Campaña electoral sin moverse de La Moncloa

lasexta.com
Actualización de las 22:35 con las reacciones de IU y Podemos a los presupuestos.

Más empleo, más ingresos, menos impuestos y un economía que entra en un “círculo virtuoso” y anuncia “un periodo de crecimiento y bienestar muy largo, el más largo de nuestra historia reciente”, todo ello a condición de que el rumbo “no se tuerza” y de que el capitán de la nave que lo traza siga en su puesto.

Publicidad

Así ha dibujado hoy el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el futuro de España durante su tradicional comparecencia al finalizar el curso político, con un discurso que, si no hubiera elecciones a finales de otoño, bien podría calificarse de triunfalista, pero, como quiera que las hay, también merece el calificativo de electoralista.

Sin moverse de La Moncloa, y con la excusa de los Presupuestos Generales del Estado para 2016, ha iniciado una campaña, no solo con la promesa de idílicos y cercanos horizontes sino con dinero en efectivo para funcionarios, pensionistas o dependientes.

Y además se ha erigido en baluarte de la unidad de España frente al secesionismo con una frase que empieza a convertir en mantra: “No va a haber independencia de Cataluña”.

lasexta.com

Los partidos de la oposición han comenzado a hacer sus valoraciones sobre los presupuestos presentados por el Gobierno. Alberto Garzón, candidato de IU a la presidencia, ha considerado estos presupuestos como una justificación a un modelo económico "profundamente regresivo y precario" que "condena a la gente a vivir al límite, combinando contratos por días y horas". Asimismo, ha acusado a Mariano Rajoy de mostrar un "optimismo exacerbado injustificable" y ha lamentado que la inversión pública siga sin ser "la palanca de la creación de empleo".

Por su parte, Podemos, a través de su Secretaria de Coordinación Ejecutiva, Ángeles Ballester, ha hecho alusión a los presupuestos que han considerado "una huída hacia delante de un Gobierno, un presidente y un partido que se saben perdedores". El hecho de adelantar los presupuestos ha significado para Ballester "una voluntad de limitar la capacidad y la acción política del siguiente gobierno y en definitiva limitar la voluntad popular". Además, ha puesto de manifiesto que el Gobierno continúa priorizando el pago de la deuda antes que la inversión en empleo, en sanidad y educación.

Europa Press (YouTube)
Europa Press (YouTube)