado una instrucción muy compleja de un asunto que afecta al núcleo duro del poder andaluz y lo ha hecho con entereza admirable frente a obstáculos procesales y extraprocesales.

    Pero, sinceramente, si quería seguir instruyendo los casos que Vd. menciona no debió concursar a la Audiencia. No suele ser nada corriente que, por ganas o cariño que uno le ponga a un asunto o asuntos concretos, pretenda seguir conociendo de aquel cuando ya ha abandonado el juzgado. Es cierto que ella tiene un conocimiento que a la nueva titular le costará adquirir, pero eso ocurre todos los días cada vez que un Juez abandona un Juzgado por otro. Seria además poco razonable que la Juez, habiendo ingresado en el órgano de apelación, siguiera instruyendo , aun cuando obviamente ella nunca pudiera conocer de los mismos por concurrir causa de abstención (lo que, por cierto, supondría de paso un muy considerable e injusto aumento de trabajo para sus compañeros de la Audiencia, si es cierto que se la adscribe a la misma Sección que conoce de los recursos contra las interlocutorias de los ERE).

    En fin, que no me parece bien. Además, por principio, soy contrario a las comisiones de servicios, pues su concesión es de tipo discrecional y necesariamente interino, casando mal con la inamovilidad que la Constitución reconoce a los jueces y provocando al final situaciones como las vividas con Pablo Ruz, que disfruto de comisión incesantemente prorrogada hasta que convino que no lo fuera. Y ello aun sin desconocer que la eliminación de los sustitutos y la precarización de las plantillas judiciales han hecho corriente esta forma de designación. Y, en cualquier caso, estoy en contra de que el reparto de los asuntos no se realice atendiendo a criterios objetivos previamente determinados (por ejemplo, por números) , sino a la elección personal de determinados casos por parte del juez afectado, lo que puede cuestionar finalmente el derecho al juez predeterminado por la Ley que se reconoce al justiciable y desembocar en una nulidad de actuaciones muy poco deseable.
    En fin, que el idilio entre Alaya y los ERES terminó. Que no hay ninguna maniobra oscura para apartarla del caso como estúpida e irresponsablemente se ha dicho , más allá de la propia voluntad de la juez de progresar profesionalmente, algo a lo que tiene todo el derecho. Y que lamento que mi confianza en la labor de esta magistrada se vea cuestionada por esta última e innecesaria petición.

    Un saludo

  4. Jandro1961 says

    Tranquilos rojillos… Jjaajaas

  5. Panóptico says

    Pues segun se publica, el capricho o fijacion de culminar su obra cumbre, le lleva a insistir en que le nombren de refuerzo, pero que ella solo trabajara en las causas que ha elegido.
    Tendremos dos tipos de Jueces en España, los que eligen el caso a instruir pese a no estar ya destinada en este juzgado (Recordemos lo que decia el TEDH sobre la apariencia de la imparcialidad, Caso Vera vs Garzon) y aquellos que aceptan «ir en comision de servicio a otro Juzgado» para ayudar al Juez Titular (Bolaños) en desatascar los juicios de faltas, de trafico, pendientes de muchisimos ciudadanos.
    Todos esos casos pueden prescribir y no son importantes, los asuntos que esten en Apelacion en la Seccion 7ª donde esta destinado, que lo haga otro Juez de Refuerzo, en fin que se rompan todas las normas, pero que no se deje «sin caso» y «sin plaza en la Audiencia» a esta servidora publica.
    Lo penoso del caso, es que vemos como tambien al anterior Ministro de Justicia y Alcalde de Zaragoza, se le nombra y asigna plaza, pero eso si pendiente del debate electoral.
    No me extrañaria nada, que teniendo tanta mano en el CGPJ, se decida hacer una Seccion nueva en al AP del orden penal, que puestos a elegir tras los resultados electorales, la presida el Sr. ZOIDO (de regreso a casa, sin haber logrado poner ni un ladrillo de la ciudad de la justicia) adscribiendo a esta nueva Seccion a esta Juez, porque parece que no le gustan sus nuevos compis de la 7ª segun dicen que decia en esta pasada Feria.
    Cabreado Sr. Yoldi, que no se enteran que «la justicia emana del pueblo» que aprobar unas oposiciones, no garantiza la legitimidad democratica que debe siempre presidir la actuacion judicial, que «esto no es cortijo de nadie».
    Los empresarios de los eres (proximos a la Ministra que nunca antes Trabajo) se estan frotando las manos, ya son muchos los que su caso prescribio, asi lo dice y pide el Fiscal y seguimos engordando la causa, engordando hasta las proximas elecciones……. despues todo volvera a la calma y cada «mochuelo a su olivo» ¿que se apuesta que pasadas las elecciones generales, todas estas macrocausas generales empiezan a dormir en el sueño de los justos?

  6. Panóptico says

    PORQUE YO LO VALGO……

    En el escrito que ha elevado al CGPJ para defender que debe ser ella la que instruya las tres ‘macrocausas’, adelantado por ‘Diario de Sevilla’, la juez Alaya señala textualmente: «Se da la circunstancia de que la prensa en general, cuestión que expongo como mero lector sin la menor certeza, pero que a la vez me inquieta, pone de manifiesto que la señora Núñez Bolaños mantiene una estrecha amistad con el consejero de Justicia, don Emilio de Llera, notorio detractor del trabajo de esta instructora».
    La magistrada continúa diciendo que la finalidad de la medida de refuerzo aprobada es la «agilidad y eficacia» en la tramitación de las causas, pero añade que esos fines deben ser conjugados con la «seriedad y el rigor» en la tramitación de las causas complejas. «Estas máximas por su normal desconocimiento en este momento no se dan en María Ángeles Núñez, frente a la experiencia y los resultados que humildemente, pero también de manera innegable, avalan mi trayectoria», alega Alaya.
    Al hilo, y en este informe de ocho páginas fechado el pasado 25 de junio, pone de manifiesto que su «gran preocupación» ha dejado de ser la ralentización de las causas, «que sin duda se produciría», sino la «ausencia de confianza» que la actuación de María Núñez Bolaños le genera por su actuación en la causa de los ERE y en los cursos de formación

    Ver en Diario de Sevilla y Confilegal

    BOCHORNOSO ESPECTACULO……

Leave A Reply

Your email address will not be published.