El Grupo Prisa ataca a Podemos como hizo con la IU de Anguita, según Iglesias

iglesias_errejon_prisa_efe
Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, ayer sábado, durante la reunión del Consejo Ciudadano de Podemos. / Juan Carlos Hidalgo (Efe)

La estrella del equipo recibió un pase de gol, pero en vez de chutar, comprobó que había adversarios intentando meter el pie y se puso a protestar. La situación recuerda a otro jugador, capitán y también estrella del equipo, que en un lance parecido se desentendió del balón y se desvaneció. Sus compañeros acudieron raudos. “¿Qué te pasa?”, le preguntaron. “Que me ha mordido el director de un periódico”, contestó. Y como esas mordeduras pueden ser letales si no se contrarresta el veneno a tiempo y se desinfecta bien la herida, lo sacaron en camilla.

Publicidad

El caso del primer jugador, Pablo Iglesias por más señas, se produjo ayer. El del segundo de la fábula, Julio Anguita, tuvo lugar hace ya 24 años. Pero en los dos episodios, el adversario o agente molesto y provocador resulta ser el mismo: el Grupo Prisa, propietario de poderosos medios de comunicación social que, como es sabido, disfrutó del favor y los beneficios de los sucesivos gobiernos de Felipe González mediante el uso y abuso del BOE durante más de una década.

La mordedura del periodista y consejero delegado del Grupo Prisa, recién renovado en el cargo hasta 2020, Juan Luis Cebrián, atenazó a Anguita con la famosa campaña de “la pinza” que tanto daño y división provocó en su emergente formación política, Izquierda Unida (IU). Lo curioso es que no fue El País, buque insignia de Prisa y periódico de la progresía, sino el ABC de Luis María Ansón, el que publicó sus cenas y cabildeos con el entonces joven y ambicioso líder del PP, José María Aznar, auspiciadas por el director de El Mundo, Pedro J. Ramírez.

En varios libros de conversaciones y memorias, Anguita reconoce sus buenas relaciones con Aznar, lo que no significa que hiciera el juego a la derecha. “La pinza –dice en Atraco a la memoria, una conversación con Juan Andrade- fue una fabulación a la que dio pábulo el grupo Prisa. Una vez José María Aznar se me acercó en el Congreso y me planteó que hiciésemos una moción de censura a Felipe González. Le pedí que me lo explicara por carta y lo hizo. Todavía la conservo. Estamos hablando de las horas más bajas del PSOE, cuando era sinónimo de corrupción y de crímenes de estado. El caso es que planteé la moción a IU y acordamos que no. Pero si hubiésemos aceptado, hubiésemos echado a Felipe de la Moncloa”.

En un contexto político bien diferente de aquel bipartidismo campante de hace cinco lustros, el secretario general de Podemos elevó la voz el sábado ante el Consejo Ciudadano para acusar al Grupo Prisa de intentar “arrinconar y dividir” al partido. Iglesias previno a los suyos contra “la narrativa” de la división de un Podemos radical y otro moderado, uno bueno y otro malo, que en las últimas semanas están realizando los medios informativos de Prisa. Tras reproducir una frase de Cebrián, según la cual “el problema de España es que los populismos puedan gobernar”, Iglesias pidió a los suyos que no caigan en la trampa de aceptar ese debate sobre “los dos Podemos” y que no permitan colocar en el disparadero a varios compañeros.

Con la experiencia adquirida y los conocimientos de la historia reciente, Iglesias constata la intención del mencionado grupo de poder mediático de repetir la jugada que empleó contra la IU de Anguita y de hurgar en la herida de la división interna que ha supuesto su decisión de despedir fulminantemente al secretario de organización, Sergio Pascual, amigo y persona de confianza de su número dos y portavoz parlamentario, Íñigo Errejón. Y trata de poner remedio y acallar la división y el debate interno, que no existe porque lo diga Prisa, aunque lo amplifique en función de sus intereses.

Puesto que también amplificó ad nauseam la famosa pinza y la división de IU bajo el liderazgo del carismático Anguita, la repetición de la táctica no ha pillado por sorpresa a los expertos de la agiprop. Por tanto, lección aprendida, aunque ojo al parche, porque algunas segundas partes pueden ser buenas si el “centralismo democrático” sigue creando problemas en la formación que en teoría no ha periclitado la “democracia directa”. Por lo demás, ya es sabido que los mismos errores suelen conducir a los mismos callejones sin salida de toda la vida.

Y a propósito de fábulas y medios de comunicación, cuentan que un 'Líder Carismático' que volvía de un viaje al extranjero desembarcó en la Calle del Barrizal. Un policía le avisó: “Se pondrá perdidos los zapatos y el pantalón si pisa por ahí”. Otro le comunicó: “Ese grupo de periodistas se muere de ganas de inclinarse para tener el honor de que usted camine sobre ellos”. A lo que el 'Líder Carismático' contestó: “En ese caso tendré que ponerme las botas de goma”.