El debate sobre el futuro de IU genera posiciones encontradas en el seno de la organización

13
cayolaraagwillymeyer24may2015
Cayo Lara junto a Alberto Garzón, Willy Meyer y otros dirigentes de IU en la noche electoral del 24 de mayo, tras las elecciones autonómicas y municipales, en la sede federal. / Efe

El debate sobre el futuro de la propia organización está abierto, de nuevo, en IU. La respuesta de Alberto Garzón a un artículo del diario El País publicado el pasado viernes en el que se afirmaba que el propio Garzón quería formar un nuevo partido ha generado revuelo en las filas de la coalición izquierdista. Garzón respondió que hay que repensar IU, así como el espacio de la izquierda, manteniendo los valores del anticapitalismo, feminismo y ecologismo. Esta polémica llega tras unos malos resultados electorales de Unidad Popular-IU, la candidatura encabezada por Garzón, que sólo ha conseguido dos diputados en el Congreso. Además, Podemos ha irrumpido con mucha fuerza en el Parlamento, lo que le ha convertido en el protagonista político a la izquierda del PSOE. Desde IU plantean diferentes posibilidades para el futuro tanto de la coalición como del espectro de la izquierda. Las redes sociales confirman estos días que el debate es también muy intenso entre los militantes y simpatizantes de IU.

Enrique Santiago es integrante de la Ejecutiva Federal y era el número 3 en la candidatura de Unidad Popular por Madrid. Siempre ha sido uno de los dirigentes partidarios de buscar una convergencia política y social con el resto de la izquierda desde que IU acordara en su IX Asamblea Federal, en el año 2008, trabajar por la refundación de la izquierda. Santiago recuerda a cuartopoder.es: "IU ha aprobado en dos asambleas el avanzar a un proceso de refundación, no sólo de IU, sino de toda la izquierda, y contribuir a la reconfiguración de la izquierda de todo el Estado". Para este dirigente, "ese proceso está hoy más que avanzado, pero no gracias a IU". "No hemos sabido estar a la altura de las circunstancias", reflexiona. Santiago, de cara al futuro, plantea: "Es obvio que tenemos esta tarea por hacer y después de este proceso electoral, donde se ha ensanchado el ámbito de la izquierda alternativa con la creación de nuevas candidaturas de unidad popular, tenemos que recoger esos esfuerzos, esas personas y esas organizaciones que se han sumado". "Hay que reconfigurar la izquierda transformadora de este país para sumarse al proceso de cambio, el momento de IU era hace unos años, pero ahora sería una tragedia que perdiéramos la tercera oportunidad", sentencia el que fue candidato por Madrid en las pasadas elecciones generales.

Publicidad

Una postura diferente defiende Gaspar Llamazares. El ex coordinador federal y actual coportavoz de Izquierda Abierta cree que no es el momento de pensar en el futuro, sino en el presente. "Me parece que en la coyuntura actual, después de las elecciones y en una situación de campaña electoral ante la más que probable repetición de las mismas, lo que hay que hacer es actuar. Lo más importante es acción y claridad, y para esto tiene que haber unidad interna y no debates sobre el futuro", analiza el dirigente asturiano, que prosigue: "De esto tendría que ser consciente IU, que si bien ha salvado los muebles en las elecciones, sus votos son ahora el más oscuro objeto de deseo, no hay más que ver las declaraciones de algunos de Podemos que echan las cuentas de lo que no han tenido por culpa de la no subordinación de IU". Llamazares, cuando fue candidato a la presidencia del Gobierno en el 2007, obtuvo unos resultados parecidos a los de Garzón y recuerda: "En esta ocasión, nadie de la organización, ni aquellos que han sido excluidos, han pedido responsabilidades, por lo que se debería tender la mano y ponernos a hacer política con unidad". "Llevamos demasiado tiempo refundándonos y mimetizándonos con Podemos, creo que deberíamos seguir con el proceso de Unidad Popular, abriéndonos más a la sociedad y pensar en las próximas y cercanas elecciones", considera el dirigente de Izquierda Abierta.

Una visión antagónica tiene el que fuera dirigente de IU, teórico y colaborador de este medio, Manolo Monereo. Cercano al excoordinador federal Julio Anguita, cree que hay que crear otra fuerza política que supere a IU. "IU se ha convertido en un partido regional, con algún peso político en Madrid y en Andalucía, y en el resto es algo residual. Por eso, puede sufrir una involución ideológica hacia lo peor de nuestra tradición. Yo creo que hay que ir hacia una nueva formación política de la izquierda", explica el teórico, que añade: "Se tendría que haber hecho ya, no se ha hecho porque el aparato no lo ha permitido y ahora es mucho más difícil, porque no es lo mismo hacerlo desde la fortaleza que desde la debilidad y el fracaso electoral". A Alberto Garzón le advierte que "IU se la va a jugar de cara al futuro" y le desea "éxito", aunque es "muy escéptico por el peso enorme del aparato del PCE y de IU". Monereo expresas sus dudas respecto a "la refundación de IU, que, dice, "es la historia de nunca acabar". "Por eso hay que ir a la fundación de otra fuerza política. Hace falta una constituyente de la izquierda en este país", analiza el ex dirigente de IU, que cree que esa nueva fuerza "se debería intentar hacer en unión a Podemos y, si no es posible, que esté abierta al entendimiento de las dos formaciones".

Un dirigente histórico de IU y del PCE, Willy Meyer, próximo al actual coordinador federal, Cayo Lara, relata a cuartopoder.es: "Mi opinión es que deberíamos darnos cuenta de que somos una fuerza política anticapitalista que está sujeta a la maldición del sistema, de los medios de comunicación y de la ley electoral, que no nos permite subir en términos electorales", describe el que fuera eurodiputado. "Creo que no hemos entendido que la disputa por el socialismo no se debe dar únicamente en el ámbito electoral. Ese es un problema que debemos resolver, porque el adversario es muy poderoso. Hay que disputar la batalla en el ámbito de la lucha de clases, los 365 días del año, donde esté el conflicto social", relata. "Si somos capaces de cambiar esto, tendremos mucho terreno ganado", prosigue Meyer, que considera que ahora es el momento de "un debate muy abierto en el que los afiliados decidan el futuro de IU, bien una IU nueva, bien una IU cambiada o una convergencia con otras maneras de entender la política".

Otra opinión tiene Ramón Luque, el secretario de Política Electoral de IU Federal. Luque abandonó, junto con otras personas, el equipo de campaña de Garzón por diferencias con respecto a la convergencia en Cataluña. Defendía el modelo de En Comú Podem, donde finalmente se integró EUiA, la marca catalana de IU. Para Luque el debate no debe encaminarse hacia refundar IU, "ese momento pasó, los trenes de la historia pasan y se pierden". "Si se hubiera refundado IU, ahora sería protagonista de un tiempo nuevo como el que está sucediendo, pero eso ya no va a ser así, ahora el debate es sobre cómo repensar la izquierda, o cómo refundar IU, o cómo confluir con Podemos, o cómo confrontar con Podemos... Depende para quién", declara el dirigente catalán, que tiene claro su posicionamiento: "La tarea es muy sencilla, debemos ser una izquierda que comprenda que la sociedad ha cambiado tan radicalmente que nos ha cambiado a nosotros también. Si no entendemos la sociedad en la que vivimos, estaremos fuera de ese marco". "Podemos vino para quedarse, muchos lo dijimos hace tiempo, y no sólo eso, va a ser un protagonista decisivo. Ese es un hándicap que no hubiera tenido IU si hubiera hecho la refundación en su momento", añade Luque, que considera que los nuevos sujetos políticos serán "estructuras muy plurales, encuentros de culturas políticas muy diferentes, como en Galicia o en Cataluña, pero con rasgos comunes, como es el protagonismo de la gente y no de aquellos que creen que saben lo que la gente necesita".  A Garzón le augura una importante tarea: "Alberto tiene que decidir si protagoniza un instrumento nuevo para un momento nuevo o no". Luque, además, está convencido de que hay que apostar por una confluencia con Podemos: "Dicen que Galicia y Cataluña son el camino, pues que nos pregunten qué hemos hecho".

13 Comments
  1. LINABORDA says

    Como militante de IU y del PCE estoy mas de acuerdo co Wully Meyer en las causa que nos ha llevado a esta situación, que no otra que nuestra adaptación al sistema a partir de la transición, debido a lo que yo llamo el dulce encanto de la burguesía. La solución pasa por retomar nuestra conciencia revolucionaria, depertar el sindicalismo combatiente y salir a la calle sin miedo, con nuestros símbolos de siempre, sabiendo que la razón está de nuestra parte. Y todos somos necesarios, pero al que le guste más otra opcion, puente de plata.

  2. José Rojas Lanzarote says

    Creo que todos los dirigentes deberían poner sus cargos encima de la Mesa y que se cree una Gran Conferencia de la Izquierda y que dejen también encima de la Mesa TODAS LAS SIGLAS Y ADMITIR A CUANTOS NO ENTRAMOS EN POLÍTICA Y SI QUEREMOS ESTAR LOS REPUBLICANOS, LOS ROJOS Y LOS ANARQUISTAS Y SI NO ECHEN UNA OJEADA A LO QUE PASÓ EN EL 36, ELECCIONES DE FEBRERO, QUE UN MES ANTES SE FUNDO EL «FRENTE POPULAR» Y CONCURRIÓ A ESAS GENERALES Y GANÓ A LA DERECHA DE GIL ROBLES LA «CEDA», DE DERECHAS Y FASCISTAS. Debemos de echar una mirada a ese «Frente Popular» y repensar que tenemos que hacer todos los que seamos de Izquierdas y nos sintamos republicanos. Salud y República.

  3. José Rojas Lanzarote says

    Porque no admitieron mi comentario anterior, diciéndome que el comentario ya lo había enviado y por lo tanto esta copiado. No esta copiado y ustedes lo saben. Espero que esto lo publiquen y mi anterior comentario sea repuesto. SALUD Y REPÚBLICA.

  4. José Rojas Lanzarote says

    GRACIAS, por hacer aparecer mis dos comentarios. Gracias y a seguir.

  5. Xuan says

    El problema del viejo aparato representado por fósiles como Meyer o Llamazares es que piensan que «Humildad» es una pintora alemana y «Autocrítica» una cantante griega y claro, así es imposible. «Ámbito de la lucha de clases», dicen los que llevan décadas en la poltrona y vendiendo la organización al PSOE… Lo tomaría por un insulto si no tuviera incluso gracia.

  6. tsvietaieva says

    La lucha de clases de Meyer cual es?

    la del fondo de pensiones en una sicav de luxemburgo

  7. FranciscoJesús says

    Mientras no se quiten las circunscripciones electorales provinciales, no hay nada que hacer. Cuando eso cambie que lo veo casi imposible, entonces se podrá trabajar en condiciones de igualdad con otras fuerzas políticas. Circunscripción única. Una persona un voto. Lo demás es agotarse en un debate del que partimos en desventaja. Basta de pajas mentales entre nosotros, que lo único que hacen es dividirnos.

  8. Selito says

    Perdón, pero la circunscrioción única y el D’hont tambien afectan a Podemos y a C’s por igual y ahí están sus resultados.
    Buscar culpas y culpables siempre ayuda a dormir algo menos mal, pero poco ayuda a avanzar.
    El que quiere que IU se extinga que defienda seguir como si nada.
    A este paso, los dos históricos partidos de izquierdas, PSOE (lo de izquierdas es un decir, a estas alturas) e IU van a acabar haciendo bueno al PASOK y muy feliz a Iglesias, pero oye, cada cual es libre de suicidarse cómo quiere minetras no manche a los demás.

  9. Rosalía says

    Hace demasiado tiempo que andamos enredados y prisioneros de las palabras. Se habla mucho y se dan muchas vueltas para o no decir nada o expresar un mensaje confuso, difícil de entender y, por tanto, de apoyar o contradecir.
    Intentaré no caer en esos mismos vicios que estoy criticando.
    Para que varias fuerzas se unan en torno a un proyecto es necesario que:
    1) Dichas fuerzas se dirijan hacia los mismos objetivos. Lo cual no quiere decir que estén de acuerdo al 100% en todo, pero si ponerse de acuerdo en un programa común democráticamente aprobado por sus bases
    2)Es imprescindible que exista respetuo mutuo.
    3) Es difícil que las condiciones para una unidad que merezca la pena pueda darse enzarzados en procesos electorales donde se compite.
    4) El respeto antes señalado se basa fundamentalmente en no querer hacer desaparecer del mapa a las fuerzas con las que se pretende hacer la unidad. Por supuesto en no tener enemistad profunda y manifiesta con las ideologías de aquellas personas con las que se quiere uno unir.
    5) Las unidades que merezcan la pena llevan su tiempo. No se pueden hacer en dos días. Y es muy conveniente que los sujetos que se unen se hayan encontrado antes en la unidad de acción, en las movilizaciones, en las huelgas, en los movimientos sociales…
    Si estoy diciendo todo esto es porque creo que ninguna de estas condiciones se han dado para que IU y Podemos se pudieran haber unido.
    El irrespeto ha sido patente.
    La OTAN, la REPÚBLICA, el PROCESO CONSTITUYENTE (no una mera reforma constitucional), LA CONCEPCIÓN SOBRE EUROPA Y EL EURO, por poner solo cuatro ejemplos, son temas en los que hay grandes diferencias sino profundas divergencias entre ambas fuerzas políticas.
    Las confluencias que se han dado entre IU y PODEMOS en Galicia y Cataluña no son precisamente ejemplos de participación democráticas de las bases. Invito a estudiar a fondo estos procesos a toda persona interesada en la búsqueda de la verdad y no en creer la propaganda (propia o ajena)
    Estoy convencida que las unidades que ser forman de esta manera pueden tener éxitos de momento. Pero serán incapaces de permanecer unidas fuerzas tan heterogéneas que lo que van buscando es que no la desplacen y tener un lugar en la foto.
    Para cambiar nuestro país, para una política verdaderamente transformadora se necesita una unidad más sólida que se haya forjado en la pelea, en la briega. Pido disculpas por la extensión.

  10. Guillermo says

    Altura de miras o menos orgullo y mas realismo. Con un 3,67% de los votos no se tiene ninguna capacidad para aplicar políticas de izquierda y menos cambiar España. Importa poco el sistema electoral, simplemente es que 3,67% es muy poco. Con un 24% , ya se pueden hacer más cosas, pero tampoco es suficiente si tus adversarios suman un 40%. Así que la cosa esta muy clara, creo. Los ciudadanos de este país necesitan ayuda ahora. No de aquí 1 año o 4. Si IU todavía se está refundando es que no sabe para quien trabaja. Y eso es muy grave a estas alturas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.