Los españoles, a la cabeza del miedo del mundo a la pobreza y el yihadismo

yihadismo_detenido_islamico
Imagen de archivo de la detención del miembro de una célula yihadista en Melilla. / Efe

¿Somos ciertamente los españoles los más miedosos del mundo? Según los datos de una encuesta del Pew Research Center estadounidense (Centro de Investigaciones Pew), sólo nos superan los libaneses en miedo al terrorismo yihadista de ISIS. Además encabezamos el ranking mundial del miedo de los países desarrollados y en vías de desarrollo a la pobreza e inestabilidad económica global, y figuramos entre los cinco países de los cinco continentes más temerosos al cambio climático. La referida encuesta fue realizada entre el 25 de marzo y el 27 de mayo en 40 países con una muestra de 45.435 respuestas. Sus resultados se publicaron el pasado 14 de julio.

Los estudiosos del famoso think tank con sede en Washington han reducido a siete los factores que más miedo provocan en el mundo. Además del terrorismo, el cambio climático y la inestabilidad económica global, aparece en su estudio la nuclearización de Irán, los ciberataques, las tensiones con Rusia y las disputas territoriales con China. En casi todos esos asuntos que asustan figuramos por delante de los británicos, los italianos e incluso de los franceses.

Publicidad

Para que nos hagamos idea del miedo global que sentimos no hay más que ver que el 77% de los españoles manifiesta su temor al terrorismo yihadista. Aun siendo el primer factor de miedo de los europeos, norteamericanos y canadienses, los españoles superamos a todos. Incluso aventajamos 6 puntos a los franceses, que lo han sufrido recientemente, 7 puntos a los alemanes y nada menos que 12 puntos a los británicos.

Si descontamos Ghana, la encuesta nos coloca a la cabeza de las personas con más temor a la inestabilidad económica global, de modo que el 63% de los españoles siente verdadero temor a la pobreza, lo que en comparación con el 49% de los franceses, el 48% de los italianos, el 32% de los ingleses o el 26% de los alemanes, nos convierte en la población más predispuesta al trabajo o, como llegó a decir el presidente Mariano Rajoy Brey en Japón, en el país con mano de obra barata y abundante.

Cierto es que decir que tenemos más miedo a la pobreza que los filipinos, los indús y los chinos, que con un 16% son con los paquistaníes (un 6%) los que menos temen la inestabilidad económica mundial, parece un poco aventurado. También resulta extraño que tengamos más miedo que los ingleses a las tensiones territoriales con China. Y podría considerarse dudoso que el temor al cambio climático de los españoles, que es similar al que tienen los habitantes de América Latina, sea superior al que manifiestan los malaysios y otras naciones del lejano oriente que ya sufren con especial intensidad los efectos del fenómeno.

Pero la encuesta es la encuesta, y del estudio realizado por esos expertos que brindan información sobre las problemáticas, actitudes y tendencias en Estados Unidos y en el mundo se desprende que al 52% de los españoles les da miedo el programa nuclear de Irán, al 35% los ciberataques, al 39% las tensiones con Rusia y al 20% las disputas territoriales con China. Como se ve, aunque el miedo va por barrios, en esta punta sudeuropea nos sobrecogen los siete elementos como si de las siete plagas bíblicas se tratara. Por cierto, la encuesta coloca a los israelíes como la gente con menos miedo del mundo.

Nuestro gran medievalista Claudio Sánchez Albornoz, muerto en el exilio en Francia, dijo una vez que cuando se escribiera la historia del miedo había que tener en cuenta tres clases de miedo: el miedo del pueblo al dictador, el miedo del dictador al pueblo y el miedo del pueblo al pueblo. Y añadía que de las tres, el último es el peor. Sin duda tenía razón porque el régimen dictatorial español alimentaba el miedo del pueblo a los comunistas, que eran el pueblo propiamente dicho. Hoy si cambiamos la palabra dictador por gobernante, el marco teórico de los dos primeros enunciados del ilustre historiador sigue siendo válido.

Y si prestamos atención al origen del terrorismo yihadista, principal factor de miedo de los europeos, enseguida encontraremos los elementos que, como subrayó el socialista Diego López Garrido en el debate sobre la entrega de Morón a EEUU, componen la bomba: explosión demográfica en Egipto, Yemen, Libia y otros países musulmanes de Asia y África, miseria, desigualdad y fanatismo religioso e ideológico. El miedo del pueblo al pueblo sigue siendo válido para analizar el fenómeno.

Antes de que se publicitara la encuesta, un profesor de Periodismo que instruía a sus alumnos sobre los géneros de opinión les pidió que interpretaran los datos y emitieran sus elementos de juicio. Puesto que el ejercicio era optativo, algunos cambiaron la vocal inicial y en vez de emitir, omitieron. Señal de que a determinada edad el miedo importa poco o, quizá, que pensar sobre un asunto produce cansancio y no es conveniente fatigar la cabeza. En cambio, para otros, el veredicto fue sencillo: todo cuanto nos amenaza y aterra emana de la ambición, el egoismo, la injusticia, el odio y la maldad de los humanes y sus sistemas y esquemas. Ergo, la necesaria transformación para la pervivencia del planeta dependerá de la educación. En esto coincidieron los estudiantes.