“Salir del Congreso diciendo que lo más importante es no pactar rozaría el ridículo”

Ana V. Toscano *

Irene_Lozano_UPyD
Irene Lozano, quien aspira a liderar UPyD a partir de este fin de semana, en una sesión de fotos. / Efe

Publicidad

Dice que se lleva mejor con Rosa Díez que con Albert Rivera (“es que a él no le conozco”, bromea), pero lo cierto es que el programa con el que Irene Lozano (Madrid, 1971) aspira a liderar UPyD tras el Congreso Extraordinario de este sábado es casi una enmienda a la totalidad a las decisiones tomadas en los últimos años por la exdirigente socialista. Al menos, en las formas, porque para Lozano lo importante es que el ideario y los principios del partido siguen plenamente vigentes. Convencida de que UPyD aún puede levantar el vuelo, quiere ser la nueva cara amable y menos agresiva del partido.

Publicidad

– ¿Qué es lo que le ha pasado a UPyD?

– Creo que no se supieron leer bien los resultados de las elecciones europeas. Si se hubieran analizado más en profundidad, se veía que había ciertas demandas de la sociedad española que los partidos políticos tenían que atender. Y no se hizo ese diagnóstico correcto. Lo más chocante es que UPyD, cuando nace en 2007, sí hizo el diagnóstico correcto de lo que iba a pasar 7 años después.

— De haber cambiado el rumbo entonces, ¿se hubiera evitado la debacle de las municipales y autonómicas?

Nunca se puede saber, pero creo que sí que había una demanda de cambios en el partido que no se atendió. Hay una serie de equivocaciones políticas que vienen a raíz de ahí.

— ¿Echa de menos más autocrítica y menos victimismo en su partido?

“No tiene ningún sentido plantear que eres un partido incómodo y no hacer nada más que quejarte”

Hay una parte que sí comparto y es la de que somos un partido incómodo. Pero lo que yo creo es que, si lo somos, lo más importante que hay que hacer es adaptar tu estrategia política y electoral a ese presupuesto del que partes. No tiene ningún sentido plantear que te ves así, como partido incómodo, y no haces nada más que quejarte. Creo que tienes que tener muy claro qué tipo de partido eres, qué acciones quieres llevar a cabo y a quién pueden molestar, pero también tener una estrategia para saber sobreponerte a eso.

— ¿Qué sensaciones tiene de cara al Congreso del sábado? ¿Se ve capaz de ganar y renovar el partido como dice el nombre de su candidatura?

— Tenemos una cantidad de apoyos abrumadora y a gente con mucha autoridad política en el partido como Luis de Velasco. También a gente muy destacada como Toni Cantó. Son apoyos de calidad que estoy segura de que están atrayendo a muchos afiliados indecisos. Así que creo que tenemos muchas posibilidades de ganar.

— ¿También de parar la sangría de votos?

— Bueno, lo que queremos hacer a partir del día que ganemos es precisamente empezar a crecer. No sólo para parar la sangría de votos sino para empezar a crecer en número de afiliados, ya que un partido sin masa y sin músculo no es concebible. Y, sobre todo, queremos cambiar completamente la relación con los afiliados, que no deben ser una parte del paisaje sino que tiene que ser el centro del partido. Se trata de aumentar la cantidad pero, sobre todo, de cambiar radicalmente la calidad de la relación de los afiliados entre sí y de los afiliados con la dirección.

— ¿Cómo lo hará, qué es lo que le diferencia de otros candidatos como Andrés Herzog?

diputada-irene_lozano
Irene Lozano, en otra imagen. / Efe

Hay que cambiar eso que es tan intangible como tan importante y que se llama la cultura de la organización. Y eso se hace sustituyendo todas las relaciones dentro del partido por relaciones de confianza y de respeto. Si hacemos un partido mucho más amable, no sólo hacia fuera sino hacia nosotros mismos, y pensamos en todas las formas de cooperación que pueden darse entre los afiliados, estoy segura de que para la gente va a ser un proyecto más atractivo. También queremos hacer un proyecto más participativo y, de hecho, en ‘renovadores’ ya lo hemos hecho en nuestra campaña. Le hemos pedido a la gente propuestas que después se han votado y se han incluido en nuestro programa. En términos de comunicación también creo que somos diferentes. Por ejemplo, en redes, usamos un tono amable y no agresivo. Yo creo que el afiliado ya puede visualizar cómo será la nueva UPyD si nosotros ganamos.

— De sus palabras puede esgrimirse que la relación entre los afiliados no es nada buena  y que quien gane el Congreso tendrá que limar muchas asperezas…

Sí. Nosotros desde luego tenemos la mano tendida y sabemos que el primer trabajo que hay que hacer el día 12 es cerrar heridas. Lo que a mí me ha sorprendido gratamente es que en el proyecto político no hay ni la más mínima fisura; pero sí que falta hacer un poco de masilla y fomentar las buenas relaciones. Cerrar heridas vamos, es la expresión que mejor lo resume.

— ¿Esas heridas se deben al liderazgo ejercido por Rosa Díez?

Rosa Díez ha sido imprescindible para UPyD y no voy a hacerle ninguna crítica. Creo que se ha equivocado en algunas cuestiones políticas pero, desde luego, ella ha sido fundamental en estos años y, junto con Carlos (Martínez Gorriarán), es la historia de UPyD . A mí no me interesa ahora mirar hacia atrás ni lanzar dardos, sino que todos los afiliados miremos hacia adelante y solucionemos los problemas que tenemos para , a partir del día 12, ponernos a pensar en los problemas de los españoles, que es para lo que estamos aquí todos.

Creo que Rosa Díez se ha equivocado en algunas cuestiones políticas pero ha sido fundamental en estos años y, junto con Martínez Gorriarán, es la historia de UPyD”

— ¿Qué espera del discurso de despedida que dará en el Congreso Extraordinario? ¿Han servido de algo sus quejas sobre el formato del mismo?

La campaña está siendo una carrera de obstáculos. Me parece perfecto y legítimo que ella haga un discurso de despedida, pero creo que habría que haber delimitado mejor el tiempo de la votación y el de los discursos porque, mientras se esté votando, no tiene ningún sentido que haya discursos de nadie. En caso de haberlos, deberían hacerse antes de que se empiecen a votar las candidaturas. Y después, que ella haga su discurso de despedida. Eso me parece perfecto, pero no que se pueda provocar algún tipo de interferencia durante la votación.

— ¿Hay alguna novedad en torno al tema del espionaje de correos electrónicos?

Nada nuevo.

— ¿Y ninguna explicación interna o personal? ¿La hubiera deseado?

No, para nada. Lo último fue el dictamen de la Comisión de Garantías (que no admitió la medida cautelar solicitada por Lozano para que el Consejo de Dirección no organizara este congreso extraordinario). Nosotros hemos recurrido a los órganos internos confiando en que dejaran sentado de manera inequívoca que los correos de los afiliados de un partido político no se pueden espiar. Nos hubiera gustado que se hubiera podido resolver internamente, pero bueno, es su fallo y lo acatamos.

— ¿Hay tiempo suficiente desde julio hasta las elecciones generales para que UPyD se recomponga?

Sin duda. Estamos en un tiempo político de cambio en el que todo cambia cada 15 días, y bueno, estamos convencidos de que con UPyD renovado y cambiando lo que tenemos que cambiar, tenemos todavía tiempo para las generales.

— Si usted gana el Congreso, ¿tiene pensado algún tipo de estrategia de acercamiento a Ciudadanos o seguirá conservando la independencia de UPyD?

Vamos a seguir conservando la independencia de UPyD pero vamos a ser un partido abierto al diálogo con todo el mundo, con colectivos, afiliados y con otras formaciones políticas.

— ¿Y ese diálogo será preelectoral o postelectoral?

A ver, es que no nos vamos a definir en un congreso respecto a otro partido porque sería indigno. Nos vamos a definir en cuanto a lo que queremos ser, y eso es un partido abierto a la posibilidad de pactos con otras fuerzas políticas. Pero en ningún caso llevaremos a cabo una fusión. Sí en forma de coalición pero, desde luego, sometiéndolo a la bases, cosa que nunca se ha hecho.

— Se lo pregunto porque ya sabe que hay compañeros de UPyD que la acusan de buscar únicamente la unión con Ciudadanos…

En estos tiempos de pactos políticos, todos los partidos deberían definir su política de pactos y eso es algo que nosotros ya lo llevamos en nuestro programa, lo que es algo renovador también. Y creo que salir del congreso diciendo que lo más importante es no pactar porque tenemos mucha fe en nuestro programa rozaría el ridículo. Nosotros lo que queremos manifestar es un cambio de actitud en el sentido de mayor apertura hacia cualquier formación o colectivo pero especificando, con toda claridad, que eso significa garantizar la independencia de UPyD, de sus filas y su ideario. Y si se llega a pactos, que sean sobre unos puntos concretos de un programa.

(*) Ana V. Toscano es periodista.