Dirigentes de IU temen una fractura interna ante posibles elecciones anticipadas

IU_dirigentes
Alberto Garzón, junto a Adolfo Barrena, secretario de Organización de IU, al inicio del Consejo Político Federal de la formación celebrado ayer. / Víctor Lerena (Efe)

La situación interna de enfrentamiento político en IU se acelera. Los diferentes posicionamientos son cada vez más visibles tanto hacia el exterior como hacia el interior de la organización. Las relaciones con Podemos y la concepción de lo que debe ser IU marcan los ejes principales de discusión en un contexto de inestabilidad política que puede desembocar en unas nuevas elecciones en pocos meses. Al fondo, además, la celebración de la XI Asamblea, punto clave en todos estos asuntos. Según diferentes fuentes consultadas por cuartopoder.es, ayer se evitó en gran medida una fractura aún mayor tras la matización del informe realizado por el coordinador federal Cayo Lara. No obstante, varios dirigentes de la coalición temen que la tensión creada durante los últimos meses, y que viene ya desde la negociación de la confluencia con Podemos, culminen con una verdadera fractura ante unas posibles nuevas elecciones. A estos hay que sumar las diferencias políticas entre distintos sectores de IU evidenciadas además por la aparente bicefalia que dirige el partido, con un Alberto Garzón como cara visible y candidato y un Lara ejerciendo de coordinador.

Publicidad

El Consejo Político Federal de ayer se preveía tranquilo con sólo un punto especialmente relevante como es la situación financiera. Sin embargo, para sorpresa de muchos de los asistentes, el coordinador incluyó en su informe en abierto una mención específica a la posibilidad de formar grupo propio junto a los tres diputados de las confluencias gallega y catalana. El informe, además, fue recibido cerca de las 00.00 en la noche del viernes y previamente, según señalan las fuentes consultadas, sólo lo conocían Lara y pocas personas muy próximas a él, entre las que no se encontraba Alberto Garzón. Para las federaciones de EU y EuIA la ‘oferta’ que trasladó el coordinador era una trampa para precisamente enfrentar tanto a IU internamente como a la coalición con Podemos y las confluencias. Así lo afirmó el propio coordinador catalán Joan Josep Nuet a este medio y en la misma línea se expresó EU. El propio Garzón alertó, a puerta cerrada, de la fractura que podía crearse y señaló que esa petición de Lara era una “irresponsabilidad política”, según señalaron los asistentes.

Ante esta situación, IU vuelve a evidenciar unas diferencias que nunca se han solucionado, sobre todo tras el anuncio de Lara de no participar en las primarias y el lanzamiento de Garzón como imagen de la renovación. Los dirigentes más afines al diputado malagueño reiteran que uno de los problemas viene de no cambiar la dirección antes, y que en la medida que eso no ha pasado cada uno va actuando por su cuenta y hay un intento de cohabitación de posturas diferentes. Según la opinión de algunos cargos cercanos políticamente al candidato, cada vez parece más difícil la vía de un cambio interno acordado y más cercana que una parte se imponga a la otra.

Para los dirigentes más lejanos políticamente de Garzón, se ha demostrado que la estrategia de confluencia defendida era una fracaso. Por ello se muestran escépticos ante una nueva posibilidad de intento de acercarse a Podemos. Según explica un dirigente, el PCE se encuentra entre la espada y la pared porque muchos se están dando cuenta de que Podemos no quiere contar con ellos. Algunos dirigentes siguen temiendo la absorción de IU por parte del partido de Pablo Iglesias y utilizan el ejemplo del resultado que han tenido las confluencias gallega y catalana para evidenciarlo. Por todo ello, hay varias opiniones que consideran que el debate se puede volver mucho más tenso y complicado si hay un adelanto electoral.

Publicidad

Porque según explican varias fuentes, en el debate de ayer sobre la conformación de grupo se encontraba latente toda la propia concepción de IU. Para algunos, Lara perdió el horizonte político al achacar a Yolanda Díaz, Félix Alonso y Joan Mena (de EU y EuIA) la responsabilidad de no tener grupo parlamentario. Para otros, urgía que el CPF votara claramente si esos compañeros se tienen que ver obligados por la dirección de IU a salirse de las confluencias y formar grupo. Garzón y otros apuestan por no romper las confluencias como estrategia política. Aparte, mostró su desacuerdo con que Lara lanzara el mensaje hacia el exterior de que IU estaba enfrascada en este debate para conseguir desesperadamente grupo propio.

Así las cosas, y gracias al papel de gran parte del PCE, incluido José Luis Centella, según los asistentes, ayer se salvó finalmente en gran medida la situación optando por una solución pacífica que evitara un enfrentamiento mayor sobre todo con las federaciones de EU y EuIA. Pero el debate sigue en IU, siendo la próxima cita relevante el próximo 27 de febrero. Para esta fecha, siempre con un ojo puesto en cómo se resuelve la formación de Gobierno, está previsto que se comience a entrar en profundidad en el desarrollo de la XI Asamblea. En ella se podrán diferenciar varias posiciones. Con matices, se pueden dividir en las siguientes: Por un lado, un sector más identitario que piensa que IU no está agotada electoral ni estructuralmente. Aquí podrían incluirse dirigentes o federaciones de la cuerda del coordinador federal. Por otro, una parte del PCE que apuesta por reforzar una organización pero en base al partido. Otra parte del PCE apostaría por crear una organización que traspase tanto IU como el PCE, crear un nuevo sujeto político amplio que sirva como herramienta para construir la unidad popular. Esta es la opción que defendería Garzón y sus colaboradores más afines. Por último, las federaciones gallega y catalana se encuentran inmersas ya de lleno en la construcción de un nuevo sujeto político propio que se pretende mantener en el tiempo y que se cristalizó con las confluencias.