MIGUEL MUÑOZ | Publicado: - Actualizado: 11/1/2017 14:04

Rabell
Lluís Rabell, cabeza de lista de Catalunya Sí que es Pot, anoche, durante su comparecencia para valorar los resultados electorales./ A. García (Efe)

La polarización entre fuerzas según su posición frente al independentismo ha sido la tónica general de estas elecciones autonómicas en Cataluña. En este escenario, las dos candidaturas “progresistas” que no consideraban estos comicios como un plebiscito sobre la independencia han obtenido unos resultados más que discretos. Por un lado, Catalunya Sí que es Pot (CSQEP), coalición electoral formada por Podemos, ICV, EuiA y Equo ha obtenido 11 escaños gracias a los cerca de 360.000 votos recibidos. Un 8,95% del total que coloca a la lista liderada por Lluís Rabell como cuarta fuerza política, ligeramente por encima del PP. En las pasadas elecciones de 2012 la candidatura de ICV-EuiA consiguió 13 escaños, con un 9,9% del porcentaje total aunque, curiosamente, por la mayor participación registrada ayer, con 5.000 votos menos. Por su parte, el PSC encabezado por Miquel Iceta ha obtenido el peor resultado de su historia en unas autonómicas. Pese a ello su caída es quizás menor de la esperada con sus 16 diputados, alrededor de 515.000 votos y un 12,6%. En 2012 obtuvieron 20 escaños y un 14,4% gracias a cerca de 10.000 votos más que en la jornada de ayer. Son, como en aquella ocasión, la tercera fuerza con más representación.

La posición sobre el soberanismo mantenida por la lista de confluencia se ha mantenido en el respeto al derecho a decidir. Su apuesta era la realización de un referéndum con garantías y dentro de la pluralidad de la candidatura se podían encontrar opiniones diversas sobre la independencia en sí. Catalunya Sí que es Pot aspiraba a unos mejores resultados para, incluso, disputar la victoria a Junts Pel Sí o al menos ser la segunda fuerza parlamentaria. “El resultado ha sido altamente decepcionante”, reconocía el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, durante la noche electoral. El partido morado se ha volcado con estas elecciones, siendo constantes las intervenciones del propio Iglesias y de casi la totalidad de sus principales dirigentes. La experiencia del triunfo de Ada Colau en las municipales les abría el camino a pensar que “sí se podía”. Pero éstas eran otras elecciones, con otro fondo. Y ni el método para confeccionar la lista, ni la popularidad del candidato se han asemejado al 24-M. El protagonismo tomado por el partido de Iglesias, cuyo discurso ha levantado críticas tanto de la izquierda independentista como de Artur Mas, contrasta en cualquier caso con la presencia real de sus candidatos en la lista de Rabell. El vencedor de sus primarias, Albano Dante, fue relegado a la quinta posición por Barcelona tras las negociaciones entre los partidos.

Alberto Garzón, candidato de IU, también participó activamente apoyando a CSQEP. Los diputados de su grupo parlamentario en el Congreso, Joan Josep Nuet (EuiA) y Joan Coscubiela (ICV) ocupaban los puestos 3 y 6 de la lista. El malagueño no coincidió con Iglesias en ningún acto, oficialmente por problemas de agenda. ¿Hubiera mejorado en algo la fotografía de ambos juntos apoyando a Rabell? La respuesta ya no la sabremos pero es inevitable pensar en ella teniendo en cuenta los escenarios que se pueden dar para las próximas generales con el debate sobre la unidad popular más candente que nunca. Anoche Garzón reafirmó de nuevo su apuesta por esta unidad de cara a diciembre situando los comicios catalanes en un contexto distinto. Tampoco ocultó que los resultados habían sido malos. Como no lo hizo Rabell que afirmó que había triunfado otra hoja de ruta distinta a la suya. Iglesias ratificó a su vez la estrategia de Podemos para las generales. En ese sentido lanzó un mensaje sobre el papel que quiere jugar: “España no necesita un presidente del Gobierno que amenace a los catalanes con enviar al ejército. España necesita un presidente que sepa escuchar a Cataluña y yo quiero ser ese presidente”.

Los mayores apoyos de CSQEP han sido los obtenidos en la provincia de Barcelona. Allí han conseguido 9 escaños. Los otros dos pertenecen a Girona y Tarragona. ICV junto a EuiA consiguió en 2012 un diputado más por Barcelona y otro por Lleída que se ha perdido en esta ocasión.

Pedro Sánchez llama al diálogo

El candidato del PSC, Miquel Iceta, durante su valoración ante los medios de comunicación en la sede de los socialistas catalanes en Barcelona, de los resultados obtenidos en las elecciones catalanas. EFE/Jesús Diges.
El candidato del PSC, Miquel Iceta, durante su valoración ante los medios de comunicación en la sede de los socialistas catalanes en Barcelona, de los resultados obtenidos en las elecciones. /Jesús Diges (Efe)

Con la palabra “éxito” calificó el líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, sus resultados. Pese a perder 4 escaños sus declaraciones denotaban que se lo esperaban peor. En cualquier caso obtienen el peor resultado de toda su historia en las catalanas y confirman la tendencia a la baja de un PSC con una fuerza a años luz de la que tenía a finales de los 90 y principios de los 2000 con el liderazgo de Pascual Maragall. Desde las elecciones de 1999 han perdido progresivamente más de medio millón de votos. Iceta, que todo hay que decirlo ha sido conocido entre una gran parte del público al menos fuera de Cataluña gracias a la exposición mediática de sus bailes, esgrimió entre sus argumentos también el “contexto de máxima polarización”. Se refirió también a la “traumática escisión” vivida por el partido y la “competencia con fuerzas emergentes” como claves de sus resultados. A pesar de felicitar a Junts Pel Sí por su victoria hizo hincapié en que “los que planteaban las elecciones como un plebiscito no han llegado al 50% de los votos”. A ellos les pidió que se gobierne “desde el respeto a la ley”.

Iceta considera que las elecciones demuestran que “sólo abriendo camino a la reforma federal se conseguirá dar la vuelta a la situación en Cataluña”. De reforma también habló el líder del PSOE, Pedro Sánchez, durante su balance de resultados en Ferraz. “Hay una mayoría de catalanes que ha dicho claramente que no quiere la independencia, pero que sí quiere abrir un tiempo de convivencia, de diálogo y de reforma en el conjunto del país”, destacó incidiendo en la derrota del plebiscito. El respeto a la ley que debe seguir Junts Pel Sí fue otro de los pilares de su discurso. “Dentro de la unidad de España y de la Constitución, se puede hablar de todo, incluso, de su reforma”, pero fuera de ella, no es posible”, afirmó. Como Iglesias, también se ha ofrecido como presidente del Gobierno para “reconstruir la unidad de Cataluña”. Entre sus felicitaciones, aparte de alabar a Iceta por “la bandera de la convivencia, la concordia y la negociación”, tuvo un recuerdo para Ciudadanos. Dijo que había que felicitarse porque entre los partidos no independentistas hayan “triunfado claramente las tesis reformistas” que encarnan ellos y el partido de Albert Rivera.

Los 16 diputados conseguidos por el PSC se dividen en los 12 de la circunscripción de Barcelona, uno en Girona, otro en Lleida y dos en Tarragona. Respecto a 2012 pierden dos en Barcelona, uno en Girona y otro en Tarragona.

  • Juanjo

    En medio de la zarabanda, unos saltan de gozo y otros llaman al diálogo.

    , ¿Pero es que desde el 1978, en algún momento se ha dejado de dialogar en este Estado
    ¿acaso no ha sido dialogando, dialogando y dialogando como nos hemos pasados las leyes por el forro de los cojones hasta llegar donde hemos llegado? El diálogo ha sido constante, eso, sí, constantemente a posteriori, ¡pero diálogo! Con frecuencia, ha consistido en aprovechar la debilidad del otro (por lo general del Gobierno del Estado) para imponerle el objetivo deseado o, al menos, obtener el máximo provecho intereado
    . …
    A este respecto, me parece que la primera gran felonía Constitucional fue la de Felipe González (ese prudentísimo bonhombre actual, que tan refulgentes advertencias acaba de endiñarnos) y el PSOE andaluz, cuando, violando el artículo 151 de la joven Constitución, impusieron la autonomía de la Comunidad de Andalucía. Porque en dicho trance, los socialistas perdieron el referendum autonómico (28/2/80). Pero aprovechando los malos momentos de la UCD de A. Suárez, lo impusieron por las bravas. Pero la jugada aún resultó más supina, más indecente y más canalla, porque, además de hacer valer sus propósitos autonómicos, dejaba a la UCD (y, por supuesto, también al Gobierno) el culo al aire ante el común de los españoles.
    .
    Sin duda, una Constitución tan espuria como la Española, puede dar muchísimo juego, puede traspasar casi todas las competencias y funciones del Estado a las Comunidades. Pero, si además, cuando a pesar de todo traspaso, alguien intentar traspasar los pocos límites que cabe traspasar, a todos nos parece un desatinado aplicar los poco recursos jurídicos que se pueden aplicar, entonces, levantemos la copa de la desidia y continuemos brindando por los Pujoles, los Mas, etc, sus burlas y violaciones y, ya puestos, hasta por el Bárcenas, el Granado, el Rajoy, los de los Eres de Andalucía y por todos cuantos nos squean, nos amordazan y nos putean.

    ¿Acaso se escribieron en broma (o como mero divertimento) los artículos 2, 6, 8, 9.1, 149. 32, 155?

    En fin, ¿cree alguien que si un gobernante, un político, francés, alemán, italiano, etc., hubiera montado los cristos del Mas, los Puyoles y sus compañeros de viaje, hubiera tardado más de medio día en ser detenidos y acusados de alta traición?
    Pero aquí casi todo es broma entre amigos. Que, en último término, de las mismas marmitas comen y en los mismos lechos sestean

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend