Rajoy convierte a Floriano en chivo expiatorio de la derrota electoral

1
Europa Press (YouTube)

El jefe del Ejecutivo y presidente del PP, Mariano Rajoy, ha convertido al hasta ahora vicesecretario de Organización del partido, Carlos Floriano, que fue director de la campaña del 24M, en chivo expiatorio de la derrota electoral cosechada por los populares en las recientes elecciones municipales y autonómicas. Floriano queda destituido como vicesecretario y se le recluye en el Comité de Dirección del Grupo Parlamentario. También ha sido cesado en la vicesecretaría de Estudios Esteban González Pons, aunque su posición es menos desairada que la de Floriano porque es el actual portavoz del grupo del PP en el Parlamento Europeo y su nombre suena como futuro líder de los populares valencianos.

Entre los ajustes introducidos por Rajoy en el partido destaca, sobre todo, el nombramiento de su jefe de gabinete y hombre de total confianza, Jorge Moragas, como director de la próxima campaña electoral, lo que garantiza al líder del PP el control del aparato partidario, en la línea marcada anunciada por él mismo de implicarse a partir de ahora “personalmente” en las tareas de dirección partidaria.

Dos piezas clave en la cúpula popular, la secretaria general, María Dolores de Cospedal, y el vicesecretario de política municipal y autonómica, Javier Arenas, mantienen el cargo, pese a que sus nombres, y sobre todo el de la primera, fueron de los más cuestionados tras el batacazo del 24M.

Para sustituir a los cesados y tratar de reforzar la organización, Rajoy incorpora savia nueva a las vicesecretarías generales. Pablo Casado, una figura mediática y emergente, es el nuevo responsable de Comunicación; Andrea Levy, hasta ahora secretaria de Estudios y Programas en el PP catalán, va a realizar la misma función pero a nivel nacional; Javier Maroto, exalcalde de Vitoria, se convierte en responsable de Sectorial, y el todavía presidente de la Diputación de Zamora, Fernando Fernández Maíllo, es el nuevo vicesecretario de Organización. Este es, sin duda, el nombramiento más polémico, toda vez que ha sido imputado en el ‘caso Caja España’ por administración desleal.

Además de comunicar los cambios, Rajoy señaló la crisis económica y la corrupción como las causas del desplome electoral del PP, y aseguró que el partido ha perdido votos “por el centro y, sobre todo, por la abstención”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.