40 de las 52 diputaciones provinciales redujeron su deuda la pasada legislatura

Diputaciones más austeras que al comienzo de la legislatura ya pasada, al menos en cuanto a deuda viva se refiere. Así ocurre en 4 de cada 5 casos. La deuda viva comprende, además de los créditos que las entidades tienen con los bancos, aquellas deudas que mantienen con otras administraciones públicas.

En el conjunto de España, la deuda que diputaciones provinciales y forales y Cabildos mantienen con estos organismos se sitúa en los 6.308 millones de euros. Al comienzo de la pasada legislatura, en el año 2011 el montante nacional 6.600 millones.

Publicidad

A pesar de que la gran mayoría de estas diputaciones han reducido la deuda en esta última legislatura, aquellas que la han aumentado, lo han hecho con grandes crecimientos. Así es el caso de Vizcaya, donde se ha duplicado en cuatro años y acumula ya más de 2.000 millones de euros, concentrando una tercera parte de la deuda viva nacional. Otros crecimientos significativos se han dado en Ciudad Real, donde se ha triplicado o Cuenca.

El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas (MINHAP) [descarga aquí los datos] ha dado a conocer las cifras de deuda de las Diputaciones, Cabildos y Consejos de España. En el 20% de ellas, la deuda contraída con bancos y otras entidades ha aumentado.

Quienes más se rascan el bolsillo son los habitantes de Vizcaya sobre los que pesa una deuda de más de 1900€ por habitante. Tanto en País Vasco como en las Islas Canarias, la deuda de las Diputaciones forales y Cabildos –respectivamente- es muy superior a la del conjunto del resto de España. Esta situación se explica por las peculiaridades en el funcionamiento y la amplitud de competencias que estos organismos tienen en estas zonas.

En el otro extremo se sitúan los alicantinos y coruñeses son los habitantes a los que las diputaciones les resultan más baratas. En concreto, los coruñeses han conseguido dejar a cero la deuda que su diputación tiene con bancos y otras administraciones públicas y a cada alicantino le corresponden unos 20 euros de deuda de su diputación.

Por deuda total, son las diputaciones forales de las provincias del País Vasco y algunos cabildos canarios quienes encabezan la lista de las más endeudadas. Le siguen, además, Valencia, Cádiz, Barcelona y Huelva. Por la parte baja de la tabla destacan, además de A Coruña y su deuda cero, Ciudad Real, algunos Cabildos canarios como La Gomera o El Hierro, Soria, Lugo y Ávila, en los que la deuda no alcanza los 20 millones de euros.

Así tomaron las instituciones… y así las dejan

A pesar de que la deuda está pública solo desde el año 2008, se puede trazar un pequeño plano sobre la situación de Diputaciones, Cabildos y Consejos en el anterior mandato y en el que acaba de finalizar.

Al término del primer mandato disponible (2008-2011) la burbuja inmobiliaria aún daba sus últimos coletazos, el gasto “alegre” aún se mantenía y tuvo su reflejo en la deuda que diputaciones y cabildos mantenían con entidades bancarias y otras administraciones públicas. En estos años casi el 70% de las diputaciones dispararon su deuda.

Ése fue el caso de las diputaciones de Álava, Lugo, Valladolid o Guipúzcoa, en las que la deuda contraída por las diputaciones se disparó entre un 188 y un 380%. En Álava, por ejemplo, en esos tres años, la deuda aumentó en casi 300 millones de euros.

La austeridad en materia de deuda de las diputaciones llega en unos años en los que la utilidad de su funcionamiento y existencia se ha puesto en entredicho, por la duplicidad de cargos públicos que en ocasiones conlleva. A pesar de esto, durante la última legislatura algunas de estas diputaciones han adquirido roles más importantes con la desaparición de algunos ayuntamientos en municipios con muy pocos habitantes y la absorción de sus competencias como entidad reguladora.

(*) Ana Isabel Cordobés es periodista.
La enorme deuda municipal que asfixia a los ayuntamientos de Madrid, Cádiz o Las Palmas (texto y gráficos)