El poder territorial se moviliza contra el pacto Sánchez-Rivera en la consulta de hoy

2
rivera_sanchez_pacto_efe
Las bases del PSOE deberán expresar su opinión sobre el pacto Sánchez-Rivera alcanzado esta semana. / Chema Moya (Efe)

Los militantes socialistas se enfrentan hoy a un dilema: o ratifican el acuerdo alcanzado con Ciudadanos (C's) o votan en contra y favorecen objetivamente la continuidad de Mariano Rajoy. Aunque se trata de un falso dilema, este ardid dialéctico es capaz de producir una notable abstención entre los 195.000 afiliados al PSOE llamados a contestar si o no al pacto “para un gobierno progresista y reformista”. La pregunta ni siquiera cita a C's.

Además de la tendencia a la abstención, la resistencia de numerosos dirigentes regionales y provinciales y de la corriente de opinión Izquierda Socialista (IS) a asumir los términos del documento pactado con C's harán que la primera consulta de estas características que celebran los socialistas sea menos exitosa de lo que la dirección del partido espera. La votación on-line a través del sitio mipsoe.es quedó abierta a las cero horas del viernes y terminará a las 20:00 de hoy. Según la dirección del partido, que controla el proceso, unos 15.000 censados han pedido votar por este procedimiento.

Los principales barones regionales, encabezados por la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, han mostrado su escaso o nulo entusiasmo por el acuerdo con C's, el único que ha podido alcanzar Pedro Sánchez hasta el momento como candidato a la investidura designado por el rey Felipe VI, ante la reiterada negativa previa de Rajoy. Tanto la andaluza Díaz como los presidentes de Aragón, Javier Lambán, y de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, han saltado a la palestra para rechazar la supresión de las diputaciones provinciales y su sustitución por comisiones de alcaldes. Coinciden con el PP en su oposición a este punto del acuerdo entre Sánchez y Albert Rivera.

A partir del pronunciamiento de la dirigente andaluza, se ha registrado una avalancha de consignas desde las direcciones provinciales de votar “no” o, en el peor de los casos, optar por la abstención. Andalucía es la federación más numerosa, con 45.000 militantes censados. Según las fuentes socialistas consultadas, la dirección regional del partido ha dejado hacer y ha elegido la “neutralidad activa”. Una situación similar de puertas adentro se está viviendo en Extremadura y en Castilla-La Mancha, si bien el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, ha evitado criticar públicamente el acuerdo con C's.

Los barones regionales más críticos con Sánchez tras los resultados del 20D asumieron a regañadientes la consulta a la militancia con la que el secretario general les sorprendió en el Comité Federal del 30 de enero. Pero, después de remarcar las líneas rojas que dificultaban o hacían casi imposible el acuerdo con Podemos, no esperaban que el pacto con C's atacase directamente el sistema clientelar de poder que para los grandes partidos representan las diputaciones provinciales. De ahí que hayan pasado a la ofensiva.

Un dato: los socialistas gobiernan seis diputaciones en Andalucía y, curiosamente, cinco de ellas están presididas por los secretarios provinciales del partido. Todos ellos se han manifestado “de forma personal” en contra del acuerdo con C's. En Extremadura, los socialistas presiden las dos diputaciones; en Castilla-La Mancha, las de Toledo, Albacete y Ciudad Real; en la Comunidad Valenciana, la de Valencia; en Aragón las de Huesca y Zaragoza, y en Galicia las de Lugo, A Coruña y Pontevedra. Si se añade la de Soria en Castilla y León, el resultado es 16 de las 38 existentes. Se trata de un poder provincial que maneja un presupuesto cifrado en 3.200 millones de euros anuales.

Según fuentes de la dirección del partido en Galicia, el acuerdo tampoco ha gustado al secretario general, José Ramón Gómez Besteiro, hasta ahora aliado de Sánchez. A la supresión de las diputaciones se añade en este caso el hecho de que Besteiro se halla imputado por una juez lucense por presunta prevaricación. La justicia investiga la relación de la compra del piso y dos plazas de garaje por parte del dirigente socialista en 2005 con la recalificación de una parcela cuando era concejal de urbanismo de la ciudad. El acuerdo con C's exige la expulsión de los investigados o imputados.

Sin relación alguna con las razones de poder y ambición personal que circulan por las venas de los dirigentes territoriales, el voto “no” de IS al acuerdo, manifestado por su excandidato a la secretaría general, José Antonio Pérez Tapias, se basa en que “no estamos ante un pacto de izquierdas” y en que “es ambiguo en aspectos fiscales y laborales. En lo relativo a la reforma constitucional, deja fuera aspectos principales”.

En un comunicado, IS critica “la ambigüedad” de la pregunta a los militantes, entiende que se presta a interpretaciones “ajenas al sentir de la mayoría de los socialistas” y reprocha a Sánchez su “preferencia absoluta al acuerdo con C's en detrimento de un posible pacto con otras fuerzas de izquierda”. En materia concreta, entienden que “no define claramente la derogación de la reforma laboral” ni, por otra parte, promueve una reforma fiscal progresiva que “grave a los que más tienen”. Lamentan que no se derogue la ley mordaza ni se cuestione la disciplina presupuestaria impuesta por la Troika. Y sobre las “reformas constitucionales express” dicen que son “simples maquillajes que no garantizan el blindaje de los derechos sociales, la educación y la salud frente a las políticas neoliberales de austeridad a costa de los trabajadores".

Por su parte, los miembros de la dirección del partido y del grupo parlamentario, comenzando por el propio Sánchez, protagonizaron desde el jueves unos quinientos actos informativos sobre el acuerdo con C's. Fuentes de Ferraz esperan que la participación sea amplia. La considerarían un éxito si superase el 50% de los afiliados. Y confían en que una mayoría amplia, superior al 60%, vote a favor del acuerdo para echar a Rajoy del Gobierno. Lo contrario sería hacerle el juego al PP y a Podemos. Ese dilema, manifestado ayer por el propio Sánchez en tono muy crítico hacia Pablo Iglesias, puede llevar a una abstención sobresaliente.

No obstante, desde la Ejecutiva, enfatizan que es la primera vez que una decisión de especial relevancia se consulta a los afiliados y remarcan que ni siquiera ha habido tiempo de explicar el contenido del pacto, por lo que una elevada abstención sería algo lógico. En todo caso, el Comité Federal tiene la última palabra y convalidará o corregirá el lunes la decisión de los afiliados.

2 Comments
  1. Piedra says

    Me parece estupendo que los afiliados puedan votar y me gustaría que le pegaran una buena patada en el trasero a los caciques y nepotes.

  2. Antonio says

    Sin lugar a dudas, las diputaciones son para repartir pesebre y comprar voluntades.
    En los documentos congresusles del PSOE, esta su desaparición , ya que se habían constituido los gobiernos autonómicos. Hay que ser consecuente para definirse de izquierdas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.