Albiol: "La posición racista en Europa está siendo compartida por la socialdemocracia"

2
Marina_Albiol
La eurodiputada de IU Marina Albiol, en la localidad griega de Skala tras visitar un campamento de recepción de refugiados. / IU

La eurodiputada de IU Marina Albiol (Grao de Castellón, 1982) viajó la pasada semana a Grecia para conocer de primera mano la situación de las personas refugiadas que llegan a aquellas costas. Junto a una delegación de la Izquierda Europea compuesta por dos eurodiputados alemanes,uno griego y Josu Juaristi, de Bildu, mantuvo reuniones con diferentes organizaciones como Médicos Sin Fronteras, Save The Children, Proemaid o Amnistía Internacional, entre otras. También contactaron con las autoridades griegas que se encargan de gestionar esta situación, especialmente complicada en la isla de Lesbos. Visitaron varios campos de refugiados y escucharon algunos testimonios. Critica duramente la política europea en este tema y alerta del peligro que supone que cuaje en las instituciones un discurso de extrema derecha xenófobo y criminalizador. Atiende a cuartopoder.es por vídeoconferencia desde Castellón un día después de regresar.

Publicidad

¿Qué es lo que más le ha llamado la atención? ¿Ha tenido la oportunidad de escuchar testimonios concretos de la situación de los refugiados?

Lo que más me ha impactado fue en Pireo ver la gran cantidad de niños y niñas o familias enteras que había. Los refugiados con los que hablamos nos decían que ellos no querían quedarse en Grecia, que su objetivo era llegar la mayoría a Alemania o Suecia. No entendían cómo el proceso no era más ágil para poder llegar a las fronteras.

¿Cómo está gestionando el Gobierno griego de Syriza este asunto?

Hay que tener en cuenta que sólo el año pasado llegaron a Grecia 850.000 personas. Al final estamos hablando de una situación que sería muy difícil de abordar para cualquier Gobierno de la UE. Pero todavía lo es más en el caso griego porque están sufriendo la crisis económica de una manera brutal y porque es un país completamente vigilado por los poderes europeos. El Gobierno no va a hacer lo que parece que desde Europa se les pide, que es impedir a los refugiados llegar a sus costas. Lo que están haciendo lo hacen sin los recursos necesarios porque tampoco de Europa les llega. Nos decían que Grecia está poniendo de su presupuesto 350 millones de euros y Europa 400 millones. Casi pone lo mismo el Gobierno griego que toda Europa para todo lo que suponen los centros de recepción, de tránsito, proveerles de sanidad, comida, etc. Lo que intenta Grecia es que cuando las personas llegan a sus costas tengan agua, comida y unas mínimas condiciones para que puedan hacer el viaje hasta la frontera.

¿Qué papel juegan los colectivos sociales, ONG y voluntarios?

Hay gran cantidad de organizaciones que están actuando en diferentes ámbitos como Save The Children, Médicos Sin Fronteras o muchas más. Por una parte, puede que falte algo de coordinación entre todas las organizaciones. Las autoridades están dispuestas a intentar coordinar para que todos los recursos que hay en Grecia se puedan utilizar de la mejor forma posible. Están haciendo una labor enorme, sobre todo en los campos de refugiados.

Hace unas semana pidió la dimisión de Juncker, Tusk y Avramopoulos al considerar que el plan europeo para la reubicación de refugiados ha fracasado. ¿Por qué ha fracasado y cómo debería actuar la UE en este aspecto?

"El Plan de reubicación es un absoluto fracaso porque no se tienen en cuenta las necesidades
y prioridades de
los refugiados 
"

El plan de reubicación ha fracasado porque el compromiso era reubicar a 160.000 personas y sólo se ha hecho con 304. En el caso del Estado español no ha llegado ni a 20. El programa no permite a los refugiados elegir su destino. Cuando estas personas tienen un país de destino, ya sea porque tienen familiares, conocen la lengua o entiende que van a tener más oportunidades de futuro. El hecho de que no les dejen decidir a qué país ir supone un hándicap y por eso muchos no quieren apuntarse a ese programa. Luego también hay dificultades porque si se apuntan al programa se quedaban en un principio en Grecia a la espera, pero si el trámite no salía bien tenían que pedir asilo allí cuando lo que quieren es llegar a países del centro o norte. Por tanto, es un absoluto fracaso porque no se tienen en cuenta las necesidades y prioridades de las personas refugiadas.

Sobre las políticas europeas, sobre todo en Lesbos pudimos ver la cara más cruel y criminal de ellas. En primer lugar, el hecho de tener las fronteras exteriores cerradas, de que no haya vías seguras o corredores humanitarias es lo que está forzando a personas a jugarse la vida en el mar. Sólo en lo que llevamos de año han muerto ya 300 personas en el mar. El año pasado fueron casi 4.000. La propuesta política que pone encima de la mesa la Comisión y el Consejo no es la necesaria, no es la de abrir corredores humanitarios. Es la contraria, con más control de fronteras, más actividad de Frontex y con un control más duro de las fronteras con los que no son ni sirios, ni afganos ni iraquíes. Las políticas europeas son de más criminalización.

¿Cómo actúa Frontex, la agencia europea para la gestión de fronteras?

Es una agencia para defensa y control de las fronteras. Es decir, no es una agencia de salvamento para las personas, sino justamente para reforzar la fortaleza de Europa y esa es su principal actividad, defender ante supuestos enemigos. En Lesbos pudimos ver que en el centro de registro, cuando llegan a la playa, se les lleva en autobuses a un centro de registro. Ahí es donde actúa Frontex. Se les toman las huellas dactilares, se les hace un súper interrogatorio para determinar qué nacionalidad tienen. Ya se les discrimina en ese sentido. Y luego el tema de documentación. Ellos alegan la gran cantidad de pasaportes falsos que traen en un intento de criminalizar porque quién no, en esa situación, va a comprar un pasaporte falso si saben que siendo sirio, afgano o iraquí van a tener más facilidades. A estas tres nacionalidades se les deja cruzar la frontera con Macedonia y seguir subiendo. A los que no lo son, las órdenes de Frontex son la detención y deportación. Es lo que pide Europa. Pero hay gente que viene de Eritrea, Irán, Mali, que también son zonas de conflicto. El otro día incluso vimos a un saharaui que venía de allí. Las políticas de asilo no pueden ser por nacionalidades sino para todas las personas cuya vida corra peligro.

¿Qué hay acerca de las noticias que informan sobre miles de niños desaparecidos? ¿Se ha tratado este tema en Bruselas o en este viaje?

Ha salido el tema en varias de las reuniones. Estuvimos con el Consejo de Refugiados Sirios y nos mostraron su preocupación sobre estas noticias. Hay dudas sobre las cifras pero aún así creo que hay que poner la responsabilidad en quien la tiene. Si estuviéramos hablando de que existen corredores humanitarios y esas vías de acceso legales y seguras para Europa, no estaríamos ante esta situación. Hay que poner la responsabilidad política en quien la tiene, que son las políticas migratorias y para personas refugiadas de la UE. Todas esas desapariciones son consecuencia de esas políticas y los responsables son aquellos que dirigen la Comisión Europea y los gobiernos de los estados miembros que son los que apoyan estas políticas.

Marina_Albiol2
Albiol, en Mytilene, durante una reunión con voluntarios españoles de ProemAid. / IU

¿Qué se puede hacer desde una posición política minoritaria como la que tienen ustedes? ¿Cómo se puede revertir esta situación que denuncia?

Las políticas de migración y para refugiados están siendo aprobadas y pactadas por la gran mayoría del Parlamento Europeo, es decir, socialdemócratas, conservadores y liberales. Tienen contestación por parte de la Izquierda Europea y una parte de Los Verdes. Lo que se necesita es que haya presión ciudadana para que haya un cambio de estas políticas. Hay que denunciar esa alianza que hay en el Parlamento Europeo y sobre todo poner encima de la mesa que la extrema derecha ya no está sola. Las posiciones racistas y xenófobas en Europa ya no las sostienen sólo ellos. En Dinamarca, la ley que se ha aprobado para que se confisquen los objetos de valor a los refugiados y se les pongan mil trabas para la reunificación familiar ha sido también aprobada por socialdemócratas. Las políticas de cierre de fronteras, de darle más papel a Frontex o de militarizar el Mediterráneo han sido también aprobadas por la socialdemocracia. Las posiciones racistas y xenófobas están siendo compartidas por los socialdemócratas, liberales y conservadores. Esto está llevando a darle muchas alas a todos los movimientos fascistas de Europa como Pegida en Alemania u otros. Hace falta una gran movilización. Vamos a seguir denunciando estas alternativas pero tiene que haber acompañamiento fuerte por parte de la sociedad civil. Se están dando manifestaciones pero necesitamos más.

Respecto a este tema de la extrema derecha, usted tuvo una polémica con un diputado de Amanecer Dorado a raíz de una camiseta antifascista. ¿Cómo elaboran sus discursos este tipo de partidos en el Parlamento Europeo?

— Los discursos que están manteniendo son de relacionar directamente refugiados con terrorismo, con agresiones a las mujeres, etc. Sobre todo criminalizando y con cosas como que va a ser una invasión o que se va a islamizar Europa. Es un problema que gente como esa tenga representación, pero sobre todo el problema es que este discurso está calando en otros grupos parlamentarios. El discurso de cerrar las fronteras a lo que ellos llaman migrantes económicos ha calado absolutamente. Como si por el hecho de no venir de Siria ya no se tuviera derecho a venir a Europa. Esto es una preocupación, cómo está calando su discurso en otros grupos.

Está participando activamente en la iniciativa Plan B para Europa. ¿En qué puede cristalizar todo este movimiento?

"Lo que deja muy claro el caso de Grecia es que nuestras políticas de izquierdas no caben con el actual diseño de la UE"

— Están saliendo muchas iniciativas. Estuvimos en París, estuvo Yannis Vaorufakis en Berlín, tenemos las jornadas de Madrid, etc. Lo más importante es poner en valor que se están impulsando estos espacios, que son de reflexión y debate. Tampoco van todos entrelazados entre sí, relacionados de alguna manera pero impulsados por actores diferentes. Era necesario que se abrieran después de todo lo sucedido en Grecia. Lo que deja muy claro es que nuestras políticas de izquierdas no caben con el actual diseño de la UE. Necesitamos abrir un debate sobre eso. Si estas políticas no tienen cabida, tenemos que construir una alternativa política. No es fácil y necesita de todas estas jornadas. Debemos trabajar para que todas las fuerzas de izquierda de Europa puedan estar representadas en estas jornadas. Tenemos que jugar un papel de unidad. Los debates empiezan ahora y es muy difícil saber en qué van a cristalizar. No podemos empezar la casa por el tejado. Si desde la izquierda no podemos solucionar los problemas de la gente, va a ser la extrema derecha la que coja más peso.

Respecto a IU, eres una de las personas que forma parte de la comisión de la XI Asamblea. Hemos visto diferentes posiciones políticas internas cada vez más evidentes. ¿Hacia dónde tiene que ir IU?

— Creo que IU ha sido una herramienta muy útil para la clase trabajadora durante las últimas décadas. Creo que no ha habido plataforma o movilización donde no estuviera IU. Tenemos que sentirnos muy orgullosos de lo que ha significado IU. Pero ha llegado un momento en el que la organización tiene que adaptarse a la nueva fase política y económica que está sufriendo nuestro país. Ese es el proceso que estamos iniciando. Hay que repensarse para adaptarse. Sigue siendo necesaria una izquierda en este país con un programa político claro. Es un papel que no van a jugar otras fuerzas políticas, pero tenemos que ser útiles. Y para eso hay que adaptar la organización para que sea más participativa, menos burocrática, más ágil, etc. Tenemos que revitalizar la movilización en la calle, no podemos centrarlo todo en el plano electoral. Y necesitamos jugar un papel en las confluencias, necesitamos reforzar las que ya existen y generar las que no. Ha empezado el debate y tiene que ser la militancia la que decida qué organización queremos.

Precisamente uno de los puntos de fricción son estas confluencias. ¿Cómo debe ser la relación con Podemos?

"En el plano electoral desde IU entendemos que tiene que haber una alianza con Podemos"

— Siempre tiene que ser desde el reconocimiento de ambas organizaciones, de lo que representamos y de lo que somos. Reconocernos los unos a los otros. En el Parlamento Europeo somos un buen ejemplo de cómo se puede trabajar. Nos respetamos como organizaciones y estamos en el mismo grupo parlamentario. Es cierto que hay diferencias entre IU y Podemos de programa. Pero también hay muchísimos puntos que compartimos y somos capaces de trabajar en Europa en el grupo de memoria histórica, contra el TTIP, con conflictos sociales, etc. La relación tiene que ser de poder actuar juntos en estas cuestiones y evidentemente en el plano electoral desde IU entendemos que tiene que haber una alianza porque se ha demostrado que allá donde hemos ido juntos, tanto en las municipales como en las generales en Galicia o Cataluña, es la única forma de doblegar al bipartidismo.

¿Y cómo ve la situación de gobernabilidad? ¿Qué debe hacer IU?

— Hemos dejado muy claro que estamos en una fase en la que lo primero es hablar de política y de cuál es la propuesta. Hemos planteado 16 medidas que serían la clave para apoyar una investidura. Para IU es muy importante diferenciar el apoyo a una investidura y formar Gobierno. Es importante no engañar a la gente porque creo que no se puede hablar de que se va a dar un Gobierno del cambio con un PSOE que en Europa aprueba el TTIP, el TiSA o en España el artículo 135. Pero también es importante que no haya un Gobierno de la derecha. Por tanto, estaríamos dispuestos a apoyar una investidura para que no gobierne el PP, pero siempre y cuando hablemos de propuesta política más que de reparto de ministerios.

2 Comments
  1. la novata says

    Gracias Marina Albiol por llevar el parlamento europeo a cualquier lugar de Europa y por apoyar y hacerte eco de cualquier iniciativa solidaria, justa o social. Tú sí me representas.

  2. Juanjo says

    Marina, eso es viejo, ¿acaso el PSOE (F. Gonzáles, el «arrepentiito» dudó en firmar pactos con CDC y el PNV? Y echa una mirada a sus principios…sobre todo al de los vascos. Los descendientes de Noé, vía Tubal

Leave A Reply

Your email address will not be published.