PSOE y Podemos coinciden en gran parte de las medidas presentadas en el Congreso

PSOE_Podemos
Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, junto a Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, durante el debate a cuatro emitido por Atresmedia el día 7 de diciembre. / Ballesteros (Efe)

La oferta realizada ayer por Pablo Iglesias al PSOE de Pedro Sánchez y a IU-UP para formar Gobierno conllevará una serie de negociaciones que a priori no parecen sencillas. Aunque ayer el secretario general de los socialistas dejó abierta la puerta a estudiar esta posibilidad, lo cierto es que las relaciones entre su partido y Podemos no han sido cercanas desde el nacimiento de la formación morada y especialmente durante la última campaña electoral. La renuncia de Mariano Rajoy a someterse a la investidura en el plazo previsto podría acelerar aún más las conversaciones que empezarán a producirse este fin de semana ya entre ambos líderes, que según informaron desde Podemos, charlarán telefónicamente. Sin embargo, muchas medidas programáticas unen en estos momentos a ambos partidos. Así lo indican las propuestas presentadas por los dos durante los primeros días desde la constitución del nuevo Congreso de los Diputados. Gran parte de ellas son, con matices, coincidentes o parecidas en sus planteamientos. El principal punto de desencuentro puede llegar por el derecho a decidir y la celebración del referéndum en Cataluña, algo que los socialistas rechazan tajantemente hasta el momento y que Podemos y, sobre todo, su confluencia catalana han defendido como imprescindible.

Publicidad

“Hemos hecho una propuesta seria y hemos conseguido que el candidato del PP se retire. Espero que Pedro Sánchez esté a la altura. Tiene que elegir entre inmovilismo y cambio”, señalaba Iglesias desde Toledo pocos minutos después de conocer la decisión de Rajoy. ¿Por dónde pasa ese cambio? Iglesias, aparte de postularse como vicepresidente y señalar la condición de que el Gobierno sea plural, desgranó una serie de cuestiones programáticas ya conocidas y planteadas por su partido. Más allá de ellas, Podemos presentó la semana pasada en el Congreso su primera iniciativa de ley, denominada como Ley 25 de emergencia social. Los puntos principales de la misma son por un lado el derecho a la salud, traducido en la recuperación del acceso universal a la sanidad y la eliminación de los copagos farmacéuticos. Por su parte, el PSOE ha presentado también una treintena de iniciativas en sede parlamentaria durante estos primeros días. Entre ellas también una proposición de ley específica sobre la universalidad del derecho a la asistencia sanitaria. Los copagos también son rechazados por los socialistas.

Otro punto de la ley de Podemos hace referencia a un Plan de rescate energético por el que “se ayude a pagar la electricidad y el gas a quienes tienen menos recursos para garantizar un consumo mínimo vital”. Podemos plantea también no cortar los suministros a aquellos hogares considerados vulnerables. El grupo parlamentario socialista presentó en el Congreso una proposición de Ley de “protección de los consumidores vulnerables y contra la pobreza energética”. El texto habla de la garantía de que los consumidores vulnerables tendrán derecho al suministro suficiente para satisfacer sus necesidades básicas a un precio asequible. También señalan que “no se autorizará la interrupción del suministro de una persona en situación de pobreza energética durante el períodos estacional en el que las temperaturas sean más bajas o cuando el suministro sea indispensable para garantizar la salud de las personas”.

El tercer eje principal de la ley presentada por Podemos tiene que ver con el blindaje del derecho a la vivienda. En este sentido se establecen dos objetivos principales: la prohibición de los desalojos sin alternativa habitacional y la paralización de los desahucios y, por otro lado, la garantía habitacional para las víctimas de violencia machista sin denuncia previa. El asunto de los desahucios cuando estaban los socialistas en el Gobierno ha sido campo de batalla de movimientos sociales. El PSOE no ha presentado en estos días ninguna iniciativa concreta sobre vivienda pero en su programa electoral incluía la paralización de los desahucios y en acuerdos como el firmado con Ahora Madrid también se fortalecía este aspecto. Respecto a la garantía habitacional para las víctimas de violencia machista, el PSOE no lo incluye como referencia en su propuesta de Pacto Estatal presentada. La medida, eso sí, ha sido llevada a parlamentos autonómicos por el partido de Iglesias y los socialistas han votado en algunos lugares a favor como en Extremadura, en otros en contra como Asturias y en otros se abstuvieron como en Andalucía.

Podemos ha presentado además esta última semana dos proposiciones no de ley. La primera para derogar el decreto sobre autoconsumo eléctrico aprobado por el PP, conocido coloquialmente como “impuesto al sol”. El PSOE presentó una proposición no de ley que pedía también esta derogación. La segunda tenía que ver con la central nuclear de Garoña. En su PNL Podemos pedía el cierre definitivo de esta instalación. El PSOE también lo plantea.

Sobre el resto de iniciativas presentadas por el PSOE, varias relevantes son compartidas en el objetivo por Podemos. Una es la derogación de la LOMCE. Ambos contemplan también la subida del salario mínimo interprofesional. En el caso del PSOE, la iniciativa presentada pretende aumentarlo un 5% el primer año. Podemos quiere llegar a los 800 euros en dos años, cifras en principio más ambiciosas. Otras coincidencias son la derogación de la Ley de Seguridad Ciudadana, conocida como “ley mordaza”, pedida oficialmente ante la Cámara Baja por los socialistas. Puntos de encuentro, atendiendo siempre a lo presentado durante estos días en sede parlamentaria por el PSOE, también podrían venir en relación a las ayudas por dependencia, la derogación de la reforma laboral, derogación del voto rogado, la modificación de RTVE, la prohibición de los indultos en casos de corrupción o el “ingreso mínimo vital”, algo parecido a la “renta mínima garantizada” defendida por Podemos en su último programa.

Puntos programáticos en los que la negociación será más dura, más allá del referéndum catalán y diferencias internas en los socialistas, serán los relacionados con la reforma constitucional o la prohibición de las “puertas giratorias”. Ambas cosas planteadas por Podemos y la segunda sobre todo en referencia directa al PSOE. La reforma de la ley electoral es otra de las medidas planteadas por Iglesias, algo que no ha modificado el PSOE estando en el Gobierno. Los asuntos económicos, el cumplimiento de objetivos de déficit y el asunto de la deuda pueden traer también quebraderos de cabeza aparte de, por supuesto, del reparto de cargos ministeriales.

Refrendo de los acuerdos por las bases

“Programa, programa, programa”. Esa es la línea que seguirá IU-UP para entrar en el Gobierno o facilitar una investidura. La voluntad de cambio la tienen, según explicó ayer Alberto Garzón en rueda de prensa. El diputado recalcó que hará todo lo posible para que no gobierne el PP y destacó que espera que la oferta realizada por Iglesias no sea ni “un juego de teatro” ni un “movimiento tacticista”. Respecto a la posibilidad de que IU ocupe un Ministerio, algo considerado como “razonable” por Iglesias, ha preferido no contestar de forma tajante, señalando que sólo era un “futurible” y volviendo a recalcar que lo importante son las propuestas políticas y no los nombres. Pese a que, según su versión, Podemos impidió que IU tuviera grupo parlamentario, señaló que eso no es motivo para explorar las opciones de cambio y pretende no trabajar “desde el rencor”.

Serán tanto las bases de IU-UP como de Podemos las que tengan la última palabra en cualquier caso sobre un hipotético acuerdo. Garzón lo remarcó en rueda de prensa y fuentes oficiales de Podemos señalan a este medio que en su partido será así, como ya han hecho en otras ocasiones. En este sentido, desde corrientes como Anticapitalistas se ponía el acento hace menos de una semana en que no se debería pactar con el PSOE a cualquier precio.