PSOE, IU y Amaiur llevan el caso de Manuel Martorell al Parlamento

53
Martorell_peshmerga
Imagen de archivo de Martorell junto con un ‘peshmerga’ del Partido Democrático del Kurdistán Iraní (PDKI).

El diputado de Izquierda Unida (IU) Ricardo Sixto pedirá explicaciones por escrito al Gobierno sobre la acusación de “terrorista” que ha hecho el Departamento de Estado de Estados Unidos contra Manuel Martorell, periodista de cuartopoder.es y uno de los máximos especialista sobre la situación que sufre el pueblo kurdo. No es la única iniciativa, ya que el Grupo Socialista también va a pedir explicaciones sobre la actuación del ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, según comentó el diputado y exsecretario de Estado de política europea, Diego López Garrido. Ayer mismo, desde el Grupo Mixto, el diputado de Amaiur Jon Iñarritu García dirigió una pregunta al Gobierno para que explique, entre otras cuestiones, «qué medidas ha tomado para solucionar la injusta acusación realizada contra este periodista»

De este modo se puede decir que los principales grupos de la oposición parlamentaria se han hecho eco de la grave acusación contra Martorell y han manifestado su decisión de no dejar pasar por alto la calificación contra nuestro compañero, al que la Embajada de EEUU en Madrid ha negado el visado para viajar a ese país. Más allá de espolear al ministro Margallo a intervenir ante lo que a todas luces se puede considerar un atentado a la libertad de expresión y una represalia contra un periodista que lleva más de 30 años informando de la tragedia del pueblo kurdo, una nación sin estado repartida entre Turquía, Siria, Irán e Irak, algunos parlamentarios como Joan Tardá, de ERC, entienden que el Gobierno español no debe mantener una actitud silente y genuflexa ante abusos contra los periodistas españoles y debe exigir respeto al derecho a la información.

Publicidad

Jordi Xucla, portavoz de Exteriores de CiU, dijo a este diario que “Estados Unidos no puede seguir con los ojos cerrados respecto al asunto kurdo” y consideró injusta y desproporcionada la acusación contra Martorell por realizar su trabajo informativo sobre el Kurdistán. “Es una nación sin Estado, repartida en cuatro países, y su voz más destacada es el periodismo”, dijo antes de recordar que él mismo tuvo que abandonar el grupo de amistad hispano-tuco por haber mantenido contactos con la asociación de amigos del Kurdistán.

El ministro de Exteriores, García-Margallo, que acompaña a los reyes en su visita a Estados Unidos, ha sido informado de la calificación del periodista español por el Departamento de Estado norteamericano y su embajada en Madrid, pero hasta el momento no ha contestado si tiene previsto hacer alguna gestión contra los datos falsos de la administración estadounidense y en defensa de la honorabilidad del periodista. Margallo tendrá que contestar en el plazo de un mes a las preguntas y requerimientos de la oposición. Los principales sindicatos y asociaciones de periodistas se han solidarizado con Martorell y han denunciado la situación de indefensión y desprestigio en la que le ha colocado la acusación falsaria de las autoridades norteamericanas.