La Justicia estrecha el cerco sobre Rodrigo Rato

48
AGENCIA EFE (YouTube)

El gerente de confianza de Rodrigo Rato y nuevo acusado de actuar como su testaferro, Miguel Ángel Montero, y la secretaria personal del exvicepresidente, Teresa Arellano, han quedado hoy en libertad sin fianza tras declarar ante el juez que investiga la fortuna del exdirector gerente del FMI. Tras el registro de sus domicilios, los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil tomaron declaración ayer por la mañana a ambos y, ya por la tarde, Rato acudió a las mismas instalaciones acusado de un nuevo delito de corrupción entre particulares. Además, el juez acusa también al exvicepresidente del Gobierno de José María Aznar de defraudar al fisco por ingresos que obtuvo al asistir a diversos congresos y conferencias.

Además, el juez que instruye la causa, Antonio Serrano-Arnal, ha citado a declarar el próximo martes al exvicepresidente del Gobierno en el marco de la investigación sobre su patrimonio. La causa afecta, por el momento, a nueve imputados. Según la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF), Rato empleó empresas pantalla para el cobro de comisiones por cerca de dos millones de euros de empresas proveedoras de Bankia. Más de 800.000 euros habrían ido a parar a Kradonara SL, propiedad del exvicepresidente, bajo la apariencia de pagos por servicios que realmente no se prestaron.

Publicidad