El voto arrepentido tras el 20-D y otras claves del barómetro CIS

1
Imagen del Congreso de los Diputados. / Efe
Imagen del Congreso de los Diputados. / Efe

El barómetro de enero ha llegado en un escenario incierto: sin gobierno formado y en plenas pugnas por los sillones de un lado, que obligan a tejer acuerdos milimétricos. Todo ello, aderezado con las amenazas del lado contrario y la radicalización como centro del discurso. De este nuevo estudio destaca el ascenso de Podemos, ya que se configura como segunda fuerza en voto directo, y la pérdida de fuelle de Ciudadanos y PSOE. Pero el CIS esconde otras tantas claves.

Publicidad

La fuga de voto: los votantes que pierde Ciudadanos se marchan al PP (5,6%) y en menor medida al PSOE (1,4%). El 70,40% de quienes votaron por la formación de Rivera se mantienen en su elección. En el caso del PSOE, el 2% iría a Ciudadanos, a Podemos (1,50%) y al PP (1,5%). Por último, de haber elecciones de nuevo, Podemos robaría un 9,4% de votantes a IU-UP, lo que constituye la mayor fuga de voto junto a la de votantes de Democràcia y Llibertat que se pasan a ERC (un 9,3%). A pesar de ello, IU-UP sube unas décimas porque recupera votos de Podemos (3,10%), de Compromís (3%), del PSOE (1,50%) e, incluso, de C's (0,50%).

Partido más votado, líder peor valorado: representar a un partido político aclamado no siempre genera simpatías con sus líderes. Así se desprende del último barómetro, donde el orden de los cinco líderes más votados es inversamente proporcional al resultado de las elecciones del pasado 20-D. Alberto Garzón es el líder más querido por los españoles, y destaca con un 4,68 de valoración.

Albert Rivera pierde un punto respecto al barómetro preelectoral y se queda con un 3,92. Pablo Iglesias mantiene la simpatía de los españoles en un tercer puesto, con un 3,78, seguido de Pedro Sánchez, con una caída en 0,8 puntos. Por último, Mariano Rajoy, que con un 3,08 es el líder peor valorado.

Garzón e Iglesias, duelo de líderes en la izquierda: como parece evidente, el líder de cada partido cosecha sus mejores resultados dentro de la formación que lo acoge. Sin embargo, los mejores valorados por los suyos son Alberto Garzón y Pablo Iglesias, que se sitúan, cada uno en su partido, en torno al 7,5 de valoración.Los dos son los únicos capaces de cosechar simpatía en los partidos del rival. En el caso de Garzón, su figura es muy valorada entre los votantes de Podemos (6,17), Compromís (6,74) y En Comú Podem (5,92). Similar tendencia se produce con Iglesias: se encuentra bien valorado por los votantes de Compromís (6,98), En Comú Podem (7,26) e IU-UP (5,05).

La mitad de los encuestados nunca votaría al PP: una de las preguntas del barómetro que mejor recoge las situaciones de rechazo hacia un partido es la escala del 0 al 10 que indica la probabilidad de voto a un partido determinado. En esta pregunta, el 53,4% de los encuestados declaró que, con toda seguridad, nunca votaría al Partido Popular. Y no está solo en este rechazo a partidos de ámbito nacional. Le acompaña Podemos, con un 46,4%, IU-UP con un 46,5% y Ciudadanos con 44,2%. El único partido de ámbito nacional que se salva es el PSOE, que solo genera un total rechazo al 36,6% de los encuestados.

La evidente brecha generacional: el Partido Popular mantendría sus resultados en las elecciones, 28,72% en las elecciones del 20-D, frente a 28,80% en el barómetro CIS. El partido de Rajoy sigue aupado por los sectores de la población con más edad. Según las cocinas del CIS, el 30,7% de los mayores de 65 años votaría a esta formación.

(*) Ana Isabel Cordobés es periodista.

Leave A Reply

Your email address will not be published.