Carmena quiere para Madrid un gobierno fuerte con el PSOE dentro

3
manuela_carmena
Manuela Carmena, en El Vaticano, donde ha participado junto a otros alcaldes en un debate sobre el cambio climático y la esclavitud moderna. / Antonello Nusca (Efe)

Manuela Carmena, la alcaldesa madrileña, apuesta sin dudarlo por una acuerdo entre PSOE y Podemos tras las elecciones generales. Aunque ella proclama su independencia política y que quiere mantenerse al margen de las pugnas partidarias -incluso respecto a Podemos, partido del que no forma parte-, la alcaldesa tiene claro, según ha asegurado su entorno a cuartopoder.es, que el Gobierno de Madrid tiene que ser lo más fuerte posible y que, para ello, es imprescindible que concejales del PSOE participen en su gestión y se hagan corresponsables de ella.

Publicidad

En más de una ocasión, señalan las fuente, se le ha oído decir: “a mí mes gustan los gobiernos fuertes”. A ella le parecería bien que,  partir de enero, superadas las generales y la pugna preelectoral que conllevan entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, pasara a formar parte del suyo, como teniente de alcalde, el cabeza de lista de los socialistas madrileños, Antonio Miguel Carmona. A su juicio, ese pacto entre los dos grupos que sostienen su alcaldía en estos momentos “se debería hacer” a partir de enero porque sería decisivo para alcanzar la estabilidad completa en el ejercicio del Gobierno municipal.

Ese entendimiento no excluye que Carmena siga adelante con su idea de que el equipo de Gobierno ejerza más de acuerdo con un proyecto colectivo aprobado por todos y a título más personal que partidario, de manera que se integren sin problemas los muchos independientes que forman parte de Ahora Madrid.

Esa idea integradora de Carmena es bien vista tanto por el PSOE como por Podemos aunque, en estos momentos, según señalan responsables de ambos partidos, es sólo una hipótesis razonable. La actual batalla por la hegemonía dentro de la izquierda resulta, en ese sentido, determinante. Y ambos partidos se remiten a los resultados de las generales que presumiblemente se celebren el 13 de diciembre para saber quién es quién y representa más en el ámbito electoral progresista.

La propia alcaldesa madrileña  comprende perfectamente que el duelo electoral es ahora el mayor inconveniente para avanzar en la posibilidad de contar con un gobierno que integre a todos los sectores que la han votado para regir el Ayuntamiento. Pero ella se lo toma con paciencia, voluntad de trabajo y buen humor, según sus allegados. Sabe, añaden, que lo que ella está construyendo es algo nuevo. Y, para explicar las dificultades, acude a una anécdota de una conversación que mantuvo tiempo atrás con el prestigioso jurista Clemente Auger, uno de sus maestros. Cuando, en una ocasión, le presentó un proyecto innovador para el funcionamiento de la justicia española y le preguntó si le parecía riguroso, el fundador de la asociación progresista de jueces, Justicia Democrática, le respondió: “Lo nuevo nunca es riguroso”.  Por eso, ella, la alcaldesa, reconoce los errores y asume que hay que tener paciencia. Pero –aviso a navegantes–, mientras avanza pasito a pasito, sentencia: “Tengo las espaldas anchas y trago lo que tengo que tragar”.

3 Comments
  1. fjmm says

    Me parece fundamental. Todo lo que sea escorar al PSOE hacia la izquierda aleja el peligro de la gran coalición que es la jugada de los poderes fácticos

  2. Gonzalo says

    Cada día pienso con mayor frecuencia si hice bien votando a Ahora Madrid.

Leave A Reply

Your email address will not be published.