Alexandra Fernández: "Hay una parte del PSOE interesada en tratar de tensionarnos"

1
Alexandra_Fernandez
Alexandra Fernández, portavoz de En Marea en el Congreso de los Diputados, tras la entrevista con cuartopoder.es. / Miguel Muñoz

Es militante de Anova, el partido gallego de Xosé Manuel Beiras. Ganó las primarias internas de su formación para ser candidata por la circunscripción de Pontevedra por lo que lideró la lista de En Marea en dicha provincia tras los acuerdos con Podemos y EU. Alexandra Fernández (Vigo, 1988) es arquitecta de profesión y ejerce como portavoz de la candidatura de confluencia gallega tras participar activamente en el proceso de la Marea de Vigo. Defensora de un proceso constituyente para Galicia, señala que trabajarán desde el Congreso con la mirada puesta en la realidad concreta de su territorio. E insiste en la idea de que el PSOE tiene que elegir un camino de cambio. Recibe a cuartopoder.es en su recién asignado despacho de la Cámara Baja.

Publicidad

Publicidad

— ¿En qué punto de la situación para formar Gobierno nos encontramos? ¿Qué valoración hace de estos más de 40 días que han pasado desde las elecciones?

— No parece que se avance mucho. Lo primero que dijimos al llegar al Congreso es que el PSOE tenía que decidir cuál era el camino que escogía. Y lo que vimos el otro día fue que tanto Podemos como Ciudadanos estamos de acuerdo en que somos como el aceite y el agua. Para nosotros C's representa al PP 3.0 y no vamos a seguir por ese camino. Por eso seguimos en el mismo sitio. Esto parece el Día de la Marmota y sigue estando la pelota en el tejado del PSOE, que al final tiene que escoger entre dos caminos. Está tratando de evitar esta realidad pero tiene que asumirla de una vez y dejar de hablarnos de una especie de transversalidad que quiere plantear.

— Ha dicho en alguna ocasión que el PSOE no puede caer en el 'felipismo zombie'. ¿Ve realmente factible que vayan por el camino que Podemos plantea?

— Está claro que el PSOE tiene una serie de estructuras e intereses económicos y políticos que es difícil que se flexibilicen ante un nuevo espacio. En ese sentido la decisión de dos caminos supone internamente la visibilización de dos partidos. Lo estamos viendo, estamos asistiendo en directo al 'comando Corcuera' contra quienes saben que si no se quiere una 'pasokización' del PSOE sólo les queda la vía del cambio.

— ¿Está de acuerdo en que los votantes y militantes del PSOE, como dijo Pablo Iglesias, estarían más a favor de acercarse a Podemos que a C's o PP?

"Me parece positivo lo que plantea Pedro Sánchez
de abrir la toma
de decisiones a
la militancia
"

— Una vez más se da la circunstancia de que las bases o votantes del PSOE son mucho más progresistas o están más de acuerdo con las políticas que nosotros queremos plantear que con las políticas que acaban haciendo sus dirigentes. Por ejemplo, la reforma del artículo 135 estoy segura que los votantes socialistas no están de acuerdo con ella. En ese sentido me parece positivo lo que plantea Pedro Sánchez de abrir la toma de decisiones a la militancia.

— Sánchez esta semana ha empezado la ronda de contactos iniciales, ni siquiera sé si se pueden llamar ya negociaciones. Ha llamado la atención que se reúna sólo con Pablo Iglesias y no les tome en consideración ni a En Marea ni a En Comú Podem. ¿Esto ha sido decisión del PSOE o de Podemos?

— El  PSOE contacta en un primer momento con Podemos y entendemos que las confluencias para estos primeros contactos escogemos una persona que nos represente. Vemos bien que en este primer momento, donde no hay negociaciones reales, vaya Pablo Iglesias. Ahora bien, cuando se den las negociaciones, En Marea tendrá gente en el equipo negociador. Pero todavía no se da ese escenario.

— Con todo lo que ha pasado en las relaciones entre PSOE y Podemos, especialmente con el asunto de la formación de grupos parlamentarios, ¿cómo se explica que ahora se acerquen a ellos? ¿Por qué es posible un entendimiento ahora y no lo fue antes?

— Nosotros estuvimos desde el primer día en el mismo sitio. Quien se alejó con cada uno de los actos que vimos fueron ellos. Nosotros estamos en el mismo sitio, que es formar un Gobierno alternativo. Quien se va alejando cada vez más y caminando de cara a una gran coalición, no sé si abierta o encubierta, es el PSOE. Tanto con la negociación de la Mesa del Congreso como con colocarnos en el 'gallinero'. Desde el minuto uno nosotros no nos movimos. Hay una parte del PSOE interesada en tratar de tensionarnos con cada uno de estos actos, casi como una especie de provocación. Pero nosotros estamos seguros de que, con diálogo, vamos a seguir abriendo camino para que haya entendimiento.

Alexandra_Fernandez2
Alexandra Fernández, tras la entrevista. / M.M.

— ¿La tensión sólo viene de un lado? ¿O también ha sido al revés?

— Es una cuestión de propuestas de programa. Vamos a sentarnos a hablar de él. La ciudadanía está harta del tira y afloja, de cuestiones mediáticas. Cuando hablemos de programa veremos si estamos de acuerdo o no. En lo que no estemos de acuerdo y en lo que no, habrá que explicar por qué.

— Hablemos del programa. ¿Qué ejes son los prioritarios para que En Marea apoye un Gobierno? Especialmente mirando a Galicia.

— Planteamos tres. Por un lado, todo lo que tiene que ver con derechos civiles y libertades porque hubo un gran retroceso en la legislatura de Mariano Rajoy. Hay que volver a establecer como mínimo el punto inicial de esta legislatura. Esto es derogar la ley mordaza, la LOMCE, la ley del aborto, etc. Después, un eje que tiene que ver con la igualdad y los derechos sociales. Esto es blindar el Estado del Bienestar. Concretamente decimos que Galicia tiene una realidad socioeconómica que si no se hace un programa específico sería imposible que realmente se produjera un cambio. Dentro del flujo de capitales que se da en el Estado, Galicia está completamente fuera. Eso tiene una serie de consecuencias importantes. Allí tiene que haber una apuesta clara por los sectores primarios. En concreto, ahora estamos con la lucha fuerte del cerco al sector lácteo. También un punto crucial es la reindustrialización. Tiene que haber un plan estratégico para ello. Y todo lo que tiene que ver con la dispersión geográfica porque la Ley de Financiación local genera unas desigualdades graves respecto a otros territorios. Hay que apostar por la creación de empleo y crear competitividad, tiene que parar la degradación de salarios. Por último, está el asunto de la plurinacionalidad. El PSOE no puede obviar que existe esa realidad. Tiene que darle respuesta y la única es democracia y derecho a decidir de los pueblos.

— Se está poniendo mucho el foco en este último asunto por las dificultades que puede suponer para el PSOE aceptar un referéndum. Xavier Domènech señaló a este medio que ve más complicado que acepten otras cosas como las puertas giratorias. ¿Cómo lo ve usted?

"A veces da la sensación de que
el PSOE trata de
utilizar el tema
de un referéndum para tirarse a los brazos de C´s
"

— A veces da la sensación de que el PSOE trata de utilizar el tema de un referéndum o el derecho a decidir para tirarse a los brazos de C's y crear un concepto de la unidad de España, algo que nos recuerda peores épocas. La gente en todo el Estado entiende que existe esa realidad y hay que darle respuesta. Ya la Constitución reconoce que somos nacionalidades históricas. Estamos ante una Constitución que está abolida de facto. ¿Por qué tratan de hablar de una Constitución que ni siquiera son capaces de aplicar? Eso es la soberanía popular, o que no existe el derecho al trabajo u otros derechos. El PSOE debe hacer autocrítica de lo que supusieron sus años de Gobierno y si éste es un problema real o fueron otros relacionados con las cuestiones socioeconómicas. El escenario es el que es, con fuerzas plurinacionales y donde nosotros, además, tendríamos que tener grupo parlamentario propio.

— En el caso tanto de En Marea como de AGE comparten candidatura fuerzas como la suya, más nacionalista, con otras más federalistas como Podemos o IU. ¿Cómo se conjuga internamente este equilibrio entre la cuestión territorial y otros asuntos?

— Es cuestión de llegar a un acuerdo programático. Nosotros, Anova, entendimos que ante un momento de emergencia social había que buscar las confluencias desde el punto de vista de las izquierdas. Sin tener miedo a llegar a acuerdos con fuerzas federalistas o que tuviesen otra visión sobre cómo resolver la cuestión territorial. Siempre que pasase por el derecho a decidir. Porque nosotros como En Marea es lo que llevamos en nuestro programa, más allá de que cada uno tenga su visión de a dónde querría llegar. Pero estamos de acuerdo en que eso debe decidirse democráticamente y la gente tiene que votar. Y estamos de acuerdo también en que Galicia es un sujeto político propio. Tenemos una realidad concreta de la que tenemos que hablar. En base a esto, es fácil trabajar colectivamente.

Vengo de las mareas municipalistas y sé lo que es al principio que diversas culturas políticas tengan sus recelos a trabajar juntas, pero se superan sobre todo con el trabajo diario. Mi experiencia en la Marea de Vigo fue muy positiva en ese sentido. La potencia de En Marea es precisamente que nace de las mareas municipales.

— En cualquier caso, ¿la situación actual de Cataluña y la de Galicia respecto al derecho a decidir son distintas?

— Sí. Está claro que existe una recentralización en los últimos años de la toma de decisiones. Nosotros entendemos que tiene que haber más autogobierno de las nacionalidades históricas. Y luego, claro, estamos en un proceso constituyente que debe ser un proceso de procesos. No se puede entender un proceso constituyente único en todo el Estado sino que Galicia también tiene su propio proceso. Cada uno lleva sus ritmos, calendario y, desde luego, sabemos que no estamos en el mismo punto de ebullición que Cataluña. Pero entendemos que tenemos que seguir dando pasos. De cara a hablar con el PSOE queremos que dé señales de que está entendiendo esto. Hay que dejar caminar al proceso y no hacerlo cerrado por arriba, que probablemente es lo que quieren las élites.

— Señalaba su compañera Yolanda Díaz, el pasado 1 de enero, que sería un error político del bipartidismo que no les permitiera tener grupo propio. Eso ha pasado al final y se han integrado en el grupo de Podemos. ¿Cómo han vivido el proceso? ¿Están satisfechos con la organización interna o temen que su visibilidad se diluya?

"No vamos a perder nuestra voz propia dentro del grupo de Podemos"

— Está claro que lo que sufrimos fue un atraco democrático. Nos parece escandaloso que no se nos permitiera tener grupo. Es muy cómico o irónico que el PP y PSOE apelasen a diferentes puntos del reglamento para decir que no podíamos tener grupo. Ni siquiera se pusieron de acuerdo para decirnos qué era lo que no cumplíamos. No había argumentos sólidos, fue una decisión política para invisibilizarnos. No es el mejor escenario, no era lo que veníamos buscando. Ahora bien, creo que fuimos capaces de encontrar la mejor solución ante esto. Tenemos autonomía política, porque nosotros seguiremos funcionando como En Marea en nuestro día a día. Nuestras reuniones y agenda social va a estar en Galicia y seguiremos tratando de crear puentes. En el trabajo dentro del Congreso somos capaces de entendernos. No vamos a perder nuestra voz propia dentro del grupo de Podemos.

— ¿Se repetirá En Marea para las elecciones gallegas de este año?

— Es necesario seguir caminando en este sentido. No es por una cuestión subjetiva, están ahí los datos. Las Mareas van cogiendo más cuerpo, estamos en un proceso de acumulación de fuerzas desde 2012. La ciudadanía está avalando la línea de confluencia y sumar multiplicando. Por responsabilidad tenemos que seguir trabajando y mejorando. No nos viene nada dado, tenemos que crear una herramienta útil para transformar la realidad. Hay que seguir abriendo el proceso.

— ¿Se sumará el BNG?

— Tendrán que decidirlo ellos. Las puertas están abiertas desde hace mucho. En municipales no quisieron venir, ahora tampoco. Tendrán que decidir si están dispuestos a confluir en un espacio más amplio y entender que no hay que tener complejos por estar con organizaciones que no se definen como nacionalistas o si se quedan en el inmovilismo de no entender lo que está exigiendo la ciudadanía.

— Ha habido un poco de revuelo también allí con Podemos por unas declaraciones del secretario general gallego cuestionando la idoneidad de repetir la confluencia. ¿Cómo es la relación con ellos allí? ¿Hay riesgo de que no formen parte?

— Son debates legítimos que se dan en cada una de las organizaciones y que yo respeto. Pero yo creo que la dinámica está ya implantada. La ciudadanía está reclamando confluencia. Ir en contra de la voluntad de 408.000 personas que votaron a En Marea es nadar a contracorriente.

— Galicia y Cataluña, también pasó con las candidaturas municipales, son lugares en los que Podemos e IU han ido en la misma candidatura. No así en el resto del Estado. ¿Cree que deberían potenciar sus relaciones y formar una candidatura conjunta a nivel estatal?

— Estamos en un momento de reformulación de todo, y de movimiento acelerado de placas tectónicas. Sería positivo que hubiese entendimiento y va a ser inevitable. Van a acabar teniendo que entender que existe esta realidad. Que además estamos en un momento de emergencia en el que se están polarizando las opciones políticas y que tenemos que trabajar colectivamente para ser capaces de transformar la realidad. Los resultados son claros: allí donde hubo confluencia fueron espectaculares.

— Ya ha dicho que nadie quiere que se repitan elecciones. Si las hubiera, algunas encuestas señalan que beneficiarían a PP y Podemos. ¿Qué opina?

— Sí, se está dando una polarización y ante unas nuevas elecciones probablemente ese sería el resultado, de que la vieja y la nueva política acabasen creando dos tensiones potentes. C's quedó claro que era el recambio del PP, no consigue aportar nada ni siquiera en las negociaciones de ahora, parece que va repartiendo cheques en blanco a los dos grandes partidos. Y el PSOE está perdiendo la suya si no es capaz ni siquiera de sentarse a dialogar.

1 Comment
  1. Juan Fernandez Jimenez 75638150-M says

    Muy clarifícador el relato de Alexándra de Marea, que aprenda la vieja escuela política que hay que tener la mente más abierta, para poder conectar con las necesidades que tienen los Pueblos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.