Rajoy recogerá la bandera españolista de García Albiol en la campaña de las generales

rajoy_pp_albiol
Mariano Rajoy y Xavier García Albiol en un acto celebrado por los 'populares' en Castelldefels el pasado mes de julio. / Efe

Las aspiraciones independentistas de ciertas formaciones políticas catalanas tienen que chocar frontalmente con un Mariano Rajoy duro,tajante y certero. Ese es, al menos, el planteamiento que hacen miembros de la cúpula del PP, consultados por cuartopoder.es. Según estas mismas fuentes, "Mariano Rajoy y el PP se juegan su victoria o derrota electoral en Cataluña". No se refieren, en este caso, a los votos que pueda recibir el PP en Cataluña en las próximas elecciones generales, sino a la gestión que Rajoy y su gobierno hagan del conflicto desatado en Cataluña, a cuenta del desafío independentista planteado por las formaciones políticas soberanistas e independentistas y por varias plataformas y colectivos ciudadanos que apoyan la secesión.

Aseguran desde la dirección del PP que, tras las elecciones catalanas del 27 de septiembre y el que dan por seguro paso al frente de las formaciones soberanistas para propiciar la proclamación de un Estado catalán, Rajoy responderá actuando con firmeza y "la contundencia que sea necesaria para preservar nuestro marco constitucional". De hecho, si ahora es Xavier García Albiol, exalcalde de Badalona y candidato del PPC para las lecciones del 27-S, quien está haciendo una oposición más frontal a cualquier opción secesionista, éste "pasará a segundo plano –asegura un dirigente popular– el día después de las elecciones, porque será Rajoy quien se ocupe personalmente de la defensa de la unidad de España".

Publicidad

Son conscientes de que García Albiol es una apuesta por rescatar el voto de aquellos sectores más duros en la defensa de la unidad de España el próximo 27-S y por obtener el mejor resultado posible del PPC, frente a unos augurios pésimos de las encuestas, que han llegado a situar a los 'populares' en el último lugar de las formaciones con representación parlamentaria. Así, los dirigentes del PP apuestan porque Rajoy, el político generalmente peor valorado en Cataluña, siga teniendo una pésima aceptación en Cataluña, pero gane, en cambio, votantes en el resto de España, gracias a una hipotética buena gestión del conflicto catalán.

Entre las "armas" de Rajoy para combatir a los secesionistas, las fuentes citadas aluden al uso de la legalidad vigente y su aplicación desde el Tribunal Constitucional y sus dictámenes de lo que se ajusta a la Ley o no. Pero en lo que ponen más énfasis los consultados por este diario es en la contundencia y la claridad del discurso del presidente del gobierno, "que se va a presentar como la apuesta más clara por la defensa de la unidad de España y de su orden constitucional, frente a otras opciones más ambiguas o con dobles discursos sobre la integridad de España".