El Rey, el Gobierno, los altos cargos y los parlamentarios se descongelan el sueldo

montoro_sueldo_presupuestos
El ministro Cristóbal Montoro (en el centro), acompañado por altos cargos de su Departamento, ayer, en el patio del Congreso, antes de presentar los Presupuestos. / Chema Moya (Efe)

La dotación para la Monarquía aumentará el año que viene un 3,3% al pasar de los 7.778.040 euros actuales a 8.028.650 euros. Es la institución mejor parada de la alta dirección del Estado en el proyecto de Presupuestos para 2016 que presentó ayer en el Congreso de los Diputados el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristobal Montoro, acompañado por todos los altos cargos de su departamento. Los sueldos del Gobierno, los altos cargos y los parlamentarios aumentan en el mismo porcentaje del 1% anunciado para los funcionarios.

Puesto que el Gobierno de Mariano Rajoy y su partido han rechazado la propuesta de la oposición encabezada por el PSOE de mantener la congelación salarial de todos los representantes de los tres poderes del Estado un año más, el propio jefe del Gobierno tendrá una subida salarial de 781 euros sobre los 78.100 que cobra en la actualidad. A esa cantidad hay que añadir la dieta de 12.187 euros anuales netos como diputado nacional por Madrid, con lo que su sueldo se situará en 91.179 euros si sigue en el cargo después de las elecciones generales. El presidente dispone de 300.000 euros en gastos de representación y libre disposición.

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría cobrará 74.221 euros con la subida, más los 12.308 de dieta actualizada como diputada. Su departamento cuenta con 110.950 euros para gastos de representación. El sueldo de los ministros se sitúa, con la subida de algo más de 600 euros anuales, en 69.671. Los que son diputados de fuera de Madrid, caso del propio Montoro, cobran una dieta que frisa ya los 2.000 euros al mes y carece de deducción fiscal, lo que les supone 24.000 euros netos al año. Y los que son funcionarios reciben asimismo los correspondientes derechos de antigüedad o trienios.

En lo que llaman “alta dirección del Estado”, los presidentes del Tribunal Supremo y del Constitucional son los mejor pagados. Con la subida cobrarán 131.454 y 130.564 euros, respectivamente. Les sigue el presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Álvarez de Miranda, con 113.704 euros brutos, los vocales del Consejo del Poder Judicial (113.372 euros) y los miembros del Constitucional (111.625 euros al año). El presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Bacaría, cobrará 78.857, y los consejeros, algo menos de 70.000 anuales. Entre ellos está el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, quien ha pedido excendencia por dos años.

Los diputados y senadores, con un sueldo básico de 3.000 euros mensuales, tendrán una subida del 1% en esa y las demás retribuciones o complementos por los distintos cargos en las Cámaras, así como en las dietas. El aumento global de los gastos de personal en el Congreso, que asciende a 36,08 millones de euros, será del 1,42%. También aumenta la partida de gasto corriente un 1,6%, que ascenderá a 35,27 millones e incluye la dotación para el funcionamiento de los grupos parlamentarios el año próximo.

Publicidad

Como señalaba al comienzo, la jefatura del Estado es la institución que mejor trato recibe en las cuentas del Reino para el año entrante. El rey Felipe VI administrará 8,02 millones frente a los 7,77 de este ejercicio. Esta cantidad incluye las retribuciones y los gastos del servicio de La Zarzuela y del rey emérito, Juan Carlos I y su esposa Sofía de Grecia. Como se recordará, el nuevo monarca decidió reducir un 20% su asignación este año, con lo que quedó en 234.204 euros. Su padre cobra el 80% de esa cantidad (187.356 euros) y su esposa Letizia Ortiz, el 55% (128.808 euros). La asignación de la anterior reina consorte es de 105.396 euros anuales.

La oposición parlamentaria, encabezada por el PSOE, propuso que se mantuviese la congelación. Su portavoz Antonio Hernando aseguró que volverán a la carga en la enmienda de totalidad y en las enmiendas parciales porque consideran que la subida de los altos cargos debería destinarse a becas y mejoras educativas. El aumento del 1% de los salarios y las dietas de los parlamentarios y altos cargos no ha sido consignado en una cantidad determinada, pero las fuentes consultadas estiman que si se suman los directivos de los entes y corporaciones vinculados a la Administración General del Estado la cantidad supera 30 millones de euros.

El Presupuesto destina 96,9 millones a la financiación ordinaria de los partidos políticos, más otros 2,7 para la seguridad de sus sedes y líderes. Reduce a 22,3 millones la cantidad para procesos electorales y consultas populares, habida cuenta de que en 2016 solo hay previstas elecciones en el País Vasco. Y a pesar de los 180 millones destinados este año para elecciones, contempla otros 44,2 para las subvenciones electorales que se deriven de los resultados de las próximas elecciones generales.

Por otra parte, diversas partidas del Ministerio del Interior destinan recursos para atención a las víctimas del terrorismo: 18,6 millones para indemnizaciones, 880.000 euros a las asociaciones, 335.000 a la Fundación Víctimas del Terrorismo y 1,7 millones de euros al Memorial de las víctimas del terrorismo. En las del Ministerio de la Presidencia sigue sin aparecer dotación alguna para rescatar de los campos y cunetas los restos de las víctimas del franquismo.

La asignación a los servicios secretos del CNI sube de 203,68 millones de euros este año a 240,97 en 2016. La cantidad para gastos reservados, cuyo destino es secreto, se mantiene en 19,8 millones de euros, y tampoco experimenta variación la partida exenta de justificación del Ministerio del Interior (6,37 millones), de Exteriores (186.300 euros) y de Defensa (500.000 euros).

Enmiendas a la totalidad

El debate presupuestario comenzará en el pleno del Congreso el 25 de agosto sin que se conozca el grado de ejecución del Presupuesto de 2015 ni el incremento del déficit de la Seguridad Social. Con todo, el titular de Hacienda dijo que el Gobierno quiere dejar los deberes hechos antes de las elecciones y, ya puesto, convirtió la presentación de las cuentas en un acto electoral, comparando reiteradamente el crecimiento del 3% y la creación de empleo en España con “el corralito” en Grecia y descalificando como “gastoso y derrochador” al PSOE. Afirmó además que sus cuentas son la mejor cuantificación del programa electoral del PP.

“Este Presupuesto está diseñado para descuartizar el empleo y convertirlo en empleo basura”, le respondió el candidato de IU a la presidencia del Gobierno, Alberto Garzón. Antes de anunciar la enmienda de totalidad del grupo de Izquierda Plural afirmó que el crecimiento no es creíble y que el Presupuesto no contiene estrategia alguna de creación de puestos de trabajo fijos y de calidad. Citó el ERE de más de 1.800 trabajadores en una empresa puntera y con alto valor añadido como es Indra, para demostrar lo que está ocurriendo más allá del triunfalismo macroeconómico del Ejecutivo.

Los socialistas y los grupos de Convergencia y de Unión Democrática de Cataluña (antigua CiU) también anunciaron enmiendas de totalidad y coincidieron en que estamos ante un Presupuesto en el que el gasto social baja respecto al año pasado y, según el socialista Hernando, se sitúa en el 53,5% del total frente al 58% de 2011. Pere Macías, de Convergencia, añadió que “no es el Presupuesto que Cataluña merece”, pues con el 16% de la población, el 18% del PIB y mayor porcentaje todavía de recaudación fiscal sólo va a recibir el 10,7% de la inversión del Estado. Además tacho el Presupuesto de “antisocial y centralizador”.