IU, cerca de desfederar IUCM e impulsar una nueva organización

iu
Cayo Lara, coordinador federal de IU, Adofo Barrena, secretario de organización, y José Luis Centella, secretario de Presidencia, en una reunión de la dirección. / EFE

“Espero que después del domingo no se hable más del conflicto”. Así de rotundo se mostraba esta semana el coordinador federal de IU, Cayo Lara, al hablar sobre IUCM. El futuro de la federación madrileña depende de lo que suceda el domingo en el Consejo Político Federal. Y también de lo que finalmente presente Adolfo Barrena, secretario de organización, encargado por la Presidencia Federal celebrada el pasado viernes de adoptar “medidas urgentes”. Cómo será esa salida todavía no es conocido al cien por cien y los documentos aún están elaborándose. La posibilidad con más opciones, según señalan fuentes de la dirección a cuartopoder, es que se produzca una desfederación y se cree una nueva organización en Madrid. Sin embargo, según otras fuentes consultadas, aún hay opciones de una salida intermedia: una intervención política al uso creando una gestora tutelada por la dirección federal. En cualquiera de los casos el objetivo es normalizar la federación y que militantes como Mauricio Valiente y el sector Cambiar Madrid puedan volver a integrarse.

Publicidad

La elaboración de los informes se está llevando con gran discreción dentro de IU. Sólo señalan que contendrán una decisión muy concreta sobre cómo actuar. Esa decisión tendrá que ser ratificada por la mayoría de los militantes representados en el CPF. Algunos dirigentes consultados por cuartopoder.es dan por hecha la desfederación de IUCM, es decir, dejar de reconocerla como organización propia. A partir de ahí se crearía además desde la dirección una nueva organización tutelada al principio a nivel federal en la que tendrían cabida todos los militantes que quisieran tras pasar unos trámites administrativos. La forma en que se produzca esta “desafiliación” y nueva afiliación es uno de los aspectos más controvertidos.

En la nueva organización entrarían tanto los militantes críticos que llevan meses sin reconocer a los órganos de dirección como los que se dieron de baja por las mismas razones de Valiente y forman parte de Ahora Madrid u otras candidaturas de unidad en la región. Una situación parecida ocurrió en 2012 en la federación vasca de IU. Pero en aquella ocasión se produjo una escisión oficial entre dos corrientes que tomaron carácter de partido y la dirección federal tuvo que reconocer como legítima sólo a una.

En este sentido, el sector de Cambiar Madrid ha vislumbrado desde hace semanas esta hipótesis. En una circular destinada a los militantes de esta corriente pocos días después de las elecciones y a la que ha tenido acceso cuartopoder.es señalaban que “el siguiente paso lógico es la tarea de organizarnos, exigir a la organización federal la desfederación de IUCM y el reconocimiento de nuestra nueva formación”. De todos modos, están a la espera de lo que suceda el domingo.

Otras fuentes consultadas por este medio consideran que esta desfederación no va a ser posible jurídicamente y que se buscará otra salida. Ésta sería intervenir políticamente con la creación de una gestora que se hiciera cargo de reorganizar la federación e integrar también a los críticos. Aquí se sitúan militantes y dirigentes de IUCM agrupados en el sector Espacio Plural, conocidos coloquialmente como los “vizcaínos” en referencia a Julián Sánchez Vizcaíno. Según explican en un comunicado, se muestran contrarios a la “posible desvinculación” de IUCM respecto a IU. Además, explican aportando abundante documentación, que la fórmula de desfederación “no es posible, simplemente porque no existe”. Señalan que por sus estatutos, la ruptura unilateral no es posible sin el acuerdo de una Asamblea y la reforma estatutaria de IU federal.

Para este sector, el problema fundamental es político. “Estamos de acuerdo en que es precisa la regeneración de IUCM. Estamos de acuerdo en lo aprobado en la Presidencia Federal de IU: crear las condiciones para que todos los que se referencian en IU puedan militar normalmente y puedan volver todos los que se han marchado y lo deseen”, señalan. Sin embargo, apuntan a que eso, con una medida administrativa, no es posible. Por eso, Espacio Plural reclama un acuerdo político, “con el consenso más amplio posible, democrático y respetuoso con los derechos de la afiliación”. El resultado sería “una comisión gestora plural, con participación federal y que sea ratificada por el Consejo Político Regional elegido tras una Asamblea Regional”. Para estos militantes, que aceptan la intervención, lo más importante es que se respete la celebración de la Asamblea Extraordinaria para que tengan la palabra las bases.

Desde IUCM casi dan por hecho la desfederación y hoy mismo han enviado un comunicado a los medios en el que señalan "el fracaso de las conversaciones mantenidas entre IUCM y la cúpula federal, que insiste en la exclusión de IUCM y su desfederación".  "Es intolerable empezar el proceso de unidad popular expulsando a una Federación entera de IU" denuncia IUCM, y advierte que defenderá los derechos políticos y jurídicos de sus 5000 afiliados y afiliadas. "Nuestro proyecto es IU y vamos a pelear por él. Nos echan a los que decidimos defenderlo contra viento y marea y llaman a los que se fueron y compitieron contra IU.”

La situación económica de IUCM, con una importante deuda, es otra de las claves que marcan las decisiones. Y nadie tiene claro qué pasará con la misma. La respuesta que puedan dar tras la decisión los militantes contrarios a estas medidas también es una incógnita puesto que podrían recurrir judicialmente el uso de las siglas, algo que pasó en Euskadi.

Aparte de esta delicada cuestión, el CPF también procederá a ratificar los informes políticos de Cayo Lara y Alberto Garzón. El segundo es especialmente relevante ya que marca la estrategia de unidad popular a seguir por IU. Ayer, Garzón mantuvo un encuentro informal con el coportavoz de Equo, Juan López de Uralde. Ambos se reafirmaron en la necesidad de buscar una candidatura amplia de confluencia para las generales, al estilo de Barcelona en Comú o Ahora Madrid, y no bajo el paraguas de ningún partido, algo que comparten otras fuerzas.