Francisca Sauquillo: "No puede haber democracia si no hay un reconocimiento a la verdad y la justicia"

3

Íñigo Corral *

francisca_sauquillo_efe
Francisca Sauquillo, abogada, es la nueva presidenta de la Comisión para la Memoria Histórica de Madrid. / Paco Campos (Efe)

A la madrileña Francisca Sauquillo le ha llegado a sus 72 la oportunidad de presidir la comisión de la Memoria Histórica en la capital. Poco tardó en aceptar el encargo que le ofreció la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, a quien conoció en la Universidad Complutense cuando ambas estudiaban Derecho. Esta abogada laboralista es hermana de Francisco Javier Sauquillo, una de las personas que fallecieron en la conocida matanza de Atocha. Afronta este nuevo reto profesional con la mente puesta no en abrir heridas “sino en cerrarlas” y, sobre todo, con el objetivo de respetar al máximo los sentimientos de las personas.

Publicidad

—Su elección para dirigir la comisión de Memoria Histórica ha sido fruto de un acuerdo entre Ahora Madrid y el PSOE. ¿Puede ser esto el principio de acuerdos más globales a nivel político que acaben con la incertidumbre institucional generada tras el 20-D?

—No lo sé. La verdad es que ese asunto ni me lo he planteado. Lo único que puedo manifestar es que antes de Semana Santa me llamaron la alcaldesa y Purificación Causapie (la portavoz del PSOE en el consistorio) y me pidieron que ocupara la presidencia de la comisión de la recuperación de la Memoria Histórica de Madrid. Al principio puse cierto reparo y les comenté que no podía hacerlo pero luego empecé a darle más vueltas al tema y llegué a la conclusión de que era un reto apasionante. Siempre he pensado que no debíamos haber cerrado en falso  este capítulo de Madrid. No se lo merecían todas las personas que habían sido olvidadas y, además, porque había que cumplir con la Ley de la Memoria Histórica.

—Pero con su nombramiento parece que en algunas cosas sí se pueden llegar a acuerdos entre los partidos de la izquierda…

—Lo ocurrido después de las elecciones del 20-D obliga a los partidos políticos a llegar a acuerdos porque eso va en beneficio de los ciudadanos que les dieron su apoyo. No podemos continuar en esta situación que ya dura más de cien días. Hay demasiados problemas por resolver y la falta de acuerdos sólo puede generar inestabilidad a corto y medio plazo.

—Usted asume un cargo destinado en un principio a una persona joven y con una trayectoria política relativamente corta. ¿Hasta qué punto es necesaria la experiencia para echar la vista atrás ante sucesos como los ocurrieron durante la guerra civil o la posguerra?

—Creo que la experiencia es siempre interesante y en este  asunto quizá más ya que se conoce lo ocurrido por haberlo vivido. Estamos hablando de la generación que vivió la guerra, que no es la mía, y de la que vivimos la dictadura. Mis hijos no han vivido ninguna de esas etapas pero tienen todo el derecho a saber lo que ocurrió. Pienso también que los  jóvenes son muy importantes y que se debe de contar con ellos para afrontar los retos que hay en la actualidad. Por eso creo que debemos trabajar conjuntamente. Es bueno lo ocurrido en el Ayuntamiento de Madrid donde desempaña su labor mucha gente joven junto con una alcaldesa más mayor. Mi interés, de momento, se centra en hablar con la concejala y conocer de primera mano lo que han hecho hasta ahora en esta  problemática de la Memoria.

—Le han dado un año para realizar su trabajo. ¿será tiempo suficiente o piensa pedir más tiempo o personal a su disposición?

"Esto debimos haberlo hecho nada más empezar la Transición"

—Eso no es así exactamente y este tema ya está hablado con la alcaldesa. Un año es el tiempo que tenemos para poner en marcha el proyecto y si no lo podemos terminar en ningún caso daremos carpetazo al asunto. Después de casi 80 años de terminada la guerra civil y de 40 años de dictadura, merece la pena hacer un esfuerzo, aunque sea de forma algo tardía. Esto debimos haberlo hecho nada más empezar la transición pero quizá no se daban las condiciones y, por otro lado, no era en ese momento una reclamación masiva de la ciudadanía ya que lo que urgía era reinstaurar la democracia y la libertad. Luego hemos ido viendo que no puede haber democracia si no hay un reconocimiento a la verdad y a la justicia. De alguna manera, hay que resarcir a aquellos olvidados.

—Así, a bote pronto, dígame el nombre de una calle o plaza que le chirríe cuando la nombran o cuando ve el rótulo.

—Prefiero no decir nombres por ahora sin haber hecho una reflexión previa y, sobre todo, sin que se haya constituido la Comisión de la Memoria Histórica. Por supuesto que hay nombres que me chirrían y no sólo a mí, también  a mucha más gente. Y  no me refiero sólo a los madrileños sino a personas de otras ciudades o de otros países que vienen a Madrid. Sin querer dar ninguna pista sobre lo que vamos a hacer, porque la verdad es que aún es muy pronto, sí quiero recordar que hay muchos nombres y monumentos de personas que están en razón de su profesión ya sea médicos, escritor o pintor y no tanto por su ideología

—¿Y qué nombre le viene a la cabeza ahora mismo de una persona que tuviera que tener una calle?

—Me  vienen  muchos pero vuelvo a repetir que no quiero decir nombres sin  una reflexión con los miembros de la Comisión. Sobre todo me acuerdo de nombres de mujeres madrileñas que, no es que hayan sido olvidadas, es que se han vuelto invisibles como se recoge  en el libro de Tània Balló 'Las sinsombrero'.  En cuanto a hombres ya se han puesto en contacto conmigo algunos historiadores solicitándome que tengamos en cuenta a personas muy reconocidas fuera de España y aquí ignoradas. Entre ellos me han citado a Jorge Semprún.

—Una curiosidad, ¿su trabajo consiste en revisar el callejero franquista y en eliminar vestigios de la dictadura o también incluye la posibilidad de formular propuestas para el cambio de nombre?

—La Comisión, y yo como presidenta de ella, lo que tenemos que hacer es asesorar en cuanto a la Ley de Memoria Histórica del 27 de diciembre del 2007 que en su artículo 15, que dicho sea de paso es uno de los más polémicos, dice: “Símbolos y monumentos públicos. Se tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar de la guerra civil y de la represión de la dictadura…” Podemos hacer más cosas y yo quiero hacerlas.

—¿Por ejemplo?

—Pues crear un Mueso de sobre la memoria histórica de Madrid que abarque hasta los primeros años de la transición. Ya veremos si al final será posible cumplir este objetivo.

—A Usted la calle Atocha, por circunstancias de todos conocidas, supongo le traerá muchos recuerdos. ¿Sería también partidaria de modifica el nombre sin connotaciones políticas de algunas calles por otros que recordarán hechos tan tristes como la matanza de Atocha?

"Debemos buscar la verdad y la justicia y reparar a personas olvidadas"

—Creo que debemos trabajar en positivo y, sobre todo, buscar la verdad, la justicia y tratar de reparar a aquellas personas e Instituciones olvidadas como dice el preámbulo de la Ley de Memoria. Eso sí, siempre dentro del espíritu de reconciliación, la concordia y del respeto al pluralismo y a la defensa pacifica de todas las ideas que surgieron durante la etapa de la transición. Por supuesto que la calle Atocha me trae muchos recuerdos, sobre todo la casa donde estaba el despacho laboralista y donde ocurrieron aquellos desgraciados acontecimientos el 24 de enero de 1977.

—¿No le provoca un poco de vértigo que sus decisiones provoquen sentimientos encontrados en los familiares de algunas personas?

—Estamos ante una Ley que debemos aplicar pero que, efectivamente, afecta a una cuestión como es la de los sentimientos que siempre hay que tratar con mucho cuidado y, sobre todo, con el máximo respeto. Lo que vayamos a hacer a lo mejor afecta a algunos familiares vivos o a vecinos y por eso hay que hacerlo todo con sumo cuidado y con los procedimientos adecuados como, por ejemplo, con ordenanzas municipales. Espero que seamos capaces de hacerlo sin herir ningún sentimiento y, por supuesto, teniendo en cuenta que durante estos años ha habido muchas personas que han sentido también el olvido hacia sus familiares desaparecidos o muertos y que en algunas ocasiones han podido sufrir incluso por el reconocimiento que se hizo a otras  personas que ocasionaron la muerte de sus familiares.

—¿Sería partidaria de renombrar el callejero de Madrid con personas célebres sin vínculos con la política si llegado el caso se abrieran demasiadas heridas?

"El auténtico espíritu de la comisión no es abrir heridas sino cerrarlas"

—Intentaremos que no haya revanchismo, pues lo que se pretende con la Ley es hacer un reconocimiento en positivo. Soy más partidaria de poner que de quitar. Lo que espero, y en ello pondré todo mi empeño, no es abrir heridas sino que el auténtico espíritu de esta comisión es cerrarlas.

—Ya sé que es un poco pronto, pero ¿qué piensan hacer con los monumentos que retiren?

—Ya he comentado mi idea de hacer un museo que sirva de reconocimiento y de memoria histórica como los tienen en otras ciudades de Europa o de América. Se están poniendo muchos  historiadores en contacto conmigo y espero  que entre todos seamos capaces de hacer algo en positivo en un asunto tan complicado para nuestra ciudad porque Madrid se lo merece.

—En su biografía aparece que en 1979 encabezó una lista para ser alcaldesa de Madrid, ¿debe estar preocupada Manuela Carmena por algo?

—Por supuesto que no. Manuela, la alcaldesa, fue compañera mía en la Universidad Complutense y sabe que lo único que quiero es ayudar al Ayuntamiento, a ella, y, por supuesto, a mi querida ciudad de Madrid. Pienso que ella, como alcaldesa de Madrid, está haciendo un muy buen trabajo como lo demuestran las encuesta que se han hecho. Además, ha demostrado un coraje para presentarse a unas elecciones en una etapa muy complicada y, por ello, yo la admiro.

(*) Íñigo Corral es periodista.
3 Comments
  1. joaquin maho chuaha says

    ADMIRACIÓN PERSONAL Y MUCHO RESPETO, HACIA Dª FRANCISCA. PIENSO QUE ELLA EN SÍ, REPRESAENTA UN PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD. TAMBIÉN QUISIERA SABER SI DARÁ ALGUNA CONFERENCIA, EN MATERIA DE DERECHOA HUMANOS. PARA ASÍ PODER ASISTIR

Leave A Reply

Your email address will not be published.