Defensa gasta 237.000 euros en la tribuna real del desfile de la Fiesta Nacional

2
cartel_Defensa_Fiesta_Nacional
Cartel conmemorativo de la Fiesta Nacional 2015. / defensa.gob.es

El boato siempre puede ser más barato. Nada más hay que fijarse en el coste de la tribuna desde la que el rey Felipe VI de Borbón y Grecia presidirá el desfile militar de la Fiesta Nacional: 236.857,50 euros este año (39,47 millones de las antiguas pesetas) frente a 248.655 euros del año anterior y a 260.000 de 2013. La empresa a la que año tras año el Ministerio de Defensa adjudica el montaje de la tribuna y de las gradas para las autoridades es la misma, Ink Cien por Cien Eventos SL, bajo el control de Juan Francisco Pérez Prieto, pero los ajustes salariales con un ejército de reserva de más de cinco millones de parados y los contratos por unas horas de trabajo contribuyen a rebajar el precio de la instalación.

Cierto es que el gasto de la tribuna y las gradas de quita y pon en la plaza de Colón de Madrid y el coste total de la parada militar, estimado en unos 800.000 euros, es una gota de agua en el piélago de la deuda de Defensa con la industria militar: 26.000 millones de euros a pagar hasta 2025 por 19 grandes programas de armamento. Más de 15.000 millones de esa cantidad han sido financiados por el Ministerio de Industria, lo que significa que el departamento de Pedro Morenés, que sigue negociando la “reestructuración de la deuda” para conseguir una quita y la prolongación de la amortización hasta 2030, debe satisfacer al negociado de su colega José Manuel Soria los créditos adelantados para pagar aviones de combate, carros de ocupación territorial, fragatas y helicópteros.

Publicidad

Como si quisieran celebrar que esa hipoteca contraída por las decisiones de los gobiernos del PP (23.000 millones de euros) y del PSOE (3.000 millones) no se traduce en desahucios y lanzamientos (salvo de salvas y cañonazos), el Ministerio de Defensa y no, por ejemplo, el de Educación, Cultura y Deportes, se sigue ocupando de organizar el acto central y único del Día de la Fiesta Nacional, también llamado de la Hispanidad. El cartel y los anuncios publicitarios difundidos por Defensa para la ocasión dice que es el “día de todos”, aunque lo protagonice el Jefe del Estado, el Gobierno y los militares. Los presidentes de Cataluña y el País Vasco se abstienen de acudir al evento y tampoco suelen asistir a la posterior recepción que ofrecen los reyes en el Palacio Real.

Está previsto que el acto castrense comience a las 11 de la mañana del próximo lunes con la llegada de los reyes a la plaza de Colón, donde serán recibidos por el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy y el ministro de Defensa, Morenés. A continuación serán saludados por la alcaldesa Manuela Carmena, la presidenta autonómica Cristina Cifuentes, la de la Asamblea de Madrid, Paloma Adrados, y el jefe del Estado Mayor de la Defensa, almirante general Fernando García Sánchez. El rey pasa revista al batallón de honores, preside la izada de bandera y rinde homenaje a los que dieron su vida por España. Ya con los presidentes autonómicos, parlamentarios, embajadores y demás autoridades en las gradas y los reyes, los ministros, los presidentes del Legislativo y del Judicial en la tribuna principal, comenzará el desfile, en el que participan unos 3.000 militares.

Primero pasan las aeronaves. Los asistentes podrán oír y ver una muestra representativa de la Fuerza Aérea, desde los cazas F-2000 a los F-18 amamantándose en vuelo de la panza de un Hércules a través de las mangueras correspondientes, hasta los helicópteros Tigre, pasando por los Mister y uno de los Airbus que utilizan los reyes, el presidente del Gobierno y algunos ministros en sus desplazamientos oficiales o los Canadair apaga fuegos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), que acaba de cumplir diez años. El coste del desfile aéreo (36 aviones, incluidos los 7 cazas C-101 de la Patrulla Águila que van soltando humo con los colores de la bandera de España, más 17 helicópteros) se computa como horas de vuelo.

En el desfile terrestre desde Atocha hasta Colón se ha prescindido un año más de los carros de combate Leopard (su última aparición data de 2011), lo que favorece la conservación del asfalto de los paseos del Prado y Recoletos. Aparte la vistosidad de las unidades de regulares de Ceuta y Melilla y de las dos compañías del batallón Inmemorial del Rey, la Legión y su cabra protagonizan la marcha más veloz. En esta ocasión la cabra se llama Pablo, tiene un año, es la mascota más joven de las unidades legionarias y acumula tanta instrucción que no irá atada, sino suelta, acompañando a la escuadra de gastadores.

La bandera de la OTAN encabezará la marcha terrestre, a la que asistirán como invitados especiales el comandante supremo aliado para Europa, Philip Breedlove y el jefe de las fuerzas conjuntas, Hans-Lothar Domröse. Como se sabe, los mandos de la Alianza Atlántica han elegido España como escenario de las mayores maniobras de fuerzas conjuntas desde el final de la Guerra Fría. Los ejercicios de guerra tendrán lugar desde el 24 de octubre hasta el 6 de noviembre próximo.

Al término del desfile, sobre las 13:00 horas, los ciudadanos podrán acceder a los jardines del Palacio de Buenavista y escuchar un concierto de música militar. Las bandas del Ejército también tocarán en las plazas de Colón y de Cánovas del Castillo cuando acabe la parada militar. El tradicional marco urbano elegido en la capital del Reino de España ha permitido colocar la tribuna de autoridades en la plaza de Neptuno unas veces y en la de Colón, más propia de la efemérides, en otras ocasiones, pero siempre en una zona caracterizada por el voto mayoritario a la derecha, lo que en otro tiempo facilitó los insultos y abucheos a los jefes de gobierno socialistas sin grandes desplazamientos.

2 Comments
  1. Enrique Guardia says

    ¿Y cuánto se han gastado en los últimos años los políticos catalanes en organizar diadas fascistas, manifestaciones independentistas, embajadas ilegales, referendums ilegales y demás zarandajas fuera de la ley que pagamos todos los españoles con nuestros impuestos? La tribuna de nuestros Reyes deberían costar el doble (500.000€) y ser aún más vistosas porque representan a ¡¡¡¡TODOS LOS ESPAÑOLES!!!!

  2. Alexandria Ogburn says

    Thank you, I have recently been searching for info about this topic for ages and yours is the greatest I have discovered till now. But, what concerning the conclusion? Are you positive about the source?

Leave A Reply

Your email address will not be published.