Martiño Noriega: “Las candidaturas de unidad popular pueden servir para cambiarlo todo”

1
Martiño Noriega, en una imagen de archivo. / Efe
Martiño Noriega, candidato de Compostela Aberta, en una imagen de archivo. / Efe

Ha sido alcalde de la localidad coruñesa de Teo desde el año 2007. Primero en el BNG y luego en el partido surgido de la corriente interna de Xosé Manuel Beiras, Anova. Para Martiño Noriega (A Coruña, 1975) el reto ahora es mayor. La candidatura de unidad que ha encabezado, Compostela Aberta (CA), ha sido la lista más votada en la capital gallega de Santiago. A los partidos que ya integraron AGE se les ha sumado también Podemos y activistas sociales. Reclama la participación ciudadana y la unidad popular como guía para cambiar la situación política en este “momento histórico”. El próximo alcalde de Santiago, si no ocurre nada extraño, atiende a cuartopoder.es telefónicamente.

Publicidad

Una de las frases más repetidas el pasado domingo, también por usted, es que se había hecho historia. ¿Por qué?

"La ciudad se jugaba abrir una nueva etapa o renovar el contrato de barra libre a la indecencia del PP"

En el caso de Santiago por dinámicas del contexto local y también relacionado con el contexto general. En lo local, Santiago como capital de Galicia pasó durante los últimos cuatro años por una situación escandalosamente irregular. Pasaron hasta tres alcaldes del PP y en el último tramo hubo un equipo de Gobierno con la mayoría de sus miembros no electos debido a las dimisiones, imputaciones o inhabilitaciones que hubo. La ciudad se jugaba mucho. Se jugaba ser capaz de cambiar totalmente la dinámica y abrir una nueva etapa o de renovar con un contrato de barra libre la indecencia que supuso el PP y su política. El ser la lista más votada demuestra el alcance de las candidaturas de unidad popular y que pueden servir para abrir la posibilidad a cambiarlo todo.

¿Cómo ha sido el proceso de construcción de la candidatura? ¿Han existido dificultades?

Curiosamente el proceso de CA empezó más tarde que la mayoría de otras candidaturas. Se catalizó todo en el tramo final. Se consiguió un espacio de confluencia tanto de la gente que venía de los partidos como la de los movimientos sociales. Tanto Podemos como lo que fue el espacio AGE decidieron participar, por lo que se garantizó una buena presencia de gente de la izquierda patidaria. Y también hubo implicación mayoritaria de la gente que venía de los movimientos. Eso se consiguió al final de manera absolutamente natural. Es cierto que hubo un proceso para convencerme a mi, ya que no lo contemplaba en lo personal, pero se me dieron razones de peso en lo colectivo.

¿Cuál cree que ha sido la clave desarrollada en la campaña para conseguir ganar estas elecciones?

"Santiago tiene
que ser una mezcla de tradición con vanguardia, y en
la campaña eso se puso en marcha
"

Las condiciones ya generaban un espacio amable en CA. Hubo mucha precariedad de medios, pero nos sobraba ilusión. Es cierto que la precariedad pudimos subsanarla gracias a un proceso de crodwfunding en el que más de 400 personas aportaron hasta 25.000 euros. Pero creo que se mezclaron dos cuestiones. Por una parte más de 50 actos participativos con la gente en barrios o parroquias. Tuvieron muy buena respuesta y fueron muy intensos. Eso se concilió con una manera de hacer campaña original que no sé si se ha llegado a hacer en otro sitio. Tanto lo que fue la noche de apertura, con una cuestión tan simbólica como construir una puerta gracias al mundo de la cultura, como lo que fue el acto central en la Sala Capitol. Ahí se hizo un late-night en el que hubo material audiovisual, actuaciones musicales, intervención de los candidatos, etc. Fue un acto atípico que llenó la sala. Nunca había visto un acto así en campaña. Fue un ejemplo de lo que queremos en la ciudad. Santiago tiene que ser una mezcla de tradición con vanguardia, y en la campaña se puso en marcha eso.

¿Cuáles serán las líneas principales de su Gobierno para transformar la ciudad?

La responsabilidad es enorme y la ilusión generada también. Durante la campaña íbamos por los actos diciendo que no vendíamos motos y que sólo prometíamos una cosa: que volveríamos a los barrios a consultar, compartir, dar explicaciones y corresponsabilizar a la gente. Eso es la bandera. La participación de CA tiene que hacerse también en la institución. Evidentemente cada uno tiene sus roles. No se le puede pedir a un vecino o vecina que tenga el mismo grado de dedicación que sus representantes públicos, porque para eso los eligieron. Pero sí hay que abrir un espacio para que, por ejemplo, determinadas cosas de la ciudad tengan que ser consultadas previamente. Hay que testar cuáles son las necesidades. Hay que recuperar la normalidad en la institución, practicar la transparencia absoluta o la racionalización de sueldos. Hay que hacer una apuesta cultural para recuperar la vida cultural de la ciudad no sólo con la programación municipal sino también a través de que el Ayuntamiento sea facilitador de las industrias culturales e iniciativas. El otro asunto es lo social. Santiago fue en los 4 peores años de esta crisis sistémica la segunda de las ciudades grandes de Galicia que menos invirtió en gasto social. Estamos incluso por debajo de la media de los ayuntamientos gallegos. Eso no puede ser con 18.000 vecinos en riesgo de exclusión social. Lo que no puede ser es que no haya una apuesta por entender que lo social tiene que ser recuperación de dignidad y no beneficencia. Y que lo social tiene que estar encima de la mesa como prioritario.

En cualquier caso antes tienen que formar Gobierno o, en el peor de los casos, gobernar en minoría ¿Cómo se encuentra a día la situación para que otra fuerza les apoye?

"Tengo la impresión de
que CA tendrá
que empezar
la legislatura gobernando
en solitario
"

El jueves hicimos una asamblea multitudinaria en la que se decidió abrir un proceso de interlocución con el BNG y el PSOE. Entendemos que hay que buscar lugares de encuentro más allá de la fórmula de gobernabilidad definitiva. Nosotros tenemos unas líneas rojas que son nuestro código ético y las líneas programáticas básicas. Pero dicho esto hay que abrir ese diálogo. Y también asumimos que difícilmente se llegará a algún acuerdo de estabilidad en la gobernabilidad durante los próximo meses. Es una opinión personal mía, pero creo que CA tendrá seguramente que empezar la legislatura gobernando en solitario. Eso no quita que el diálogo sea fundamental a la de hora de pactar cuestiones importantes para que no se bloqueé la institución. Hay que tener en cuenta que el PSOE gobernó la ciudad durante muchos años y está en una crisis tremenda con dimisiones en su dirección local. Eso dificulta la interlocución y todo el mundo se tendrá que resituar.

Ha comentado antes el asunto de la corrupción en el PP. En este contexto de regeneración general hay una frase que dice que hay que levantar las alfombras de las instituciones. ¿Tienen pensado algo para auditar el Ayuntamiento?

Estamos obligados a gobernar desde el kilómetro cero, pero eso no quita que pequemos de amnesia. No vamos a amparar nada de lo que nos encontremos respecto a posibles irregularidades. Lo trasladaremos a Fiscalía y tendremos una posición proactiva en el caso de encontrar algo. Mi experiencia en la vida municipal me dice que la auditoría hay que hacerla con el personal existente en el Ayuntamiento, en este caso de absoluta confianza. Cualquier tipo de externalización de auditorías tiene costes disparatados y pocos resultados. Hay cuestiones además, como pueden ser la transparencia y la fiscalización de los servicios externalizados por grandes empresas, que nos parecen fundamentales. En el programa tenemos voluntad de recuperar algún servicio público como el agua, que se mostró como un nicho de corrupción durante los últimos 4 años. Partimos de que la corrupción es estructural del propio sistema, pero que en lo local se pueden poner medidas en marcha que generen de nuevo confianza entre los representantes públicos y la ciudadanía.

¿Se siente identificado con otras candidaturas exitosas en capitales como Barcelona, Madrid, A Coruña o Zaragoza?

"Hay que apostar por la unidad popular contra
un enemigo implacable que gobierna contra
la gente
"

Sí. Por el contacto personal que tengo con Ada Colau o Gerardo Pisarello, o con la Marea Atlántica. El caso de Madrid lo vemos también como un proceso ejemplar. Con todas las peculiaridades, sí que se está demostrando lo que algunos venimos diciendo desde hace unos años. En estos momentos de urgencia hay que apostar por la unidad popular como respuesta a un enemigo implacable que gobierna contra la gente. Es el camino. Se ha demostrado en la campaña. Estos procesos como lugar de encuentro son sumas que acaban multiplicando. Es importante, en los próximos meses, estar en disposición de tener contactos, construir una red de candidaturas de unidad popular con vocación de asesorarnos. La cuestión no se resuelve ganando unas elecciones, sino que es necesario crear una red social para dar respuesta a todo tipo de situaciones. Los llamamientos que hay a no permitir el paso a candidaturas de unidad popular, como por ejemplo en Madrid, demuestra el nerviosismo de los interventores del régimen del 78.

¿Se repetirá una candidatura o proceso similar para las elecciones gallegas del año que viene?

Yo he aprendido en estos casi tres años desde que surgió AGE que no estamos para hacer cábalas a futuro sino para vivir el presente y seguir trabajando en un proceso de acumulación de fuerzas. Muchos estamos en este proceso de acumulación porque entendemos que es la respuesta necesaria y que no hay otra. Por lo tanto, estos procesos siguen avanzando a pesar de su complejidad y a pesar de que van a ser agredidos. Muchos entendemos que estos procesos es necesarios extrapolarlos a otros lugares y eventos como el que acabas de señalar. Pero a veces digo que el amor no depende de uno sino que depende de muchos. Van a ser muchos los que van a estar interpelados en su responsabilidad y van a ser muchos los que tengan que responder si verdaderamente entienden el momento histórico.

El “amor” de Podemos no parece nada claro por las últimas declaraciones de dirigentes en las que parece que reclaman su identidad. ¿Qué opinión tiene?

Creo que tiempo al tiempo y que hay que dejar que los procesos sigan sus ritmos. En el caso de Galicia y Cataluña, Pablo Iglesias hace como una excepción porque reconoce la complejidad del mapa político y las dinámicas propias de estos países. En ese sentido esperemos que estos procesos tengan una continuidad en la forma que sea y entendiendo que las posiciones de parte no pueden condicionar el proceso.

¿Y para las elecciones generales? ¿Es posible una experiencia de clara unidad?

"Estamos en un año historico bien para abrir procesos constituyentes o para reconocer
la derrota
"

Estamos en un año histórico para o bien abrir procesos constituyentes o reconocer la derrota y que el régimen del 78 se ha regenerado, ampliado o se ha hecho un lifting. La vida institucional no es la solución, pero sí que se ha enfocado mucha de la energía de la izquierda social y partidaria ahí porque eso podrá garantizar abrir o no esos procesos constituyentes. En esas estamos, todo es extrapolable a todos los lugares y las dinámicas partidarias son legítimas, pero hay que entender que no estamos para anotarnos victorias en nuestro casillero sino para cambiar el estado de las cosas.

En el caso de Galicia confluyen sensibilidades nacionalistas con otras más federalistas. ¿Cómo se conjugan estas identidades en una candidatura de unidad?

Buscando lugares de encuentro. Y asumiendo que a lo mejor tenemos diferentes lugares de llegada pero que se puede hacer una parte del camino conjuntamente. Difícilmente podremos hablar de derechos de autodeterminación si no somos capaces de abrir un proceso constituyente. Por tanto, lo que toca ahora es en base al respeto al derecho a decidir de los pueblos del Estado y en base a un programa de mínimos construir unidad popular. Y entendiendo que no depende únicamente de la izquierda partidaria sino de la izquierda social. En otro formato y en otra época el Frente Popular fue capaz de hacerlo. Ahí había expresiones nacionales e identitarias diversas pero fue capaz de ponerlo todo bajo el común denominador de la emergencia del momento. Creo que ahora, en otro tiempo y lugar, la situación también demanda concentración de energía. Nosotros lo llevamos reivindicando desde aquí. AGE fue un espacio mestizo que demostró que se puede estar de acuerdo en lo esencial. En estos momentos lo esencial es abrir una nueva etapa, con un nuevo gobierno alternativo, cambiarle la cara a las políticas de fondo, ser capaces de abrir un proceso constituyente y poner a las instituciones al servicio de la mayoría social. Ese es el reto y el único camino es la unidad popular. Si se hace desde el respeto y se entiende la diversidad de cada uno, si recuperamos los valores republicanos que hemos perdido durante estas últimas décadas podremos entender que es el camino a seguir. Si no, seguiremos en las mismas.

1 Comment
  1. Hasta el gorro says

    Vivo en Andalucía y veo con cada vez más estupor que la novedad de estos grupos es que van a «limpiar la indecencia del PP» y que pasa con la «indecencia del PSOE».
    O se limpia toda la cuadra, o sinceramente no les vuelvo a votar.
    ¿Es que somos tuertos? O distintos perros con los mismos collares.

Leave A Reply

Your email address will not be published.