Alud de críticas internas y externas a Pedro Sánchez por ceder senadores a ERC y DL

0
Europa Press (YouTube)
Actualización de las 21:55 con nueva información

La decisión de la dirección del PSOE que encabeza Pedro Sánchez de ceder dos senadores a ERC y otros dos a Democracia y Libertad (antigua CDC) ha provocado un alud de críticas tanto desde dentro como desde fuera del PSOE. En el ámbito interno han destacado las de los presidentes de Extremadura, Guillermo Fernández Vara; Aragón, Javier Lambán, y Comunidad Valenciana, Ximo Puig; desde fuera, las de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, o  el número dos de Podemos, Íñigo Errejón.

Fernández Vara ha manifestado que la decisión de la dirección de su partido es "inexplicable" porque son dos formaciones que "trabajan para irse de España". "Tengo muy claro que en política, aunque las cosas sean difíciles de explicar, si se explican se pueden entender, y luego hay cosas que son inexplicables y yo esto no lo entiendo", ha señalado el presidente extremeño durante la rueda de prensa que ha dado en Mérida.

En la misma línea, el aragonés Lambán ha considerado "indeseable cualquier tipo de colaboración con grupos independentistas", y el valenciano Puig ha estimado que "no deja de ser una situación de cierta anomalía".

Otros dirigentes de su partido, sin embargo, han justificado la decisión. El portavoz socialista en el Senado, Oscar López, ha asegurado que no "hay ningún pacto" y que se trata de una mera cortesía parlamentaria. En esta misma idea ha insistido el senador por Baleares Frances Antich, quien ha dicho entender las críticas de dentro de fuera de su partido porque "la gente ha votado que se hable".

 La decisión de la Ejecutiva socialista ha sido duramente criticada por la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros la ha calificado de "incomprensible" y se ha preguntado qué más está dispuesto a ceder Pedro Sánchez "para conseguir lo que no le han dado los votos" y llegar a La Moncloa.

Desde los partidos emergentes se han pronunciado con especial dureza Errejón, para quien la cesión demuestra que los socialistas "se sienten cómodos con el enfrentamiento" territorial catalán, y Colau, quien "decepcionada" y "atónita", ha subrayado el doble rasero del PSOE, que  niega a las confluencias grupos diferenciados en el Congreso miemtras facilita que la nueva marca de CDC lo tenga en el Senado. También ha dado a entender que la política de pactos del Partido Socialista tanto en el Congreso, con PP y C's, como en el Senado aleja la posibilidad de un pacto de izquierdas.

Igualmente se ha mostrado crítico el futuro secretario general del Grupo de Ciudadanos en el Congreso, Miguel Gutiérrez. "No sé si llamarlo fraude de ley, pero si no lo es, se acerca mucho", ha declarado en rueda de prensa.

Leave A Reply

Your email address will not be published.