La mayoría del Grupo Socialista gana más de 35.000 €, y un tercio, más de 50.000

diputados_socialistas_congreso_efe
Diputados socialistas aplauden la elección de Patxi López como presidente del Congreso de los Diputados. / Efe

Una casera catalana con 27 viviendas y tres locales comerciales en Barcelona pasa por ser la diputada socialista más rica. Es Mercè Perea i Conillas, de 41 años, teniente de alcalde de L’Hospitalet de Llobregat con una remuneración de 71.000 euros el año pasado. La más pobre, la abogada extremeña Patricia Sierra, de 39 años, sólo ingresó 199 euros el año pasado. Se trata de los dos extremos del mismo grupo parlamentario que abandera la lucha contra la desigualdad. Pero esta distancia no significa que haya tantas diferencias entre los 89 diputados del Grupo Socialista. La mayoría ingresa más de 35.000 euros anuales y un tercio rebasa los 50.000. El único que superaba los cien mil euros anuales es el médico y ahora diputado por Navarra, Jesús María Fernández Díaz, quien prácticamente duplicaba los ingresos de Pedro Sánchez.

Publicidad

De hecho, lo primero que salta a la vista al examinar las declaraciones de bienes y rentas presentadas por los nuevos diputados del PSOE es una cierta uniformidad. Sus ingresos les sitúan entre lo que antes se llamaba “pequeña burguesía” y ahora denominan clase media. Casi todos tienen al menos una vivienda en propiedad, uno o dos coches y ahorros que oscilan entre 20.000 y 70.000 euros. En su mayor parte cobran de las instituciones públicas: ayuntamientos, diputaciones, gobiernos, parlamentos autonómicos y Cortes Generales. Quiere decirse que poseen experiencia como representantes públicos y que al paso del tiempo se han convertido en profesionales de la política.

Según sus declaraciones, a la diputada con menos ingresos, Patricia Sierra, le sigue la burgalesa Esther Peña, socióloga y técnica de orientación laboral de la UGT de Castilla y León, que cobró 13.266 euros por su trabajo y 11.585 en dietas de la Diputación Provincial, a la que pertenece como concejala de Mondúbar de la Emparedada. Retribuciones ligeramente superiores a 20.000 euros fueron las del salmantino David Serrada, a nómina en el Ayuntamiento; la catalana Mónica Lafuente, que cobró 24.923 euros como liberada del PSC en Lleida, y la profesora palentina Maria Luz Martínez Seijo. Sueldos algo más altos tenían Marc Lamua, arqueólogo y ahora diputado por Girona, quien percibía 28.420 euros anuales como asesor del grupo socialista de la Diputación, y la profesora leonesa Aurora Flórez, quien ahora ha sido designada portavoz de Educación.

En ese parámetro de renta baja se situa la exmilitar y diputada madrileña Zaida Cantero, quien ha sido nombrada portavoz en la Comisión de Defensa. Su retribución como oficial del Ejército le reportó 11.861 euros de enero a junio, una cantidad curiosamente inferior a los 18.594 de paga como retirada en el segundo semestre del año. Ingresó además unos cuatro mil euros por derechos de autor del libro que escribió con la también diputada socialista Irene Lozano, contando el acoso y las agresiones que sufrió de un superior condenado y las represalias de los altos mandos así como la negativa del ministro del PP y directivo empresarial Pedro Morenés a actuar en su caso y corregir así otras situaciones similares que las militares no denuncian por miedo a represalias.

Ya con ingresos superiores a 30.000 euros mensuales figuran algunos diputados con cometidos anteriores relacionados con la administración autonómica andaluza, casos de Carmen Cuello, diputada por Sevilla; el exconsejero de Medio Ambiente de la Junta y profesor José Juan Díaz Trillo; la gaditana Mirian Alconchel; la almeriense Sonia Ferrer Tesoro, quien solo consigna el IRPF de su sueldo como delegada de la Junta en Almería, y la también exdelegada en Huelva, Josefa González Bayo, quien anota un sueldo anual de 40.362,75 euros, algo menos, por cierto de los 43.802 que percibía el ahora presidente del Congreso, Patxi López, como miembro de la Ejecutiva Federal del partido.

Si a los mencionados hasta aquí la retribución, las dietas y las prestaciones como diputados les suponen una mejora, a otros les representa una pérdida de ingresos. Son los casos de José Javier Lasarte, que cobraba 77.608 euros como director de desarrollo económico de la Diputación de Álava; Juan Carlos Campo, que percibía 83.841 como secretario de la Junta de Andalucía para las relaciones con el Parlamento; el ya mencionado Fernández Díaz (no confundir con el ministro del Interior, del mismo apellido), y el de la exministra, profesora y diputada por Barcelona, Carme Chacón, quien olvidó declarar los 36.000 euros de la Fundación Ortega-Marañón y presentó un documento complementario en el registro del Congreso.

Más de un tercio de los integrantes del Grupo Socialista repiten como diputados y no consignan sus ingresos como tal, dado que las asignaciones parlamentarias son las mismas. Entre los que proceden de otras actividades y van a cobrar un sueldo similar se encuentran el profesor y diputado por Granada Gregorio Cámara; la magistrada pontevedresa Dolores Galovart; el alcalde de Benahadux (Almería), Juan Jiménez Tortosa; el catedrático y diputado por A Coruña Ricardo García Mira o la diputada por Jaén y presidenta del PSOE y del partido en Andalucía, Micaela Navarro, quien sumaba a sus ingresos como diputada andaluza 6.593 euros en acciones del Santander.

Los diputados del PSOE con más casas y fincas, tras la mencionada Perea i Canillas, son el tinerfeño Francisco Hernández Spínola (4 viviendas); el segoviano Juan Luis Gordo (4 viviendas en Segovia y Madrid, una nave agrícola y dos fincas rústicas); la pontevedresa Galovart (4 viviendas, un local comercial y un bajo), el toledano José Miguel Camacho (4 casas en Toledo y Ávila) y el expresidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, con una casa y un apartamento en Madrid, otra en Ciudad Real y un apartamento en Mallorca.

Las señorías con más ahorros declarados son Odón Elorza, con medio millón de euros en valores, fondos de inversión y de pensiones, parte de ellos procedentes de una herencia. Le siguen a gran distancia el gaditano Juan Carlos Campo (211.000 euros), la vallisoletana Soraya Rodríguez (algo más de 200.000), José María Barreda (179.000), Patxi López (170.000 euros), José Zaragoza (unos 140.000), el segoviano Juan Luis Gordo (130.000 entre ahorro y plan de pensión), el madrileño Rafael Simancas (109.000) y la murciana María González de Veracruz (100.000).

BIENES Y RENTAS DE LOS DIPUTADOS (Todos los artículos)