Diputados de C's: nueve 'submileuristas' y un expolicía millonario

diputados_ciudadanos_efe
Albert Rivera rodeado por los diputados de Ciudadanos Toni Cantó, Patricia Reyes e Ignacio Prendes. / Efe

Tres de los cuarenta diputados de Ciudadanos (C’s) han declarado unos ingresos pelados de cero euros, nada, el año pasado. Otros seis no alcanzan la categoría de mileuristas. Su rentas netas van de los mil euros que ganó la tinerfeña Melisa Rodríguez como diseñadora de joyas a los 8.681 de la madrileña Patricia Reyes de honorarios profesionales como abogada. Reyes fue concejala de Boadilla del Monte (Madrid), estuvo en paro y ahora es secretaria tercera de la Mesa del Congreso. La mayoría del grupo parlamentario de la formación naranja se inscribe en lo que llamamos el “mediano pasar”, con unos ingresos netos entre 25.000 y 40.000 euros. El más adinerado es el expolicía y diputado por Castellón, Domingo Lorenzo. Éste y otros cuatro parlamentarios, incluido Albert Rivera, cobrarán menos de lo que ganaban antes.

Publicidad

Los parlamentarios que han declarado cero ingresos, dejando en blanco las casillas correspondientes, son la sevillana María Virginia Millán, la alcarreña Orlena María Miguel Muñoz y el salmantino Pablo Yañez. Sin embargo, Miguel, que es concejala de Torrejón del Rey (Guadalajara), consigna un pago de 3.429 euros a Hacienda en concepto de IRPF, y Yañez hace lo propio diciendo que pagó 500 euros por unas rentas que tampoco figuran en su declaración. Cuando la comisión del Estatuto del Diputado revise esta documentación les obligará a subsanar la contradicción, es decir, a declarar los ingresos.

Impecune de solemnidad se declara asimismo el actor y diputado por Alicante Toni Cantó, quien apunta unos ingresos de 1.900 euros el año pasado, olvidando las retribuciones parlamentarias que recibió en 2015 antes de abandonar UPyD, el partido de Rosa Díez en proceso de extinción. Cantó posee cuatro viviendas: dos en Madrid, una en Baleares y otra en Canarias. Le siguen en bajos ingresos el leonés Enrique Bueno Prado, con unas percepciones netas de 3.911 euros; el alicantino José Cano Fuster, con un ingreso de 8.127 euros como apoderado mercantil de un restaurante familiar; el malagueño José Antonio Calle con una renta anual de 9.600 euros por alquiler de locales (posee tres y el 51% de otro en Málaga), y el murciano José Luis Martínez González, con un sueldo pelado de 11.528 euros.

Ligeramente por encima de los submileuristas mencionados se sitúa el veterinario toledano Ramón Luis Molinary, con una renta declarada de 15.939 euros el año pasado; el profesor de formación profesional para el empleo y diputado por Albacete Onesimo Eduardo González (16.213 euros de retribución); el agricultor murciano Miguel Ángel Garaulet (14.877 euros de ingresos como autónomo), y la emprendedora Elena Faba, diputada por Barcelona y presidenta del Círculo de Mujeres de Negocios, con un ingreso declarado de 15.846 euros el último ejercicio.

A partir de esas trece señorías sin ingresos o con rentas de supervivencia que han pasado a recibir los 3.000 euros mensuales de asignación constitucional más las dietas y complementos correspondientes, encontramos algunos diputados con ingresos ligeramente superiores a 20.000 euros, caso del que fuera procurador de los tribunales en Córdoba, Marcial Gómez Balsera, quien a su renta ha agregado 1.868 euros de subvención de la Junta de Andalucía por “eficiencia energética”.

Ya por encima de 30.000 euros están el abogado zaragozano Rodrigo Gómez García, el secretario de organización y diputado por Madrid, Francisco Javier Hervías, que cobra 33.000 euros del partido; el tarraconense Sergio del Campo, que es inspector de Trabajo; el abogado sevillano Fidel Prieto; el también letrado coruñés Antonio Rodríguez Vázquez; el inspector técnico de la Agencia Tributaria y diputado por Valencia Vicente Ten Oliver y el publicista y diputado por Las Palmas Saúl Ramírez, quien ha sido designado portavoz de lo que no hay: empleo.

En la parte alta de la tabla, con unas rentas similares a las que percibirán como diputados rasos figura el portavoz adjunto y vicesecretario general del partido, José Manuel Villegas, quien ingresó 43.485 euros de sueldo del Parlamento de Cataluña el año pasado; el vicepresidente de la Mesa y exdiputado asturiano de UPyD, José Ignacio Prendes, que ha declarado 56.873 euros brutos de renta, y la portavoz adjunta y catedrática de Ciencias de la Información, Marta Martín Llaguno, cuyo salario fue de 52.775 euros brutos.

Caso singular el del inspector de Hacienda y diputado por Madrid Francisco de la Torre Díaz, quien, con un sueldo de 53.471 euros, más 2.000 por conferencias, pagó casi la mitad, 26.702, de IRPF. Esa cantidad es superior a la que desembolsó el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, con unos ingresos de casi cien mil euros. La diferencia se explica porque en vez de fondos de inversiones y seguros de ahorro, el diputado de C’s por Madrid prefiere los depósitos bancarios (246.116,47 euros) a plazo fijo.

Así como la actividad cultural y literaria reporta magros ingresos a los colegas de escaño de Podemos, al escritor y ahora diputado de C’s por Madrid Fernando Maura Barandiarán, de 60 años, le ha permitido vivir con cierto decoro. En su nueva etapa será portavoz de Exteriores. Más que decoro, el éxito de la escritora y licenciada en Periodismo Marta Rivera de la Cruz le ha permitido ingresar el último año más de lo que va a cobrar este como diputada por Madrid.

Cierto es que el mismo fenómeno afecta a los otros dos Rivera de C’s, es decir, el presidente del partido, que tenía mejor remuneración como diputado catalán, y la malagueña Irene Rivera, que ganaba más como piloto de helicópteros comerciales y funcionaria de la Jefatura Central de Tráfico. Luego ya, y sin ánimo de reducir a cifras la vocación política, algunos profesionales como el abogado y periodista Juan Carlos Girauta, diputado por Barcelona y hombre de confianza de Rivera; el médico y empresario Francisco Igea, o el ingeniero Miguel Ángel Gutiérrez Vivas, diputado por Madrid y portavoz de Interior y Defensa, tendrán que sumar cargos y complementos parlamentarios para no perder dinero.

Quien tendrá una remuneración bruta inferior a los más de 100.000 euros que ingresaba será el policía en “segunda actividad”, directivo de Mega 2 Seguridad y ahora diputado por Castellón, Domingo Lorenzo Rodríguez. Además de ser el que más ingresos ha declarado, este policía investigado en los años ochenta por su relación con la llamada “mafia policial” y absuelto judicialmente, es también el más adinerado, con más de 800.000 euros en ahorros, fondos de inversión y planes de pensiones.

BIENES Y RENTAS DE LOS DIPUTADOS (Todos los artículos)