Domènech: “Es más complicado que el PSOE ceda en las puertas giratorias que en el referéndum”

1
Xavier_Domenech_entrevista
Xavier Domènech, portavoz de En Comú Podem en el Congreso, tras la entrevista con cuartopoder.es. / Sato Díaz

Es una de las nuevas caras del Congreso de los Diputados tras las elecciones del pasado 20-D. En concreto, el cabeza de lista y portavoz de la candidatura En Comú Podem, primera fuerza en Cataluña en los pasados comicios. Xavier Doménech (Sabadell, 1974) es historiador y profesor universitario y ha participado durante años en movimientos sociales. Suya es ahora la tarea de representar en la Cámara Baja a una voz catalana que además se pretende ahora constituir como espacio político permanente tal y como anunció el lunes junto a la alcaldesa de Barcelona Ada Colau. Lo hará finalmente desde el grupo 'plurinacional' de Podemos tras vetarle la Mesa del Congreso la posibilidad de obtener grupo parlamentario propio. Defensor del derecho a decidir como vía de solución para Cataluña, Pablo Iglesias considera que podría ser un buen ministro de 'plurinacionalidad'. Atiende a cuartopoder.es en una cafetería de un edificio anexo al Congreso para repasar la intensa actualidad política de estas últimas semanas.

Publicidad

¿Cómo valora las reacciones que ha habido, sobre todo desde el PSOE, a la oferta para formar Gobierno realizada el pasado viernes? Se ha dicho que era un “chantaje” o una “humillación”.

Hubo una reacción inicial de Pedro Sánchez diciendo que de alguna manera registraba el gesto. Pero después ya se habló de chantaje y algunos dirigentes históricos del PSOE hablaron de humillación. La propuesta se hizo en público porque básicamente llevábamos dos semanas en las cuales no había posibilidad alguna de una conversación política sobre el tema de la investidura. Durante esas semanas que no pudimos tener esas conversaciones porque no había nadie al otro lado, a su vez se estaba instalando el clima mediático de dar por sentado que votaríamos que sí a la investidura de Sánchez casi por imposición. Se nos quería situar en una disyuntiva que para nosotros hacía muchos años que está superada, pero además el 20-D la supera aún más, que es la del bipartidismo. Ante esta situación decidimos hacer una propuesta pública. Entiendo que cuando dicen que es humillante es porque no se había comunicado antes. Pero es que no había habido posibilidad. Es más, parecía que se quería que no hubiera posibilidad.

También parece que es motivo de ofensa que proponíamos que en esa construcción fuéramos copartícipes. Si eso ofende, es porque alguien considera que nuestro papel aquí no era ese, sino básicamente obedecer. Es algo que tiene que ver más con una lectura de la realidad que te lleva a ofenderte que no con la propuesta en sí.

— ¿Esperan ya alguna respuesta de Sánchez?

— La llamada que tuvo con Iglesias tampoco avanzó demasiado. Lo único que se sustanció es que no habría ningún tipo de negociación hasta que el Jefe del Estado no encargase a Pedro Sánchez la investidura. Nosotros creemos que eso funciona al revés, es decir, que una persona que quiere ser investida debe presentar ante el Jefe de Estado aquellas alianzas que hacen posible su investidura. De momento están las cosas así. La oferta sigue en pie y esperamos respuesta. Entiendo que tendríamos que haber estado hablando desde el fin de semana. Estamos a martes y seguimos igual. Pero también es verdad que todo el mundo parece que está intentando ganar tiempo.

— ¿Qué ha cambiado en tan poco tiempo en la relación con el PSOE? Les criticaron con la composición de la Mesa del Congreso y el propio Iglesias señaló que si no se aceptaban los 4 grupos parlamentarios los acuerdos posteriores serían difíciles.

"Lo que tenemos encima de la mesa es un Gobierno de gran coalición con distintos formatos o una alternativa para el futuro que vamos a construir desde el presente"

— Hicimos una reflexión en el sentido de que si se quería conseguir una alternativa real debía pasar por una serie de ejes y formas de actuación. Por nuestra parte hubo una sorpresa al llegar aquí y que todo el mundo diera por supuesto cosas que uno no entiende. Tenemos la experiencia de Cataluña de que cuando muchos actores no quieren nuevas elecciones, pueden pasar cosas inesperadas como alianzas que parecían lejanas. Lo que tenemos encima de la mesa es o un Gobierno de gran coalición con distintos formatos o la construcción de una alternativa para futuro pero que la vamos a construir desde el presente. Pusimos las bases para esa alternativa que tiene que ver con un plan de emergencia social, blindaje de los derechos sociales, fin de las puertas giratorias, etc. Como pensamos que en esta construcción nos debemos de hacer corresponsables, pensamos que no debía ser sólo un acuerdo programático sino de Gobierno. Pero ahora mismo estamos a martes y además en el gallinero.

— ¿Quiere decir eso que con la ubicación que se les ha dado en el hemiciclo en el Congreso están más lejos que ayer en un acuerdo?

— No. Tiene efectos prácticos, quieren hacer ver que no existimos. Eso es algo que constantemente se está dando y se explica a nivel psicológico. Hay una problema de aceptación de los resultados del 20-D. Esto son síntomas que expresan el estado de la vieja política en estos momentos.

— Pero entonces, ¿es importante la ubicación de los diputados?

— Sí. Porque es una muestra más de desprecio a un resultado electoral. Como lo fue la no aceptación de nuestro grupo. Y lo es a más de 5 millones de votos. Esas cosas, ellos deben pensar que tienen pocas consecuencias y las tienen. Más allá de si estamos en un sitio o en otro, que afecta a la dinámica parlamentaria, el intento de hacer ver que hay 5 millones de personas que no existen creo que te condena en el futuro. Pero allá ellos.

— Este sábado el PSOE celebra su comité federal. ¿Qué espera del encuentro?

— Se podrá escribir una novela. El PSOE no tiene un Vázquez Montalbán, por tanto no podrá escribir un Asesinato en el Comité Central, han perdido toda la capacidad literaria en ese sentido. Veremos qué pasa. Es clave y toda la dinámica y los tiempos políticos obedecen a este Comité Federal. Pero no tengo ni idea de qué conversaciones está habiendo por debajo entre PP y PSOE. Andrea Levy, dirigente del PP, dijo la semana pasada que estaban hablando con personalidades del PSOE. Yo no sé qué juegos puede haber. Nos dicen a nosotros lo de Juego de Tronos pero me da a mi que lo suyo es heavy metal.

— Hay una posibilidad de que el PSOE se acerque a Ciudadanos para que apoye su investidura y que el PP se abstenga para que Podemos no entre en un Gobierno. ¿Esa hipótesis la manejan?

— El movimiento inicial de Sánchez ante nuestra oferta fue llamar a Albert Rivera. Y han empezado las negociaciones PP y C's. Ahí hay como un trío donde se está jugando una alternativa que pasa o porque el PSOE esté en el Gobierno, porque esté el PP o porque estén 3 o 2 de ellos. Lo complicado de eso es cómo el PSOE podrá interiorizar esta realidad. En Cataluña, la alcaldesa socialista de Santa Coloma ha dicho que si eso se da, ella se va del partido. Veo complicado que el PSOE apueste por eso aunque es verdad que han tenido momentos de apostar por cosas que parecían increíbles. Seguimos esperando poder construir una alternativa que no pase por esto.

— En cualquier caso, este hipotético Gobierno que plantean necesitaría apoyos de ERC, Democracia i Llibertat o PNV. ¿Están teniendo conversaciones con esas fuerzas?

"Este tipo de Gobierno daría respuesta a una
de las agendas de Cataluña, que es el referéndum. ERC estaría dispuesta
"

— Con ERC ya hemos pedido reunión, la tendremos este jueves. Y con DiL la tenemos hoy. Este tipo de Gobierno daría respuesta a una de las agendas en Cataluña que es el referéndum. Entendemos que ERC estaría dispuesta, Joan Tardá ya lo ha dicho. En el caso de DiL parece que la disposición inicial de que hubiera un Gobierno del PSOE o de nosotros era alta independientemente incluso del tema del referéndum. A nivel de Cataluña sería interesante porque representaría una opción conjunta por el referéndum.

— Se está poniendo mucho el foco en el asunto del referéndum pero le hemos escuchado a usted decir que no es lo más difícil que tiene que aceptar el PSOE.

— Se están acogiendo al referéndum porque es algo más vistoso y pueden decir que queremos romper la unidad de España, que somos separatistas...toda esta retórica centenaria. Pero eso les evita hablar de otras cosas porque no han dicho nada del artículo 135, de su reforma laboral, de las 5 condiciones de la PAH, etc. Se da por supuesto que el problema es el referéndum pero pienso que no quieren hablar de nada más.

— De todos modos, ¿ve factible que el PSOE ceda en este asunto?

— Será más complicado el tema de las puertas giratorias porque les afecta más directamente. El PSOE antes tenía más cultura plurinacional. Pero, ¿va a dar al PP un Gobierno por no realizar un referéndum en Cataluña? Además siendo la opción del referéndum la que ganó el 20-D. Por principios democráticos como mínimo deberían considerarlo.

Domenech_entrevista_1
Domènech, a la entrada del Congreso, tras la entrevista. / S. D.

— ¿Qué significa exactamente el Ministerio de Plurinacionalidad?

— Presentamos una propuesta en la que dijimos que estábamos dispuestos a asumir las negociaciones y si hiciera falta la responsabilidad de Gobierno. Hubo una pregunta de un periodista a Iglesias que le decía si yo podría ser un buen ministro de plurinacionalidad. Él dijo que estaría encantado de que lo fuera. Y a partir de ahí se generaron una serie de titulares. Lo digo por contextualizar un poco. Sería necesario tener algo así, la concreción se tendrá que ver. Si fuera yo el que estoy delante u otra persona, también se tendría que ver.

El asunto de fondo se puede resumir en como mínimo dos cuestiones. Por un lado es que la realidad del Estado es plurinacional pero eso no se ha asumido. El Estado español se construye como un Estado-Nación cuando no hay una sola nación de referencia. Eso significa que la aceptación de otras realidades siempre se hace subordinada al Estado-Nación español. Eso tiene efectos prácticos sobre si se respeta o no la diversidad lingüística, las realidades culturales, la construcción de la narración del Estado,etc. Luego hay un elemento que es que el reconocimiento a la plurinacionalidad se ha confundido con la descentralización. Son dos realidades diferentes porque puede haber estados nacionales con un modelo federal. El modelo tiene que ser discutido a partir de las necesidades de cada uno. Creemos que estos temas deben estar presentes.

— Sobre IU se ha dicho que también debería entrar en el Gobierno, incluso con un Ministerio. ¿Qué papel debería jugar este partido?

— Aquellos votos que expresan un diferencial con la lógica bipartidista son los de Podemos y las confluencias pero también de IU. Por tanto tiene sentido que si quieres construir una alternativa para las clases populares de este país, IU debe estar.

— ¿Cómo va a ser la organización interna del grupo parlamentario? ¿Se siente cómodo En Comú Podem dentro?

— Sí. Acabamos de empezar, pero sí. Lo que vimos en un momento dado es que por la virulencia de la Mesa del Congreso, si íbamos hasta el final acabábamos en el Grupo Mixto y con una vía en la que no confiábamos mucho, que era la del Tribunal Constitucional. Por tanto era mejor construir esa realidad dentro del grupo. Tenía lógica con la propia campaña, construyendo una coalición catalana pero con un mensaje de fraternidad entre los pueblos.

— ¿Por qué se anuncia justo ahora la construcción de un nuevo sujeto o partido político en Cataluña? ¿Tiene que ver con la hipótesis de estar pensando en unas nuevas elecciones generales?

"Hemos producido una confluencia que gana en Cataluña pero
que es sólo una expresión electoral. El resultado marca que el espacio debe poder consolidarse
"

— No. Puedo entender el análisis pero no va por ahí. Es un tema presente desde hacía tiempo en diferentes sujetos políticos. ICV ya dijo algo parecido pero no tuvo tanto eco mediático. En términos municipales la confluencia es un espacio en sí mismo donde hay gente que participa en partidos y otra que no. Después hemos producido una confluencia que gana en Cataluña pero que es sólo una expresión electoral. Pensamos que tiene unos resultados que hacen ver que hay posibilidades de convertirse en una alternativa de país. El debate de fondo ya estaba y el resultado marca que el espacio debe poder consolidarse. Teníamos gente durante la campaña que quería apuntarse a militar. Hubo un momento que parecía que iba a haber elecciones en Cataluña, eso se para y nos ha dado el tiempo para construir una cosa sólida, bien hecha, desde la base, etc. Las generales no nos marcan los tiempos políticos.

— ¿Estarán Podemos, ICV y EuIA en ese nuevo espacio?

— Nosotros lo que hicimos fue anunciar que se abría la reflexión y el debate sobre esto. Entendemos que los otros sujetos también hablarán. Y más allá hay toda una gente que está esperando esto. El debate y el proceso están abiertos.

— ¿Qué visión tiene sobre lo ocurrido en el Parlament de Cataluña? ¿Qué posición tienen en estos momentos?

— Ha sido un debate muy intenso que parecía que era sólo alrededor de Artur Mas y no era así. Pero al final se ha solucionado quitando a Mas y poniendo a Carles Puigdemont. Es un debate que acaba con acuerdo que implica a la CUP y veremos en los próximos meses qué pasa porque visto desde fuera es un poco bestia. Obliga a la CUP a dimitir miembros suyos, incorporar otros en la dinámica parlamentaria de Junts Pel Sí, impone la idea de no votar en contra del proceso. Todo esto se verá qué significa en el debate de presupuestos. Oriol Junqueras ya ha dicho que esos presupuestos van a ser injustos. Hay una dinámica muy compleja. Y se han vivido momentos muy dramáticos, con mucha tensión política. Una vez formado Gobierno parece que hay una distensión. Puigdemont dice que están en un Gobierno postautonómico y preindependiente. Esa dimensión desconocida, el limbo. Aquellos que han liderado proceso tienen dificultades para seguir adelante. Me atrevo poco a profetizar. Si hay algo realmente complejo es esto. El Comité Federal de PSOE es una broma comparado con el proceso de Cataluña.

— ¿Qué le pasa por la cabeza cuando ve noticias como la redada anticorrupción que hubo ayer en el PP de Valencia?

— Más de lo mismo. Por cierto, uno de los detenidos es que el nos quitó el nombre cuando nos queríamos presentar como Guanyem, Luis Salom. Siempre hemos dicho que la corrupción no es un problema de manzanas podridas, sino sistémico. Es una demostración más de que hay un problema de base. Cuando hay una implicación tan masiva, hay un problema sistémico. La corrupción es aquello que explica por qué los políticos no obedecen al pueblo y sí lo hacen a quien corrompe. Normalmente se trata poco el tema de los corruptores, que al final es lo que hace funcionar el sistema.

1 Comment
  1. matusalen says

    cuidado con tensar la cuerda mas de la cuenta, no sea que se rompa por todos los lados, y luego a llorar por el «chombazo» colectivo, y a repartir culpas cuando veamos al muerto resucitar. incontinencias verbales línea roja. todos tenemos nuestro corazoncito y lengua viperina si nos ponemos. esto no es un juego.

Leave A Reply

Your email address will not be published.