Garzón se queda solo defendiendo la República Federal frente a la corrupción monárquica

3
De Izquierda a derecha, Iñigo Errejon (Podemos), Andres Herzog (UPyD), Montse Surroca (Unió) , Miguel Puig (Democràcia i Llibertat), Pablo Casado (PP) , Antonio Hernando(PSOE), Alberto Garzon (Unidad Popular-Izquierda Unida) , Aitor Esteban(PNV) y Marta Rivera (Ciudadanos), ayer, durante el debate electoral celebrado en RTVE. / Kiko Huesca (Efe)
De Izquierda a derecha, Iñigo Errejon (Podemos), Andres Herzog (UPyD), Montse Surroca (Unió) , Miguel Puig (Democràcia i Llibertat), Pablo Casado (PP) , Antonio Hernando(PSOE), Alberto Garzon (Unidad Popular-Izquierda Unida) , Aitor Esteban(PNV) y Marta Rivera (Ciudadanos), ayer, durante el debate electoral celebrado en RTVE. / Kiko Huesca (Efe)

El candidato de Unidad Popular-Izquierda Unida (UP-IU) a la jefatura del Gobierno, Alberto Garzón, fue el único que propuso la democratización de la jefatura del Estado, apostó por la República Federal y recordó que la Monarquía ha sido parte de la corrupción en este país, durante el debate a ocho que ofreció anoche TVE (ver video íntegro abajo) y en el que el representante del PSOE, Antonio Hernando, fue víctima de un corte de sonido precisamente cuando hablaba del dúo Bárcenas-Rajoy sobre corrupción. El portavoz del PNV, Aitor Esteban, destacó por ofrecer el modelo social vasco y de gestión gubernamental al resto del Estado. "Ningún miembro del PNV ha sido condenado por corrupción", recordó. El representante de Convergencia, Miquel Puig, se agarró al sistema vasco como a un clavo ardiendo, sin renunciar al soberanismo.

La mayor exageración del debate la protagonizó la representante de Ciudadanos (C,s) cuando defendió como gran novedad contra la violencia de género, una lacra de nuestra sociedad, la igualdad de las penas contra las mujeres y los hombres maltratadores. "Es tan grave --dijo-- que un niño vea al padre matar a la madre que a la madre matar al padre". Hernando, del PSOE, le contestó que "no ha entendido nada". Garzón, de UP-IU, le recordó las raíces patriarcales de la violencia machista y sólo Andrés Herzog, de UPyD, defendió esa equiparación penal que, de hecho, no es novedosa, pues ya la defendió Rosa Díez en el Congreso en la legislatura pasada. Por lo demás, la principal aportación de C's fue el anuncio de que han eliminado "el copago" de su programa. Hernando no se lo creyó y le mostró una hoja del programa en la que corrigen el propio programa a propósito del nombramiento del Fiscal General del Estado: "en un lado dicen que lo nombra el Gobierno y en otro el Parlamento", apuntó el socialista.

Publicidad

El momento más tenso del debate se produjo cuando Garzón, que apostó, junto con el representante de Podemos, Iñigo Errejón, por abrir un proceso constituyente tras el 20D en el que los ciudadanos puedan decidir sobre República o Monarquía, señaló que el anterior jefe del Estado, el rey Juan Carlos I de Borbón, se ha visto afectado por la corrupción. Ningún contrincante se atrevió a negarlo. Sólo Pablo Casado, del PP, le replicó que "es inapropiado decir que la monarquía es corrupta". Garzón alcanzó a contestar: "Urdangarín". Rivera, de C's, consideró que los españoles ya decidieron en 1978 entre Monarquía y República en el referendo de la Constitución, pero Garzón recordó que entonces se "votó entre democracia y monarquía".

La corrupción, segundo problema, tras el paro, la pobreza y la desigualdad, dio bastante de sí y colocó a la defensiva al representante del PP, quien, contó, además, con la ayuda de que cuando el del PSOE hablaba del binomio Bárcenas-Rajoy para demostrar la complicidad del presidente del Gobierno y del partido con las prácticas corruptas y los donativos empresariales a cambio de contratas, se cortó el sonido. En el minuto final, Hernando pidió el voto para echar a Rajoy y acabar con la corrupción y el desmantelamiento de los derechos y los servicios sociales.

En esta materia, el PSOE recibió el apoyo cargado de reproches de Errejón y también de Garzón. Ambos coincidieron en la necesidad de blindar los derechos sociales en la Constitución y ambos también se mostraron contundentes. El primero citó como fuente de autoridad a Jordi Pujol (sobre las ramas y el árbol) para denunciar que las instituciones han caído en manos de "una banda de mafiosos". Y el segundo a los políticos al servicio de la banca y las grandes empresas. "Los que mandan no se presentan a las elecciones, pero si Florentino Pérez (presidente de ACS y del Real Madrid) hubiera querido nos habríamos ahorrado un intermediario". Herzóg, aprovechó la oportunidad para recordar que UPyD es la única fuerza que ha ido a los tribunales contra la corrupción, pero Garzón le corrigió, pues IU también se ha personado en numerosas causas.

Sobre el desempleo, todos menos el PP apostaron por el cambio del modelo productivo. Rivera y Herzog defendieron el "contrato único". En este punto --y también en la defensa del autogobierno de las naciones vasca y catalana-- brilló especialmente Esteban. Por cierto, que del debate "más plural", de hora y media de duración, fue excluido EH-Bildu, que sacó 7 diputados la legislatura pasada con la marca Amaiur. Esteban aportó el ejemplo vasco de formación profesional dual, reclamó más investigación e innovación y, como dato de buen gobierno, aseguró que en Euskadi se ha suprimido el copago y se devolverá el dinero.

Sobre el modelo territorial del Estado español, Esteban y Puig coincidieron en que las naciones vasca y catalana reclaman una relación bilateral con el Ejecutivo central. El vasco aportó porcentajes del modelo financiero que demuestran que el cupo vasco no es insolidario precisamente, pero funciona mejor porque se administra con mayor eficacia y transparencia. Puig afirmó que es el que quería Cataluña y la negativa de Madrid les ha llevado a la vía soberanista, aunque, mientras tanto "pueden contar con nosotros”. “Pues haberlo adoptado”, le dijo Esteban. “Yo no estaba en 1978”, le contestó Puig. Errejón se mostró convencido de que tarde o temprano “los catalanes votarán sobre su futuro” y dijo: “Para que se queden debemos conseguir que España sea atractiva y no un pozo de corrupción”. La representante de Unió, Monserrat Surroca, defendió el diálogo entre Cataluña y Madrid.

Los dos representantes nacionalistas se mostraron expectantes ante la nueva etapa de reforma constitucional. Sin embargo, Casado, del PP, rechazó el cambio constitucional con la falacia argumental de que "somos los únicos que defendemos la Constitución". Poco más de sí dio la rueda de exposiciones y reproches, salvo el minuto final para reclamar el voto, en el que la representante de C's, con una mezcla de pastelería y cosmética para agradar al personal, dibujó el país maravilloso que “puede ser España”.

CorteCiudadanaTV (YouTube)
3 Comments
  1. LuisZ says

    habría que rectificar que entonces se votó entre «democracia y dictadura» no entre «democracia y monarquía» como dice el autor. Saludos

  2. Piedra says

    En efecto, LuisZ, entre democracia «con monarquía», que fue el trágala para legalizar al PCE, o continuidad del régimen dictatorial con un lavado de cara, como proponía Fraga. Pero eso no lo dice el autor, que se limita a poner textualmente lo que dijo Garzón.

Leave A Reply

Your email address will not be published.