Movimientos sociales abren una web para denunciar irregularidades electorales

cartel_vigila_20D
Uno de los carteles difundidos por la web. / Vigila 20D (Facebook)

‘Vigila 20D’ es el nombre de la web lanzada por activistas de movimientos sociales para informar de las posibles irregularidades que se produzcan durante la jornada electoral de mañana. Para ello han habilitado un formulario online que, explican, garantiza la privacidad. También animan a comentar estas irregularidades en las redes sociales con la etiqueta #Vigila20D. Los datos recopilados durante el día serán trasladados a una base de datos y un mapa online localizando dichas denuncias que se publicarán a lo largo del día. “La ciudadanía debe tener vías sencillas, independientes e inmediatas de informar sobre incidencias electorales, que queden registradas y accesibles. Aún más importante puede ser el efecto disuasorio frente al fraude electoral que aportan medidas de transparencia como ésta”, señala la plataforma. Por su parte, desde el Partido X, que no se presenta en estos comicios, han denunciado que el voto secreto no está garantizado y animan también a combatir las posibles irregularidades.

Publicidad

La iniciativa está abierta a cualquier persona que desee colaborar y también se anima a los apoderados, interventores o presidentes de mesa electoral a participar más allá de los mecanismos oficiales dispuestos por la Junta Electoral. Desde Vigila20D consideran que este es un sistema complementario, no sustitutivo. Eso sí, afirman que “el sistema actual adolece de trabas burocráticas que hacen más difícil tanto comunicar una incidencia como obtener datos de ellas”. Esas son las razones de la iniciativa.

Entre las irregularidades más comunes que pueden surgir, según la plataforma, se encuentran cuatro. En primer lugar la ocultación o eliminación de papeletas. “Se suele coger un taco de papeletas para tapar el de otra”, explican. Otra es la presencia de propaganda electoral en los colegios. “Los únicos logotipos permitidos son los de interventores/as y apoderados/as que llevan para identificarse como tales”, recuerdan. “Suelen aparecer, sin embargo, bolsas de bocadillos innecesariamente grandes con logotipos, que terminan alrededor de todo el espacio, o carpetas con logotipos donde guardan el censo, que se pasan todo el día sobre las mesas electorales”, añaden al respecto. La tercera irregularidad común sería la obstrucción de cabinas o listas de censo. “Puede haber gente que se pase demasiado tiempo dentro, o que entre y salga varias veces con el objetivo de generar colas y tiempos de espera que desincentiven votar”, señalan. Por último, los sobres con papeletas dentro. “Si alguien no lo detecta e introduce una papeleta de otro partido, su voto resultará nulo. Si las papeletas coinciden, el voto es válido, pues se sobrentiende la intención”, afirman.

Logo_vigila
Logotipo de la iniciativa. / Vigila 20D (Facebook)

Por su parte, el Partido X ha denunciado que las elecciones están marcadas “por graves irregularidades impropias de una democracia”. Se refieren a las garantías de que el voto es secreto y no condicionado. Señalan que estas deficiencias han sido verificadas por los observadores internacionales de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) y que se producen en cuatro ámbitos. En primer lugar, destacan que “los partidos políticos y Administración conocen y pueden conservar los datos de las personas que han acudido o no a votar el día de las elecciones”. Apuntan que las listas del censo de votantes “podrían usarse, en el menos malo de los casos, para técnicas de marketing electoral individualizadas, y en el peor, para la localización y el acoso de personas. Añaden que no existe norma legal que obligue a su destrucción tras las elecciones ya que la Agencia Española de Protección de Datos no tiene competencia legal sobre datos electorales. En cualquier caso este organismo emitió un informe en 2014 afirmando que estas listas deberían ser destruidas por los partidos al terminar la campaña.

Alerta también este partido que el voto secreto no está garantizado en los colegios electorales debido a fallos en las cabinas. “El uso de las cabinas en los colegios electorales el día de la votación es indispensable en cualquier democracia para garantizar que el voto sea secreto”, afirman. En España no es obligatorio y para el Partido X se desincentiva su uso debido, por ejemplo, “al reducido número de cabinas y su deficiente estado; a que no están debidamente provistas de las papeletas de voto de todas las candidaturas o a que no se colocan las mesas con las papeletas junto a las cabinas tal y como regula la normativa; y a que, en numerosas ocasiones, las papeletas de voto a ciertos partidos se encuentran todavía dentro de sus embalajes y colocadas en el suelo”. Hacen un llamamiento a denunciar estos posibles defectos para que se respete la privacidad.

Por último, critican también “la perjudicial costumbre en todos los grandes partidos del envío de papeletas en sobres preparados”. Consideran que con estas campañas se propicia el voto preparado “de casa” y, por lo tanto, las adulteraciones del voto conocidas como el “voto familiar” y el “acarreo de votos y votantes”. Además, resaltan el hecho de que las papeletas son destruidas la misma noche electoral por lo que no existiría posibilidad de verificación de los resultados. Se apoyan en algunos presenciados in situ en otros procesos o en otros de los que tuvo constancia la Junta Electoral Central en las elecciones andaluzas. “Las Juntas Electorales Provinciales dan como definitivos los datos provisionales recogidos la noche electoral una vez pasados tres días. Datos que recoge una empresa privada contratada por el Ministerio del Interior y que, como se comprobó en las pasadas elecciones municipales, no cuadraban con las actas electorales. A pesar de estos precedentes no se comprueba, tal y como obliga la ley, si estos datos coinciden con las actas de escrutinio que les envían las mesas electorales desde sus colegios, denuncian.

Este tipo de denuncias se suman a las ya realizadas por la Marea Granate sobre el voto exterior. Este movimiento lleva protestando durante varios años por las trabas burocráticas que dificultan gravemente que cerca de 2 millones de emigrantes españoles puedan ejercer su derecho a voto. Su iniciativa Rescata Mi Voto, que pone en contacto a abstencionistas para que cedan su voto a emigrantes que no han podido ejercer su derecho, lleva ya más de 3.200 votos “rescatados”. Precisamente ayer la Junta Electoral Central decidió ampliar el plazo de votación, instando a los consulados y embajadas a que abrieran también durante hoy y mañana por las dificultades denunciadas.