El 'Plan B' de la izquierda europea arranca en París

PlanB2
Jean Luc Melenchon, líder del Front de Gauche francés, junto a los eurodiputados de IU, Marina Albiol, y Podemos, Miguel Urbán y Lola Sánchez (de izda. a dcha.). / @Euro_PlanB
Actualización de las 13:45 con declaraciones de Lola Sánchez

Diferentes políticos de la izquierda europea se han dado cita este fin de semana en París para participar en un encuentro organizado por la iniciativa “Plan B para Europa”. Este proyecto, una de las iniciativas de convergencia de las fuerzas rupturistas europeas lanzada durante los últimos días, salió a la luz con un manifiesto que ya supera las 12.000 firmas y al que mostraron su apoyo políticos de nuestro país como Ada Colau, Pedro Santisteve, José María González “Kichi”, Alberto Garzón o el secretario de Economía de Podemos, Nacho Álvarez, entre otros. Cuenta con el visto bueno del ex-ministro griego Yannis Varoufakis, que puso en marcha un proyecto en la misma línea días antes. La cumbre celebrada en la capital francesa ha servido como puesta en marcha oficial de una iniciativa que pretende ser permanente y tener una cierta organización formal. Así se desprende del documento con las conclusiones y compromisos adquiridos por los asistentes. Por parte de IU han asistido los eurodiputados Javier Couso y Marina Albiol y el concejal de Economía de Madrid, Carlos Sánchez Mato. Miguel Urbán y Lola Sánchez, eurodiputados, han sido los representantes de Podemos. No obstante, según han informado a cuartopoder.es fuentes de ambos partidos, no han firmado todavía el documento final tratado ayer por tener que someterlo a un debate colectivo en el seno de las dos organizaciones.

Publicidad

Entre los compromisos recogidos por los participantes se encuentra reunirse dos veces al año en una sesión plenaria de la Conferencia del Plan B “para mostrar a los ciudadanos el avance de las alternativas concretas a las actuales políticas de la UE y sus tan antidemocráticas como inútiles cumbres semestrales”. Otro punto es “crear un comité permanente de la cumbre para asegurar la continuidad de nuestra conferencia y buen desarrollo de sus reuniones”. También se prevé “poner en funcionamiento comisiones temáticas que produzcan propuestas e intervengan en los asuntos europeos, sobre todo en cuestiones monetarias, presupuestarias y de deuda, así como en el comercio”. Por último, “asignar la etiqueta de Plan B a todas las iniciativas internacionales, nacionales y locales que contribuyen a los objetivos de la Conferencia del Plan B”.

El siguiente paso de este proyecto tendrá lugar en Madrid los próximos 19, 20 y 21 de febrero. Posteriormente se ha fijado otro encuentro en Alemania para antes del verano y más adelante, otro en Roma. Está prevista también la publicación de todos los trabajos realizado en la web y se apuesta por la participación ciudadana. “Nuestra primera cumbre demostró que hay muchas soluciones verosímiles y ambiciosas para romper con esta Europa y sus tratados. Esta es la condición para reconstruir la cooperación entre nuestros pueblo y naciones sobre una nueva base. En las áreas vitales para la vida de los europeos, y más ampliamente, del ecosistema humano, llamamos a redefinir particularmente todas las reglas que rigen el sistema monetario, los presupuestos y deudas, así como el comercio en Europa y las relaciones de la UE con el mundo”, señala la declaración de la cumbre parisina.

PlanB
Javier Couso, eurodiputado de IU, y Carlos Sánchez Mato, concejal de Economía en Madrid, durante la cumbre del Plan B para Europa celebrada en París el fin de semana. / @carlossmato

Para Marina Albiol hay que destacar que los debates han sido “productivos”, “necesarios para la izquierda europea”, señala en declaraciones a este medio. “En Madrid vamos a seguir con esa reflexión colectiva”, añade. “La izquierda europea tiene muchos retos por delante y lo mas importante era abordar como construir alternativa a las políticas de austeridad y neoliberales”, concluye la eurodiputada de IU. Por su parte, Javier Couso destaca que ha sido “un primer paso para empezar a pensar herramientas para tener un plan b que defienda la democracia frente a los mercados”. La valoración de Sánchez Mato es muy positiva. “Aunque el formato de las mesas y los muchos ponentes y temas dificultaba abordar todo lo que se ha tratado, es enormemente positivo algo que hace años que tendríamos que tener claro: los problemas globales (y la deficiente construcción de la UE es un problema global) solo se puede solucionar con actuaciones conjuntas y coordinadas de la izquierda europea”, destaca. Para el concejal “es un buen principio para acordar una agenda que permita avanzar en la democratización de la economía y de las instituciones”. “La alternativa será mucho peor”, concluye.

Para la eurodiputada de Podemos Lola Sánchez, «el secuestro institucional al que estamos sometidos, y por el cual las instituciones europeas trabajan en la implementación del plan de estas élites, demuestra que necesitamos repensar, debatir y trabajar juntos para la democratización radical de éstas instituciones». Con el foco puesto en poner en valor lo que une a las diferentes organizaciones, señala que hay que «empezar a construir una agenda política y de movilizaciones» para evidenciar la «gran mayoría» que se opone a las «políticas de austeridad y a la falta de democracia en la UE». «Las élites económicas lo tienen claro: la unión hace la fuerza», añade en declaraciones a este medio.

«Planteamos la Cumbre de Madrid como un espacio plural, abierto a todos aquellos que, organizados o no, quieran sumarse y poner su granito de arena en la construcción de un amplio movimiento por la Democracia y los Derechos Humanos en Europa. En este proceso nadie sobra, especialmente los insustituibles movimientos sociales», destaca Sánchez. Según explica, «es de vital importancia que esta cumbre y otras sucesivas sean el espacio común para la elaboración colectiva de un programa político y social para combatir la austeridad y para poner las instituciones al servicio de la mayoría». «Necesitamos con urgencia medidas concretas y sostenibles que sean defendidas y asumidas por un gran número de agentes sociales, políticos e intelectuales. Necesitamos un plan europeo y sabemos que es posible y viable», concluye.

El encuentro se ha desarrollado con una serie de mesas de debate temáticas y se ha contado con participación de personas de más de 25 países. Entre los asistentes, además de los citados, se encontrarban Jean Luc Melenchon, eurodiputado del Front de Gauche francés, Oskar Lafontaine, cofundador de Die Linke en Alemania, Stefano Fassina, de Sinistra Italiana y exministro en su país, Zoe Konstantopoulou, ex presidenta del Parlamento griego e integrante del partido Unidad Popular o Eric Touissant, portavoz del Comité Internacional para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo, entre otros.