El Gobierno desaprovechó 400 millones para ampliar el permiso de paternidad

Fátima Báñez y Mariano Rajoy, en una imagen de archivo en el Congreso de los Diputados. / Efe
Fátima Báñez y Mariano Rajoy, en una imagen de archivo en el Congreso de los Diputados. / Efe

El Gobierno de Mariano Rajoy ha dilapidado más de 400 millones de euros destinados a la ampliación del permiso de paternidad, según se desprende de las cifras oficiales recabadas por las diputadas socialistas Carmen Montón y Susana Ros sobre la ejecución presupuestaria de la Seguridad Social. Durante toda la legislatura, el Ejecutivo del PP se ha negado a cumplir la ley que ordenaba ampliar el permiso por paternidad de las dos semanas actuales a cuatro a partir de 2011. La aplicación habría supuesto un avance efectivo de la igualdad entre hombres y mujeres, un apoyo real a las familias y una contribución a la demografía de un país que pierde población.

La última vez que el PP utilizó su mayoría absoluta para rechazar la aplicación del compromiso adquirido en la Ley de Igualdad de 2009 (en plena crisis económica) fue en noviembre pasado. Con el argumento de que no había dinero, el partido de Rajoy, ahora centrado en mostrar su rostro social, derrotó a toda la oposición y aplazó una ampliación de los permisos laborales de 14 a 28 días que, según la ley, debía entrar en vigor en el ejercicio de 2011. Solo que el argumento de la falta de dinero era falaz, como ahora han demostrado las diputadas Ros y Montón con las cifras oficiales en la mano.

Publicidad

Hasta la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, exdiputada del PP, pidió en febrero pasado que se aplicase ya la medida. Después, el 15 de junio pasado, el exportavoz y nuevo ministro de Sanidad y Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, se mostró dispuesto a aplicar ese avance. La fábula de “la bendición incalculable” o lo que antaño llamaban “la política del Conde de Romanones”, que daba duros a tres pesetas y salía ganando, estaba en marcha. El ministro Alonso repitió en un desayuno con periodistas que si no se ha ampliado el permiso de paternidad ha sido por “motivos presupuestarios”. Doce de los 14 días de permiso a los trabajadores corren a cuenta de las cotizaciones a la Seguridad Social y dos por cuenta de las empresas.

Las cuentas de la Seguridad Social, dependiente de la ministra Fátima Báñez, demuestran que la diferencia entre lo presupuestado y lo ejecutado para sufragar los permisos de maternidad (16 semanas en el régimen general) y de paternidad (dos semanas), hacían posible la ampliación del permiso de los varones. Con independencia de las fórmulas de conciliación, desde 2011 hasta 2014, ambos ejercicios incluídos, se registró un remanente de 417,7 millones de euros en el dinero de la Seguridad Social destinado a pagar esos permisos. De esa cantidad, 378 millones fueron por maternidad y 39,7 por paternidad.

El primer año de la gestión de Rajoy y su ministra Bañez (2012) dejaron sin ejecutar 106,5 millones de euros, el segundo 178,6, y el año pasado, 72,9 millones de euros, una cantidad ligeramente superior a 2011. Con esos recursos presupuestados y no gastados se habría financiado sin dificultad la ampliación de los permisos, según concluyen las diputadas socialistas que, además, subrayan el notable descenso del presupuesto desde los 2.126 millones de euros de 2011 a los 1.862,2 del último ejercicio para subsidios por estos permisos.

Con todo, ahora que según el ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, “ya hay dinero para bajar impuestos” aunque la Seguridad Social registre un déficit del 0,6% del PIB y la hucha de las pensiones haya menguado en 34.000 millones de euros, parece llegado el momento de volver a la fabulosa fábula de “la bendición incalculable”. Un prócer estaba pregonando ante un grupo de personas lo mucho que había hecho por el país; los ángeles del cielo le escucharon y se pusieron a llorar. “Por ejemplo –dijo el gran prócer viendo las lágrimas tamborilear sobre el suelo--, esta lluvia es una bendición incalculable”.