La Marea Granate protesta en decenas de ciudades para denunciar el 'voto robado'

Marea_europa
Españoles residentes en París apoyando la convocatoria realizada por la Marea Granate para denunciar el ‘voto robado’. / Marea Granate

Como ya hicieran en anteriores convocatorias electorales, la Marea Granate ha salido a las calle de decenas de ciudades en todo el mundo para denunciar las dificultades que tienen los emigrantes españoles para votar. Hasta en 16 ciudades entre las que destacan París, Estrasburgo, Nueva York, Bruselas, Dublín, Stutgartt, Boston, Londres o Montevideo se celebraron ayer estas concentraciones. También en Madrid hubo protesta de este movimiento, aprovechando las acciones convocadas en la capital contra las leyes mordaza. Durante los próximos días también están previstas protestas en Lima, Lisboa o Viena. Con los lemas ‘sin voz ni voto’ o ‘voto rogado, voto robado’, este movimiento continúa su campaña de denuncia contra la ley electoral que impide a un inmenso porcentaje de españoles en el exterior ejercer su derecho a voto. Las manifestaciones se complementan con otras acciones como la iniciativa ‘Rescata mi voto’, consistente en poner en contacto a abstencionistas que residen en España con emigrantes que no pueden votar. Ya hay casi 2.000 votos ‘rescatados’ gracias a esta herramienta.

Publicidad

Anuncio

En Estrasburgo la concentración tuvo lugar ante la sede del Parlamento Europeo. Olalla Pastor Del Valle es una joven de 26 que lleva en la ciudad siete años. Explica a cuartopoder.es que no han sido muchos en la concentración porque además coinciden en fechas en las que algunas personas comienzan a volverse a España. Destaca el interés que hay en Francia por las elecciones del 20 de diciembre y que su acción ha ido a cubrirla una radio local. “Siempre ha habido atracción hacia el tema de los indignados y ahora les impresiona mucho el tema del voto”, comenta. Pastor señala que en Francia los emigrantes tienen un sistema bastante más sencillo que el nuestro.

ticketea

De momento esta joven parece que va a poder votar, ya que está en el censo permanente y le han enviado ya la carta. “Puedo votar en el consulado pero sólo abre de las 9 a las 18.00 horas, por lo que seguramente tenga que pedir una tarde en el trabajo, algo que no me hace mucha gracia porque significa quitarlo de mis vacaciones”, explica. Ella, sin embargo, se quedó hace 4 años sin votar. Sobre casos cercanos, destaca el de un chico que acaba de llegar de Toledo a Estrasburgo y ha utilizado la plataforma Rescata mi voto. Ya ha conseguido una persona que va a votar por él.

La emigrante comenta que cada vez son más españoles por la zona. “Siguen llegando y la gente viene mucho más cabreada”. Habla incluso de ciertas reticencias de corte racista en algunos lugares de Francia. “Venimos a trabajar de lo que sea a pesar de las carreras que tengamos. Saben que aceptamos cualquier sueldo y trabajo. Pero hay mucha indignación y sentimiento de frustración”, explica. De todos modos, añade a ello un sentimiento de esperanza. “Creo que por una vez en la vida nos empiezan a tener miedo”, afirma.

Marea_voto_robado
Protesta en Estrasburgo ante la sede del Parlamento Europeo. / Marea Granate

David Villena Martínez, de 28 años, es residente en la ciudad alemana de Dusseldorf. Allí la Marea Granate se organiza en un nodo que abarca todo el Estado federal de Renania del Norte-Westfalia. “Tenemos que hacerlo todo pensando en la gente que tiene que venir desde otras ciudades a Dusseldorf”, señala indicando que esa es la razón de hacer la concentración a las 13:30, para que diera más tiempo. La asistencia ha sido de cerca de 30 personas, a pesar de la lluvia. Ya en mayo contaron con una asistencia similar.

Su caso particular es también una especie de ‘odisea’, según comenta. Tuvo que mandar la solicitud por correo certificado ya que no le funcionó hacerlo por internet. Señala que se ha tenido que gastar dinero y que las papeletas le llegaron in extremis el viernes. Por ello, le toca ir al consulado a entregar el voto mañana. “El sistema es un desastre, un cachondeo”, recalca mientras también indica las dificultades que tienen con el servicio postal alemán. Respecto a casos cercanos, destaca varias personas que no van a poder votar u otra a la que no la ha llegado la papeleta de IU. Por otra parte, en ciudades como Bristol se ha hecho una representación escenificando los problemas que sufren los emigrantes a la hora de votar.

La Marea Granate ha realizado cinco peticiones muy concretas a los partidos políticos: garantizar el derecho al voto desde el exterior; cobertura sanitaria universal y convenios con los sistemas de seguridad social de otros países, inversión social para evitar la emigración y políticas de retorno, justicia fiscal para emigrantes y personas retornadas y cumplimiento estricto de los DDHH en las fronteras.

Marea_elecciones
Concentración ante el consulado español de Dusseldorf. / Marea Granate
Marea_boston
Concentración celebrada en Boston. / Marea Granate
Marea_concentraciones
Con el lema ‘voto rogado, voto robado’ se han manifestado los emigrantes en Stuttgart. / Marea Granate
Marea_ny
Concentración en Nueva York. / Marea Granate
Marea_montevideo
Protesta en la puerta de la Embajada española de Montevideo. / Marea Granate

Publicidad