Miguel Urbán: «Si nos viéramos con dos listas de unidad popular para las generales, sería un desastre»

Urbán horizontal
El eurodiputado Miguel Urbán, tras la entrevista con cuartopoder.es. / Sato Díaz

El eurodiputado de Podemos, Miguel Urbán, ha sido durante todo el proceso de gestación, formación y consolidación de esta fuerza política una voz discordante, crítica, con muchas de las decisiones de la dirección de Pablo Iglesias. Urbán firmó también el manifiesto Podemos es participación, en el que se exigía un reglamento de las primarias que comienzan hoy más abierto a las bases, con mayores plazos para poder optar al mismo y que no se eliminaran las circunscripciones provinciales. El representante en el Europarlamento, además, ha sido una de las voces más duras contra las exigencias de las instituciones europeas a Grecia. Integrante de Anticapitalistas, es partidario de fomentar la unidad popular desde abajo de cara a las elecciones generales. Miguel Urbán atiende a cuartopoder.es en una cafetería del barrio de Lavapiés de Madrid, muy cerca de donde va a abrir una oficina como eurodiputado, en la calle Embajadores.

— ¿Cómo valora la actuación de Tsipras aceptando el acuerdo con las instituciones europeas? ¿Cómo puede afectar a la ilusión generada hacia la posibilidad de un cambio político?

Publicidad

Tsipras lo hizo muy bien hasta el referéndum y luego ha hecho una gestión nefasta del poder popular recibido. Lo que hemos visto ha sido una derrota política de la cual hay que sacar lecciones. Se ha perdido una batalla, pero quedan muchas más por dar. No se puede confundir una batalla con el conjunto de la guerra. Estamos ante una guerra económica y lo estamos viendo en cómo se está tratando a Grecia. Lo que se ha firmado con Grecia no es un memorándum, es un armisticio, como si fuera un país vencido en una guerra al que se le humilla y se le obliga a aceptar un acuerdo que no va a poder cumplir ni Tsipras, ni Syriza, ni ningún partido, ni Grecia en sí misma. Nadie explica de dónde van a sacar esos 53.000 millones de euros de primas, no se pueden conseguir ni aunque privaticen islas. El interés no era llegar a un acuerdo, era derrotar a un gobierno y la posibilidad de contagio de una dinámica de hacer las cosas de forma diferente en Europa a otros países. El ministro de Economía checo, un populista cercano a la extrema derecha, escribía en su Twitter que el objetivo real era acabar con la primavera griega. Creo que está claro, no querían una primavera griega y menos una primavera europea que dijera que era posible una Europa diferente a la de la austeridad. El problema es que el camino hacia el que nos dirigimos repite los elementos más sombríos de la historia de Europa, y eso es muy complicado. Yo siempre recuerdo a Gramsci: «cuando lo viejo no termina de morir y lo nuevo no termina de nacer, en ese claroscuro nacen los monstruos». Estamos viviendo monstruos, y ya los vimos en épocas pasadas y vimos cómo terminamos. Nuestra tarea histórica es que no renazcan esos monstruos.

— ¿Cómo cree que electoralmente puede afectar esto a Podemos? Pablo Iglesias apoyó la decisión del Parlamento griego, usted parece no estar de acuerdo con las últimas decisiones de Tsipras…

A nosotros nos iba a pesar electoralmente para bien o para mal, fundamentalmente para mal, cualquier cosa que pasara en Grecia. Si salía del Euro también iba a pesarnos, pero aún así no nos hemos puesto de perfil, eso sería lo que más nos habría pesado. Si hubiéramos hecho como que no tenemos nada que ver con los griegos, habría sido un grave error, pero hemos dicho que les conocemos, que sabemos los problemas que tienen, que ha habido una derrota política y que muchos de ellos son compañeros de viaje con los que nos vamos a seguir encontrando. Si me pregunta lo que yo hubiera hecho en Grecia, yo no habría votado ese acuerdo, habría estado con Zoí (Konstandopulu), con Lafazanis, con la Plataforma de la Izquierda… Esto puede ser el principio del fin de Syriza, porque esta formación no nace para gestionar la austeridad. Desde un punto de vista pragmático, están cavando su propia tumba.

— Habla de la Plataforma de la Izquierda en Syriza. ¿Hay una plataforma similar en Podemos en la que se encuentra usted?

Es diferente, Syriza es una coalición de partidos. En Podemos no hay de momento esas estructuras, la composición es diferente. Los agrupamientos son por desgracia por debates menos políticos que en Syriza, comprendo las limitaciones que tiene eso, porque sólo llega a un número de gente limitada, pero echo de menos debatir más de política en Podemos. Tendremos que ir solventando poco a poco este aspecto.

— Estos debates políticos también se ven en las formas, en la toma de decisiones. Le quiero preguntar sobre el proceso de primarias. Usted ha firmado el manifiesto Podemos es participación. ¿Qué es lo que no le gusta de este reglamento de primarias?

Urbán vertical
Miguel Urbán, en otra imagen tras la entrevista. / S.D.

En mi humilde opinión, que nos deja más lejos la posibilidad de ganar. Ya no es sólo un tema democrático de que yo no habría hecho una lista estatal, que no me gustan las listas planchas como siempre hemos dicho, que crea que las listas provinciales son mucho más integradoras tal y como se ha visto en las mareas y en Ahora Madrid… Más allá de esas cosas, a mí lo que más me preocupa es eso: nos deja en peor lugar para poder disputar la victoria en las elecciones generales por dos cuestiones fundamentales. Primero, porque para ganar las elecciones vamos a necesitar muchísima ilusión y estas primarias no construyen ilusión. Segundo, porque los tiempos y formas de este proceso no generan un proceso de unidad popular por abajo. Yo no quiero dejar puestos para que entre fulanito o menganito. Yo quiero, como se ha hecho en Ahora Madrid o en las mareas, que diferente gente pueda concurrir sin un proceso previo creado, trabajando, y eso en julio era más difícil, era posible en septiembre. Y todo esto con un liderazgo integrador como pudiera ser el de Pablo Iglesias. Tenemos el mejor candidato, sólo hay que ver a Pedro Sánchez y a Mariano Rajoy, no hay color. Teniendo el mejor candidato posible, haciendo el método más participativo, que fomente la unidad por abajo y un halo de ilusión, creo que podríamos ganar las elecciones, no sólo las vamos a ganar teniendo el mejor candidato posible. Esa era mi mayor crítica, falta unidad popular y poder ganar las elecciones.

— Su sector dentro del partido, desde la asamblea fundacional de Vistalegre, siempre ha exigido una mayor participación. ¿Le preocupa que el partido no vaya en esa dirección?

Sí. Es algo que no es nuevo, ya lo veníamos diciendo. ¿Es algo irreversible? No. ¿Lo podemos cambiar? Sí. Pero hace falta voluntad política. Se va a necesitar mucho pueblo después de ganar las elecciones. Me preocupa no el ganar, sino el día después de ganar, cómo gestionar esa victoria. Creo que es muy importante tener la preocupación allí, Grecia lo demuestra. Como no creo en listas de los mejores, sino que creo en que no hay mejor inteligencia colectiva que un pueblo organizado, un proceso de auto organización por abajo popular, pienso que es eso es lo que habría que fomentar. Espero que en septiembre todavía estemos a tiempo de llevar a cabo una movilización importante y enmendar ciertos procesos.

«El anuncio de un referéndum que
ha hecho Pablo Iglesias responde a nuestro manifiesto y es una apertura hacia la unidad popular»

— Hoy ha anunciado el secretario general de su partido que va a someter a referéndum su estrategia de alianzas. ¿Qué le parece esta medida?

En cierta medida, responde al manifiesto que habíamos hecho, va por esa línea. Nosotros pedíamos que se preguntara. Yo creo que es el comienzo de una apertura hacia la unidad popular: cómo ir a las elecciones, con qué alianzas… Algo que va más allá de los propios estatutos.

— ¿Qué más pasos habría que dar en septiembre?

Es complicado decirlo pero, por lo menos, ya que Podemos nació sentándose con todo el mundo, pues volviéndose a sentar con todo el mundo. Hay que articular mecanismos de participación, creo que la elaboración del programa va a ser un test muy importante en este sentido, el poder decidir y elaborar colectivamente el programa va a ser importante. No hay que hablar de nombres únicamente, también hay que ver qué vamos a intentar plasmar y trabajar, allí vamos a tener varios elementos que discutir. En septiembre, a ver si conseguimos llegar a acuerdos con más gente.

— Usted forma parte de Anticapitalistas. ¿Con este sistema de primarias, queda su organización al margen de poder entrar en el Congreso y el Senado?

Nosotros ya lo hemos dicho. Alguna gente nuestra y otra muchísima gente, de hecho unos 1.000 cargos internos y externos de Podemos, que no está mal, casi el 50 por ciento de los diputados autonómicos, más de 1150 concejales, 180 secretarios generales… hemos firmado que creíamos que se pueden hacer de forma diferente las primarias. Yo, desde luego, no me iba a presentar, ya estoy trabajando en Europa. No nos deben preocupar siempre los nombres, Anticapitalistas ya tiene demasiados cargos y eso a veces es peligroso, y eso no nos preocupa ahora.

— Le preocupaba que no se genere un pueblo organizado para gestionar una posible victoria. ¿Qué medidas cree que se deben tomar para esa unidad popular, para ese pueblo fuerte y unido como alternativa al bipartidismo?

Lo primero es generar ilusión. Lo segundo es fomentar la participación y auto organización de la gente por abajo. Lo tercero es que para fomentar esa ilusión y auto organización, la gente tiene que pensar que vale lo que hace, hay que valorar el trabajo por abajo, no sólo por arriba. Hay que dar mayor capacidad de incidencia a las decisiones por abajo sobre las decisiones que se toman por arriba. Eso, lo que consigue es una movilización social y que la gente vea útil lo que hace y vea útil incidir políticamente. Siempre lo digo, la campaña por las europeas era con poquísimo dinero y miles de personas haciendo campaña de manera desperdigada, de guerrilla, y dio muy buenos resultados. Nosotros no podemos competir en aparato con el PP y el PSOE, nuestra competencia no está ahí, no juguemos en su terreno de juego, donde quiere el enemigo, nosotros tenemos algo que no pueden tener ellos, la gente, la participación y la ilusión. Esos factores nos permiten jugar en un terreno donde los partidos del régimen pierden. Efectivamente, hace falta un buen aparato comunicativo, eficaz, eso nadie lo pone en cuestión, pero la suma de ambas cosas es la opción ganadora. Yo creo que no, pero a veces uno se cuestiona si hemos optado por no ganar.

— Sobre la posibilidad de concurrir a las elecciones con otras fuerzas políticas… ¿Deben haber listas conjuntas o separadas contra el bipartidismo?

Esto depende mucho de los contextos. No me atrevería a decir… Sé que en Cataluña se ha llegado a un acuerdo para las elecciones autonómicas. Se puede hacer algo parecido para las generales. El debate del nombre es lo último, me preocupa más lo anterior. Con el nombre tenemos que ser muy pragmáticos, no nos podemos inventar una marca en pocos días. Esos funciona en elementos muy localizados, en Madrid, por ejemplo, donde ya se lleva con el runrún varios meses, pero donde se tuvo más tiempo para sacar Ahora Madrid… Y, además, era Madrid ciudad. No podemos desestimar el voto rural, en muchas provincias nos vamos a jugar sacar diputados o no, tener una mayoría o no, y lo que se conoce es Podemos. Para mí ese no es el debate esencial, son las elecciones y hay que ganar votos, no hay que hacer otra cosa. Por supuesto, generar conciencia, generar discurso, también es muy importante, pero las papeletas son votos. Creo que todos han abierto la posibilidad de que la papeleta sea un Podemos guión algo más… Luego, hay sitios muy concretos, como Cataluña.

— ¿Qué opinión le merece la iniciativa Ahora en Común?

Buena, como todo lo que genere debate. Yo vería mal que Ahora en Común disputara electoralmente a Podemos. Sería un desastre. No creo que esté en la mente de los promotores, pero sí se puede utilizar para presentar la marca y eso sería un desastre. Entonces, viendo la importancia del debate, lo interesante que es, apoyando la mayoría de las cosas que dice ese manifiesto, que podríamos apoyar todos porque es muy abierto, no sé por qué se le ha dado tanta importancia mediática cuando dice cosas que ya se habían dicho antes, en manifiestos anteriores como Abriendo Podemos y demás… Para mí la preocupación es que ese debate se abortara. Si nos viéramos con dos listas de unidad popular para las generales, sería un desastre. Pero no un desastre para Podemos, sería un desastre para la gente. Podemos seguiría sacando unos buenos resultados.