Tres ministros, sustituidos en la toma de decisiones durante el último mes

Luis de Guindos, en primer plano, y Antonio Morenés, a su derecha, en una imagen de archivo en el Congreso. / Efe
Luis de Guindos, en primer plano, y Pedro Morenés, a su derecha, en una imagen de archivo en el Congreso. / Efe

Tres ministros han sido sustituidos en la toma de decisiones durante el último mes para no pillarse los dedos en la “puerta giratoria” entre los intereses privados a los que sirvieron y los públicos que por razón del cargo están obligados a preservar. Se trata de los titulares de Defensa, Pedro Morenés; Agricultura, Isabel García Tejerina, y Economía, Luis de Guindos. Las causas de incompatibilidad han reverdecido desde la aprobación de la ley de altos cargos, de marzo pasado, y la entrada en vigor, el 1 de octubre, de la nueva ley del Régimen Jurídico del Sector Público, y han obligado al presidente del Gobierno a firmar varios decretos de sustitución, sancionados por el Rey.

Publicidad

Los intereses personales del ministro de Defensa, Morenés, en empresas del sector del armamento y la seguridad han llevado al presidente Mariano Rajoy a firmar la sustitución en al menos un gran contrato para las Fuerzas Armadas. Hasta ahora, Morenés había utilizado el argumento de que las decisiones económicas correspondían a distintos órganos militares, pero la nueva ley del sector público atribuye con meridiana claridad a los ministros la administración de los presupuestos de sus departamentos y el reconocimiento de los pagos y obligaciones económicas. La sustitución ha recaído en el titular de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro.

También Montoro ha relevado a De Guindos en la resolución de un expediente sancionador (el número AM/20005/2015), instruido por la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias por una infracción administrativa de la Ley de 2003 sobre movimientos de capitales y transacciones económicas con el exterior. Aunque la materia es secreta, las infracciones se cometieron cuando De Guindos se hallaba profesionalmente relacionado con la entidad sometida al expediente sancionador.

Ni el ministro de Defensa ni el propio De Guindos tienen previsto seguir en el Gobierno en el supuesto de que el PP gane las elecciones del 20D y pueda formar gobierno. Morenés, que declaró en 2012 un patrimonio personal de 1,07 millones de euros –nada que ver con los 18 de su secretario de Estado Pedro Arguelles--, ya manifestó en su día que se encontraba muy a gusto sin tener que ser ministro, y ha comentado a algunas personas de confianza su deseo de no seguir en el cargo tras el 20D. Por su parte, De Guindos da por supuesto que no cuentan con él en las listas del PP y, tras su fracasar como candidato a la presidencia del Eurogrupo, no descarta volver al sector privado u ocupar un puesto relevante en el Banco de España.

La “puerta giratoria” entre los intereses públicos y los privados ha obligado también a la titular de Agricultura, García Tejerina, a solicitar del presidente Rajoy la sustitución por otro colega del Gobierno en la aprobación de la reforma de la regulación de productos fertilizantes. Tejerina fue directora de planificación estratégica de Fertiberia desde 2004, en que abandonó su cargo de secretaria general del Ministerio de Agricultura, hasta febrero de 2012, cuando fue llamada de nuevo por el también repuesto ministro Miguel Arias Cañete. Dentro del mismo Grupo fue consejera de Fertial SPA, la filial argelina de Fertiberia.

La ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, en una imagen de archivo. / Efe
La ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, en una imagen de archivo. / Efe

La actual ministra de Agricultura --sustituyó a Arias Cañete en abril de 2014, cuando éste encabezó la lista del PP a las elecciones al Parlamento Europeo-- entró en ese ministerio en 1996 como asesora de Loyola de Palacio y ocupó altos cargos en el departamento hasta 2004, en que el PP perdió las elecciones. Entonces se afilió al partido y obtuvo un puesto directivo en la división química y de fertilizantes de Grupo Villar Mir. Aunque se trata de un caso muy relevante de circulación giratoria entre la administración pública y los intereses privados –en 2004 ni siquiera esperó los dos años de rigor para incorporarse a una empresa del sector--, la dirección del partido cuenta con ella en la lista de Valladolid al Congreso.

Para evitar que Tejerina –la ministra más rica del Gobierno, con un patrimonio declarado de 2.775.989 euros-- se pille los dedos en la puerta giratoria o pise una piel de plátano colocada por algún adversario, el presidente Rajoy dispuso el 3 de noviembre pasado que la sustituya el titular de Sanidad, Alfonso Alonso, en la aprobación de la orden ministerial que modifica varios anexos del decreto de fertilizantes de junio de 2013. La ministra dejó Fertiberia y Fertial en febrero de 2012, por lo que no incurriría en conflicto de intereses, ya que la ley del ejercicio del alto cargo, de marzo pasado, exige una abstención de dos años en las decisiones que afecten a las empresas a las que han estado vinculados antes del nombramiento. Pero el notable afán de limpieza de última hora supera la letra de la norma.

El tráfico de la puerta giratoria entre lo público y lo privado fue tan intenso al comienzo de la legislatura que la entonces diputada de Izquierda Plural, Laia Ortiz, se interesó por la materia y descubrió que cinco de los 13 ministros de Rajoy sumaban doce abstenciones en el Consejo de Ministros por decisiones relacionadas con sus antiguas empresas. Los abstencionistas más frecuentes eran Morenés, De Guindos, Arias Cañete, José Manuel Soria y la propia vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría en relación con los intereses profesionales de su marido. El PSOE también se interesó por el asunto, pero el Gobierno apeló al secreto del Consejo de Ministros para no desvelar las decisiones que podían dar lugar a supuestas prevaricaciones, tráfico de influencias o, para ser más finos, “conflicto de intereses”.