Centella: “El PCE no se va disolver en Podemos, pero tampoco en IU”

Centella
José Luis Centella, secretario general del PCE. / José Camó

El PCE celebra este sábado la primera fase de su XX Congreso. Un encuentro en el que no se renovarán los órganos de dirección, eso será después del verano, pero en el que se revisarán las líneas políticas principales. De esta manera se debatirán las tesis ya adelantadas por la dirección del partido desde principios de este año. Una de las ideas principales es la de “superar IU” para crear un nuevo movimiento político y social, tal y como también plantea Alberto Garzón en el proceso de la XI Asamblea de la coalición. José Luis Centella (Córdoba, 1958) comparte estos postulados. El secretario general del PCE atiende a cuartopoder.es a 48 horas de la celebración de este Congreso.

Publicidad

— ¿Cuáles son los objetivos principales de esta primera fase del Congreso?

— Hemos hecho un congreso en dos fases porque entendíamos que había que hacer un debate de un primer nivel sobre la coyuntura política y cómo nos situamos en la construcción de alianzas. También de cómo hacer aportaciones en positivo a la XI Asamblea de IU. Por tanto los objetivos, tal y como indica el propio documento que llevaremos a debate con sus enmiendas, es definir cómo nos situamos en el ámbito político. Entendemos que hay que mantener las propuestas de ruptura más allá de las matemáticas parlamentarias. Hay que romper con un régimen que entendemos el causante del sufrimiento de millones de personas. Y después también discutiremos el papel del PCE en el desarrollo del bloque social y político en el marco de la asamblea de IU y en nuestro trabajo con la sociedad.

— Apunta el documento a tres proyectos de clase que estarían presentes en el ámbito político. ¿Cuáles son?

— Consideramos que hay una crisis de régimen que surge tras la Transición y se ha manifestado en diferentes fases. En estos momentos hay una fase de crisis de gobernabilidad. Que no sólo es la dificultad para formar Gobierno sino las dificultades para encontrar una estabilidad que sostenga a un Gobierno. En eso hemos delimitado que hay tres proyectos. Dos que están pujando entre sí y otro alternativo. Hay un proyecto continuista que es el que puede encabezar el señor Mariano Rajoy resistiéndose a cualquier tipo de cambio. Y otro proyecto reformista que plantea una especia de segunda transición en el que se puedan modificar algunos elementos manteniendo la correlación de fuerzas en torno a lo que se ha llamado bipartidismo. Y una tercera propuesta en la que nos referenciamos como PCE e IU-UP en las últimas elecciones. El que existan dos proyectos en las clases dominantes es lo que provoca que no se pongan de acuerdo Rajoy y el PSOE o C´s. Es la evidencia que esa crisis existe y no se ha resuelto todavía.

— Defienden que hay que “superar IU”. ¿Qué ha hecho mal IU para que haya que superarla?

«Creemos que lo
ha hecho mal IU
es estructurarse como partido. Tiene que ser superado para volver a los orígenes 
«

— Nosotros venimos defendiendo eso desde el año 2002. No es cosa de hace unos meses. El PCE y la mayoría de IU hizo un análisis en la primera década de los 2000 en el que entendíamos que IU había tenido un desarrollo que no era el que se planteó en su origen. Esto era hacer un movimiento político y social en el que conviviésemos distintos colectivos sociales, grupos políticos en torno a un programa. Y con la elaboración colectiva como centro de sus estructuras. IU ha evolucionado hacia una estructura de partido político donde las áreas tienen un papel secundario y donde lo que en principio era coordinación ahora son comités. Nosotros creemos que IU lo que ha hecho mal es estructurarse como partido. Eso tiene que ser superado para volver a los orígenes. No es partir de cero ni disolverse en la nada sino ir hacia un movimiento político y social que nunca debió dejar de ser.

— ¿Y en qué consiste exactamente ese movimiento político y social? ¿En atraer a gente que no esté en IU? ¿Cómo se concreta en la práctica?

— Efectivamente es un problema de práctica más que de teoría porque está todo inventado desde hace años en varios documentos. Se trataría de hacer una estructura que fuera más de movimiento, en la que tuviese más protagonismo la elaboración colectiva, los instrumentos de participación y los activistas sociales. No es fácil y requiere hacer una reflexión conjunta con mucha más gente. Que se incorpore gente que no está en IU y que lo hagamos todo en torno a configurar un bloque social y político de carácter alternativo. Hay que intentar confluir con más fuerzas, no sólo políticas sino sociales. Por eso planteamos redes de sindicalistas, redes feministas, republicanas, etc.

— ¿Qué papel jugarían aquí otros partidos como Podemos o Equo y qué relación se debe tener con ellos?

— El que quieran jugar. No nos referenciamos en otros partidos. Creemos que más que de partidos hay que hablar de la pata social. La pata política en IU está definida y estamos diversos partidos. Lo fundamental es la pata social. No es una cuestión de la relación con otros partidos sino con el activismo social, que es uno de los grandes déficits de IU según entendemos nosotros.

— El PCE y usted particularmente han recibido críticas al conocerse que iban a pedir a IU recuperar las competencias electorales.  Incluso publicó una carta saliendo al paso de las mismas ¿Por qué se hace esta petición y qué opina sobre las críticas basadas en que quieren acabar con IU o disolverse en Podemos?

— A mi me sorprenden estas críticas porque lo único que pretende el PCE es situarse al nivel que están Izquierda Abierta, Izquierda Republicana o el Partido Feminista. No entiendo las críticas. Cuando se constituyó IU, los partidos originarios hicieron una cesión de competencias jurídicas. Eso el tiempo lo ha dejado desfasado. El PCE se resitúa, es una cuestión más de carácter técnico para equipararse a las otras fuerzas que están dentro de IU. Las formaciones que formamos parte de IU somos IU, pero no hay que hacer ninguna cesión sino trabajo interno. A partir de ahí quien  plantee que queremos disolvernos en Podemos se sitúa en el absurdo. Entre otras cosas porque es la propia gente de Podemos quien ha dicho que no quiere saber nada del PCE. Al contrario, lo plantean como uno de los elementos que más rechazan de IU. Es un debate falso. El PCE no se va disolver en Podemos ni en ningún otro sitio, ni en la propia IU, porque entendemos que somos un partido que tenemos cosas que decir a la sociedad.

— ¿Qué posiciones defenderá el PCE en la XI Asamblea? ¿Cómo se relacionan ambos procesos?

— Siempre que ha habido una Asamblea de IU el PCE ha hecho una conferencia para aportar al debate. Las conclusiones de nuestro Congreso nos servirán para trabajar en la Asamblea. Sin imponer nada. Somos conscientes de que tenemos una responsabilidad de apostar por un proyecto que es nuestro. Estamos convencidos que IU es un proyecto que tiene una referencia importante en el conjunto de la sociedad.

— Ponen mucho el foco en la importancia de la movilización social. ¿Creen que en los últimos tiempos este asunto está más dormido y apagado en las calles?

 «Se ha conseguido por parte del sistema y otras fuerzas políticas trasladar la tensión social a la tensión electoral. Eso va a ser un gran fiasco «

— Lo asumimos de forma autocrítica. Las fuerzas políticas y sociales no hemos sido capaces de mantener viva la tensión frente a unas políticas claramente antisociales del PP emanadas de la troika y la UE. Se ha conseguido por parte del sistema y otras fuerzas políticas trasladar la tensión social a una tensión electoral. Se ha comprobado que ésta no va resolver la coyuntura y va a ser un gran fiasco para mucha gente. Pretendemos que se vuelva a recuperar la idea de que quien no lucha no puede ganar ninguna batalla. Es fundamental en estos momentos que la gente asuma el protagonismo de la lucha y recuperemos banderas que nunca debieron perderse en la calle. Uno de nuestros objetivos como partido es ser parte del conflicto.

— Sobre la UE y el euro, Julio Anguita reclama que IU entre directamente en el debate sobre abandonar la moneda. ¿El PCE no lo contempla?

— En el último Congreso ya plantemos que la UE era irreformable. Por tanto no se pueden revisar las relaciones con una institución así. Dijimos además que en el marco de la UE, que es más que el euro, las políticas sociales no tienen cabida. Algo que además se ha demostrado en Grecia. Por tanto estamos convencidos de que hay que romper con la Europa del euro. El debate que tenemos que hacer es cómo hacerlo. Es muy fácil no montarse en un avión, ya lo dijimos cuando el Tratado de Maastricht, pero es más complicado tirarse del avión en marcha aunque sepas que ese avión te va a llevar a la ruina y a estrellarte. No se trata de revisar las relaciones sino romper con la UE, pero el tema es ver cómo. Defendemos un proyecto de integración alternativo, más parecido a Mercosur. No estamos de acuerdo con la salida unilateral de un país sólo sino construir un proyecto alternativo de UE.