Fernández Díaz usa para viajes oficiales un avión de la lucha contra el narcotráfico

2
interior_congreso_efe
Jorge Fernández Díaz, ministro de interior, durante una reciente sesión del Congreso. / Efe

Los días que los narcotraficantes no trabajan (muy pocos), el ministro del Interior se toma la libertad de utilizar para sus desplazamientos un avión destinado a la lucha contra el narcotráfico. Se trata de un pequeño Jet de diez plazas incautado por la policía hace casi diez años a una banda de traficantes de cocaína. El avión fue asignado por el juez que dirigió la operación al Cuerpo Nacional de Policía con el objetivo de utilizarlo, precisamente, contra el tráfico de estupefacientes. Ese cometido y el empleo de los bienes incautados en la rehabilitación de toxicómanos son los únicos que permite la ley, impulsada en su día por la diputada Carmen Romero.

Sin embargo, al ministro Jorge Fernández Díaz le resulta más cómodo utilizar el avión policial y evitar el engorro de solicitar a su colega de Defensa, Pedro Morenes, alguno de los seis aviones (Falcon, Boeing y Airbus) destinados al transporte de autoridades. Eso sin contar con que el Jet policial sale más económico, gasta menos combustible y es igual de veloz.

Publicidad

La liebre del supuesto uso indebido del avión destinado por la Justicia a la lucha contra el narcotráfico la levantó en abril pasado la Unión Federal de Policía (UFP). El sindicato denunció que el ministro y unos mandos de la Guardia Civil utilizaron el aparato para viajar a Murcia. El cometido oficial era reunirse con un grupo de agricultores y presentarles el plan de la Benemérita contra los robos en el campo. El bimotor que utilizan los agentes del Grupo Especial de Operaciones (GEO) para identificar y controlar embarcaciones con drogas en alta en alta mar se destinó a otro cometido por indicación del titular de Interior.

Como no era una excepción, pues ya el Sindicato Unificado de Policía (SUP) había denunciado el uso del avión por parte del director general de la Policía, Ignacio Cosidó, para viajar a Cádiz con tres periodistas, la diputada de IU por Asturias, Ana Castaño, se hizo eco de la anomalía y, tras considerar que “no es de recibo” que el ministro use los medios operativos de la policía en vez de los que tiene asignados para sus desplazamientos, le preguntó cuántas veces lo ha utilizado y por qué razones. También si existe algún protocolo que obligue a la Policía Nacional a poner sus medios a disposición de la Guardia Civil, y viceversa.

Y el ministro, que probablemente haya leído a Grahan Greene y sepa que los mentirosos no entran en detalles, le ha contestado sin concreción alguna, pero con claridad meridiana, que puede utilizar ese avión cuando lo necesite, aunque la ley no autorice ese uso. O dicho en términos textuales recogidos ayer (7-10-2015) en el Boletín Oficial del Congreso: “Siempre y cuando no esté prevista la utilización de la aeronave para operativos concretos, existe la posibilidad de ser utilizada por el Ministerio del Interior para traslados oficiales, en pos de un mayor rendimiento y eficiencia de los recursos públicos, siempre bajo los principios de austeridad en el gasto y cuando suponga un menor coste en relación a otros transportes”.

2 Comments
  1. Piedra says

    ¿Es eso respeto y cumplimiento de la ley?

Leave A Reply

Your email address will not be published.