Sánchez, dispuesto a ceder ante Podemos para formar un "gobierno plural"

0
Pedro Sánchez, junto a Cesar Luena, esta mañana, durante la reunión del Comité Federal del PSOE. / Ballesteros (Efe)
Pedro Sánchez, junto a Cesar Luena, esta mañana, durante la reunión del Comité Federal del PSOE. / Ballesteros (Efe)
(Actualización a las 14:30 con el resultado de la votación) 

El Comité Federal del PSOE ha aprobado por unanimidad el aplazamiento del 39º Congreso del partido hasta después de la formación de Gobierno, haya o no elecciones generales el 26 de junio. El secretario general, Pedro Sánchez, pidió unidad para conseguir “el gobierno del cambio” y se comprometió a ceder para facilitar el “mestizaje ideológico” y la formación de un "Ejecutivo plural" con Ciudadanos y Podemos. Aunque la dirigente andaluza Susana Díaz y algunos barones habían forzado en enero pasado la fecha del congreso, en la reunión evitaron mencionar la cuestión y reconocer su error. No asistieron el asturiano Javier Fernández ni el extremeño Guillermo Fernández Vara. El valenciano Ximo Puig prefirió no intervenir. En su intervención, Pedro Sánchez ha pedido "unidad" al partido y ha abogado por el "mestizaje ideológico" con los partidos de Pablo Iglesias y Albert Rivera, con los que se sentará a negociar a partir del lunes un gobierno de cambio que renueve la política española. "Es urgente --ha dicho-- porque Mariano Rajoy sigue gobernando de espaldas y sobre las espaldas de los ciudadanos". Ha responsabilizado a Podemos de "esta prórroga al Gobierno de Rajoy, que no entiendo", pero ha abogado por el entendimiento de las fuerzas que suman 199 escaños, 15 millones de votos.

Publicidad

El eje central de su breve alocución es su disposición a ceder para hacer posible un "gobierno del cambio, no partidista y plural" que despolitice las instituciones y realice una política progresista "para alejar a España de la desigualdad, la corrupción y la división a la que la han abocado estos cuatro años de Rajoy". Tras repasar las fechas clave de los 104 días transcurridos desde las elecciones generales, incluyendo su encuentro del 15 de marzo con el presidente catalán Carles Puigdemont --algo que mereció el reproche interno de la andaluza Susana Díaz--, se comprometió a someter a referendo interno "cualquier cambio del acuerdo con C's", en referencia a su extensión a Podemos.

También quiso dejar claro que el PSOE es la única fuerza política que tiene un proyecto para España y posee capacidad de negociación, en contraste con el aislamiento y la cerrazón del PP, y comparte con Ciudadanos y Podemos el objetivo del cambio político. Confió en que tanto C's como Podemos acepten el mestizaje ideológico y concluyó: "Espero que no haya nuevas elecciones".

En la reunión, ya a puerta cerrada, se han registrado doce peticiones de palabra, comenzando por la dirigente andaluza, Susana Díaz, quien, antes de entrar, recordó el límite marcado el 28 de diciembre de no negociar con los separatistas catalanes ni con los que piden una consulta unilateral. Dentro criticó las "trampas" del Gobierno en el cumplimiento del déficit y consideró "urgente" la formación de un nuevo Ejecutivo.

El presidente de Aragón, Javier Lambán, manifestó su preocupación por el diálogo abierto por el PSC con En Comú Podem. El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, explicó que viene hablando desde hace tiempo con Xavier Domenech y nadie se ha escandalizado, y tranquilizó a quienes desconfían de su lealtad.

La reunión fue inusualmente breve (apenas tres horas) y sin críticas de fondo a la política desarrollada por Sánchez, quien aprovechó el turno de respuesta a los intervinientes para expresar su respeto a la propuesta de Iglesias de someter a las bases de Podemos cualquier acuerdo que pueda alcanzar, si se alcanza, para formar gobierno. Sánchez lamentó que la dirección de Podemos no haya adoptado antes esa decisión. En un corrillo con periodistas, la presidenta andaluza, Susana Díaz, manifestó su impresión de que el dirigente de Podemos se ha dedicado a la propaganda y el postureo, y se mostró convencida de que habrá nuevas elecciones, "aunque lo que yo quiero es que haya un gobierno cuanto antes". En su opinión, Sánchez debe exigir a Iglesias "la carga de la prueba", es decir, que respeta al Partido Socialista.

 

PSOE (YouTube)

Leave A Reply

Your email address will not be published.