Echenique: “El debate sobre la confluencia con IU nunca se ha cerrado en Podemos”

9
Echenique1
Pablo Echenique, secretario de organización de Podemos, en una imagen durante el último Consejo Ciudadano estatal. / Dani Gago (Podemos)

Ejerció como eurodiputado de Podemos tras ser elegido como número 5 en las primarias celebradas en 2014. Antes de la Asamblea de Vistalegre que sirvió para comenzar a construir Podemos de forma oficial, representaba la principal corriente crítica frente al grupo promotor liderado por Pablo Iglesias. Criticó que no se respetara la pluralidad en la confección del Consejo Ciudadano. Fue prácticamente el único candidato a una Secretaría General Autonómica que logró imponerse a una lista avalada por la dirección estatal. Posteriormente encabezó la candidatura al Parlamento de Aragón. La actividad de Pablo Echenique (Rosario, Argentina, 1978) en el partido morado ha sido frenética. Y lo es aún más tras el nuevo cargo que ostenta. A la labor como secretario general del partido en Aragón y diputado regional se suma la de secretario de organización. Ha llegado ahí a propuesta de Iglesias tras la destitución de Sergio Pascual. Uno de sus primeros retos ha sido la consulta a los inscritos del partido sobre las negociaciones de investidura. Más de 149.000 personas han votado en esta iniciativa, superando así el récord histórico en Podemos. Atiende a cuartopoder.es vía telefónica pocas horas después de conocerse los datos de participación de una consulta "histórica", según afirmó ayer.

Publicidad

¿Qué trabajo ha realizado hasta el momento como secretario de Organización y qué líneas generales quiere desarrollar?

La actividad ha sido bastante intensa. Nada más llegar teníamos las primarias gallegas. Decidí por un lado aumentar la seguridad en las votaciones. Tenemos que ir revisando periódicamente todo nuestro sistema de censo y de votaciones. Está bien pero es mejorable. Una de las cosas que hicimos en Galicia fue aumentar la seguridad, hacer que el censo se cerrase cuando se empezaba a votar, activar la confirmación por SMS de los votos e invitar a las candidaturas a mandar un interventor al proceso de recuento. En esas elecciones también empezamos a tomar medidas para aumentar la proporcionalidad en el resultado final. Lo único que se podía hacer en estas votaciones sin cambiar el reglamento es quitar el click que marcaba toda la lista. Lo quitamos por primera vez desde Vistalegre. Ese click hacía que las votaciones fueran un poco menos proporcionales. También me he dedicado a la consulta a los inscritos. Ha sido claramente un hito histórico en Podemos, la votación con más personas que han votado jamás. Además es vinculante sobre una decisión de primer orden. Estoy muy contento con esta votación, y nos ha llevado bastante tiempo prepararla.

Por otra parte he empezado a coordinarme con los secretarios de organización autonómicos, que quiero que sean mi equipo en el territorio. Tendremos reuniones periódicas. He empezado también la ruta “Atarse los cordones”. El sábado estuve en Euskadi como arranque. Pude hablar con el CC de allí y con los círculos. Espero que eso me dé ideas para mejorar aquella parte de la organización que es más amplia y heterogénea. No tiene sentido que se diseñen los cambios desde arriba. En mi documento planteo modificaciones en la manera de funcionar a nivel orgánico pero en la parte de los círculos no tendría sentido que planteáramos varas mágicas desde arriba cuando hay una diversidad enorme. Esta ruta tiene que ver con eso, cada sitio me dirá qué problemas hay y qué propuestas. Mi objetivo es llegar a todas las comunidades autónomas.

¿Se ha perdido la participación de los círculos en Podemos? ¿Qué papel han realizado hasta ahora y cuál es el que tendrían que tener?

"Se ha debilitado
el enganche entre
los círculos, los órganos electos
de Podemos y los representantes públicos (...) Corremos el riesgo de ir alejándonos de la realidad por quedarnos atrapados en los trabajos de los órganos o parlamentarios
"

— Creo que es evidente que se ha debilitado lo que llamo el enganche entre los círculos, los órganos electos de Podemos y los representantes públicos. Me gusta mucho la frase de Íñigo Errejón que dice que hemos corrido mientras intentábamos atarnos los cordones a la vez. Eso ha ocasionado que esa gente que se dedica generosamente a la militancia de base pero que no tiene el lujo que tenemos los que trabajamos a tiempo completo en el proyecto se haya ido desenganchando. Es obvio que en las organizaciones hay diferentes perfiles de participación, desde la persona que se dedica a tiempo completo pasando por los militantes hasta gente que simpatiza o vota. Pero de algún modo nos tenemos que dedicar a mantener enlazados los mecanismos que enganchan cada parte de la organización. Hemos tirado muy fuerte del carro por motivos que tienen que ver con que somos una fuerza con menos recursos que el resto o que el tiempo político ha sido muy acelerado. Se ha producido un desenganche que tiene dos consecuencias fundamentales. La primera es que corremos el riesgo los cargos públicos de ir alejándonos de la realidad porque nos quedamos atrapados en los trabajos de los órganos o parlamentarios, que son como pequeños micromundos. Por otro lado, los círculos pueden quedarse sin contenido político que debatir y la gente puede dedicarse a hablar de sí misma entrando en ciertas dinámicas burocráticas que son poco productivas y que ahuyentan a gente nueva. De una manera heterogénea pero real esto ha pasado. Estamos empezando a tomar medidas y hay un consenso en la organización para ello. Queremos ir mitigando los costes que ha tenido la estrategia de correr muy rápido.

En esta línea, aunque los datos de participación de la última consulta sí son altos, llama la atención el progresivo descenso en el porcentaje de votaciones realizadas desde Vistalegre. ¿A qué se ha debido? ¿Tiene relación con ese desenganche del que hablaba?

— El dato clave en esta consulta es en números absolutos. Hemos batido el récord de Podemos y han votado 50.000 personas más que en la consulta del PSOE. Creo que el éxito es claro. Luego hay un matiz de porcentaje que tiene que ver con el hecho de que los inscritos de Podemos no son afiliados tradicionales a un partido político. No son gente que haya dejado su DNI a un secretario en una sede. Son población más flotante. Es verdad que en números absolutos veníamos de una época a la baja pero este resultado supone un cambio de tendencia. Puede tener que ver con que la gente haya percibido que la voluntad de cambio de fase en la organización es real. Y también creo que tiene que ver con que la pregunta sea sincera, directa y vinculante. Cuando uno es lo suficientemente valiente para delegar una decisión de este calado en la gente y además sin ambigüedades, lo que demuestra es que la gente da un paso adelante.

¿Cómo definiría lo que ha pasado en Podemos con la destitución de Pascual y los días previos y posteriores? ¿Es una crisis o un problema puntual? ¿Se ha superado ya?

— Las diferencias de criterio, tácticas, estratégicas o incluso políticas en algunos casos concretos siempre han existido en Podemos. Seguirán existiendo y el día que no existan yo me iré porque significaría que estamos en una organización autoritaria y monolítica. Eso es morir. Respecto a la reestructuración del equipo, la verdad que más allá de lo personal y lo mediático me lo tomo con absoluta naturalidad. Todo lo que ha rodeado mediáticamente al cese de Sergio tiene más que ver con que Podemos está en el centro del foco mediático que con la relevancia del hecho en sí. Me gusta recordarle a la gente que en los últimos tres años el PSOE ha tenido tres secretarios de organización diferentes y no solamente no pasa nada sino que además ni se sabe. Para bien o para mal Podemos está en el centro del tablero político y eso hace que cada pequeña discrepancia sea magnificada y aumentada de tamaño cien veces. Pero la reestructuración de equipos es no sólo normal sino muy necesaria. Es verdad que a veces cuesta, porque en Podemos, por decirlo de una manera un poco cursi, nos queremos y apreciamos. Hay un sentimiento de compañerismo importante. A mi me ha tocado reestructurar equipo en Aragón y me ha costado mucho. Porque se trata de gente con la que me llevo muy bien. Aunque haya elementos objetivos para cambiar la composición de equipos, esa parte personal hace que sea más difícil.

La gente que hemos venido a esto no lo hemos hecho por un motivo personal y nuestras tareas se deben evaluar. Si no lo hago bien como secretario de organización es obligación del secretario general despedirme en el momento que lo estime. Tenemos que huir de esa lógica según la cual las personas que ocupan un puesto concreto son el centro de todo y hay que apostar más por una evaluación sincera. He asistido ya a dos o tres ejecutivas y el funcionamiento interno de Podemos es normal. Todo el mundo participa en los equipos y trabaja pensando en el proyecto. Incluyéndome a mí o a Sergio.

¿Incluyendo también a Iglesias y Errejón? ¿No hay diferencias entre ellos o entre afines a uno y otro que pueden afectar al partido?

— No lo he percibido. Que en los debates que tenemos hay diferencias, claro. Pero entre Íñigo y yo, entre Pablo y yo, entre Rafa y yo, entre Carolina y Pablo... Nosotros cuando tenemos una ejecutiva debatimos de verdad, ponemos un tema encima de la mesa y a veces uno opina una cosa y otro otra. Pero digamos que esas diferencias nadie las ve como un drama o algo que pueda poner en peligro la acción conjunta. A veces las decisiones son de consenso y a veces mayoritarias con personas que no están de acuerdo. Lo que he aprendido después de participar en varias asambleas es que a veces tu opinión es la mayoritaria y a veces no. A mi me pasó con Vistalegre donde mi opinión fue la minoritaria pero había que tirar para adelante. Los objetivos son comunes y eso da una cohesión enorme. Eso es el pegamento que mantiene junta a una organización por encima de la pluralidad y los debates. Lo que he visto en lo interno es que la pluralidad existe pero la cohesión es muy alta porque todo el mundo tiene claro hacia dónde tenemos que ir. Como la gente está en Podemos por responsabilidad y compromiso tienen claro que los objetivos son lo primero. No somos perfectos, pero ese sentimiento que tenemos es más habitual que en otras fuerzas políticas donde puede haber intereses más de parte que se acaben imponiendo. El problema tan cacareado en los medios de comunicación no lo percibo con gravedad. Hay diferencias pero habituales y sanas.

¿Hay posibilidades todavía de que no haya elecciones el 26 de Junio?

"Por mucho
que lo nieguen públicamente,
me apuesto un
brazo a que hay
conversaciones discretas para estudiar la posibilidad de
una gran coalición del PP y el PSOE
"

— Depende de Pedro Sánchez. Por tanto, no soy capaz de predecir el resultado. Porque él hace cosas últimamente que yo no entiendo. No entiendo por qué elige negociar primero con una fuerza política que tiene un programa económico muy parecido al del PP y que además tiene menos escaños que otra fuerza como Podemos que tiene un programa más parecido al suyo. Esa jugada no la entiendo y creo que mucha gente tampoco. No he sido capaz de meterme en la cabeza de Sánchez, lo he intentado pero no he podido. No sé qué va a hacer. Lo que sí veo es que sigue habiendo dos opciones para que no haya elecciones. Una es la gran coalición. Por mucho que la nieguen públicamente me apuesto un brazo a que están teniendo lugar conversaciones discretas estudiando la posibilidad. Al fin y al cabo todo el PP, todo C´s, la mayor parte del poder económico de nuestro país y una parte del PSOE lo han pedido. Me extrañaría mucho que en los reservados de los restaurantes madrileños no hubiera en este momento conversaciones buscando la gran coalición. Es una posibilidad que siempre está ahí. Y luego está la que ha ofrecido Podemos, que es numéricamente viable, programáticamente más coherente y que sigue estando encima de la mesa. ¿Elegirá esa vía Pedro Sánchez? No lo sé, me gustaría anticipar sus movimientos pero me tiene desconcertado.

Suponiendo que haya elecciones, el debate sobre la confluencia parece que se ha abierto en Podemos. ¿Se está hablando de ello internamente? En relación a IU, ¿puede cambiar la fórmula que se le proponga ahora respecto a la oferta realizada antes del 20-D?

— El debate sobre las confluencias y relaciones con otras fuerzas con las que tenemos coincidencias como IU es un debate que nunca se acaba en Podemos. No es que se haya abierto sino que nunca se ha cerrado. Siempre hablamos de eso. Ahora que parece que puede haber elecciones repetidas, evidentemente se abre la pregunta. Lo que yo creo y hemos hablado en Podemos es que nuestra responsabilidad es dialogar. No sabemos si va a ser posible o no llegar a un acuerdo con otras fuerzas con las que no hemos podido llegar a un acuerdo previamente pero entendemos que es nuestro deber intentarlo. No se ha hablado de fórmulas concretas, la verdad. Se ha hablado sólo de dialogar. Basta ver el éxito de participar en candidaturas conjuntas con otras fuerzas en Galicia o Cataluña o en la provincia de Huesca. Creo que es obligación nuestra dialogar. Podemos siempre ha demostrado esa disposición. Para mí el ejemplo de Equo es claro. Hay tres diputados de ese partido en el Congreso tras presentarse con Podemos. Creo que ellos han podido mantener su identidad yendo a las elecciones con nosotros y ese modelo es interesante. Pero reitero que no hemos hablado de fórmulas concretas. Antes del 20-D intentamos acuerdos con fuerzas como IU y ahora lo vamos a volver a intentar. Otra cosa es que lo consigamos o no.

Echenique
Pablo Echenique. / Efe

¿Habrá nuevas primarias si se repiten elecciones? El anterior modelo fue criticado por usted y otros sectores de Podemos.

— La verdad es que no lo hemos debatido. En este caso tendría pros y contras. Es decir, por un lado las primarias que hemos hecho han sido para unas elecciones que si se repitieran volverían a ser las mismas elecciones. Con lo que no sé si tendría mucho sentido hacer un proceso de primarias. Es verdad que el proceso es mejorable y ese sería uno de los pros. Pero no sé si hay más que contras. Es un debate que no hemos tenido todavía. Estamos pensando aún en que no vaya a haber elecciones. En el momento en el que quede claro tendremos que hablarlo. Pero ya digo que, a priori, siendo repetición de elecciones no parece muy lógico que tengamos que meternos en este tipo de procesos que además son muy largos y generan debate. No tengo muy claro que sea una buena idea.

Mencionaba antes Vistalegre. Usted defendió allí un modelo de partido distinto. El día de su nombramiento como secretario de organización señaló que había algunas cosas que defendía entonces con las que ya no estaba de acuerdo y viceversa. ¿Cuáles son?

— Proponíamos que hubiera tres secretarios generales. Pues no sé, a lo mejor después de toda esta experiencia en los órganos y de percibir que las decisiones colegiadas toman más tiempos, que a veces tienes poco tiempo para tomar las decisiones y además me he dado cuenta de que una de las cosas que fundamentaban esa propuesta no se aplica. Es decir, nosotros en Sumando Podemos cuando proponíamos estos tres secretarios generales lo hacíamos sobre todo en clave de portavocía. Lo que ocurre en la práctica es que la portavocía no recae sólo en el secretario general sino sobre mucha gente. Creo que eso probablemente si hubiéramos tenido la experiencia que tenemos ahora lo hubiéramos planteado de otra manera. Por otro lado, sí que creo que el esquema de relación con los círculos que se planteó en Vistalegre es una de las causas de que ese desenganche progresivo que hablábamos al principio de la entrevista se haya producido. La otra parte ha variado su posición respecto a la que defendió en Vistalegre y yo también. Eso es sano y tiene que ver con que tanto el documento que presentaba el equipo de Pablo como el nuestro era una hipótesis. Nosotros pensábamos que la organización tenía que funcionar así. Una vez aprobado, vas testeando la realidad y esa hipótesis tenía aciertos y errores, por lo que vas modificando posiciones. Se me ocurren esos dos elementos pero con los documentos delante se me ocurrirían más.

¿Debería ir Podemos hacia una nueva Asamblea Ciudadana a corto plazo?

— Sí, sí. Creo que es obvio y el propio Pablo lo dijo el mismo día que anunció que me presentaba a estas responsabilidades. Creo que eso también es de consenso en la organización. El plazo máximo entre asambleas ciudadanas son tres años y ahora hemos pasado ya un año y medio. La revisión de nuestra estructuras tiene que ser periódica porque además han cambiado un montón de cosas en Podemos desde Vistalegre.

9 Comments
  1. Cristóbal Pasadas says

    Sí, sí, y funcionan como Equo en el parlamento, ¿verdad? Pues mira por dónde, pero el Juantxo declaró poco después de los resultados del 20-D que se iba a aprovechar de sus tres diputadxs para empoderar a Equo y conseguir que sea más fuerte hasta poder presentarse en los procesos electorales solos y contra todos los demás. Que yo sepa, nadie de Podemos lo llamó al orden, jejeje… ¡Anda que si en las próximas elecciones se presentan por separado y quedáis Podemos y Equo ex-aequo! Un pan como unas hostias es lo que habréis hecho, Echenique, jejeje…

  2. Cristóbal Pasadas says

    «Otra cosa es que lo consigamos o no». Es decir, otra cosa es que lo queramos conseguir o no. O que nos den permiso para conseguirlo o no. Hay variantes ‘ad infinitum’, ahora que los latinajos van a desaparecer de las sentencias judiciales, jejeje…

  3. Cristóbal Pasadas says

    En Podemos, ‘responsabilidad y compromiso’; en otros, ‘intereses más de parte’. ¿De qué rama de la ciencia pura y dura procedes, Echenique?

  4. Cristóbal Pasadas says

    » … las diferencias de criterio, tácticas, estratégicas o incluso políticas». Pues explícanos, ¡oh Echenique!, cómo distinguimos, así, a bote pronto, las diferencias tácticas de las estratégicas y, sobre todo, de las políticas, jejeje…

  5. Cristóbal Pasadas says

    «La gente que hemos venido a esto no lo hemos hecho por un motivo personal». O sea, que dedicarte a la política en beneficio de la gente, de lxs de abajo y del 99%, por citar solo a unxs cuantxs, no constituye un motivo, y mucho menos personal. Pues acláranos qué es para tí un motivo personal, jejeje…

  6. Cristóbal Pasadas says

    «Sin ambigüedades», jejeje… Pues yo no he asistido a muchas consultas en las que las preguntas sean tan inconcretas y, por tanto, tan útiles para que quienes consultan puedan hacer con los resultados lo que quieran. Ya lo veremos, ya…

  7. Guadiz says

    Dice «Hay tres diputados de IU en el Congreso tras presentarse con nosotros». Vamos, hombre: fueron en confluencias en las cuales también estaba Podemos (y Colau, y las Mareas). De hecho, en Galicia los de Podemos se apuntaron los últimos. Estos son especialistas en apropiarse de todo.

  8. clara says

    Pablo, en las nuevas elecciones se deben hacer nuevas listas. Las listas plancha de Iñigo y Pascual, son antidemocráticas.

  9. Francisco de Asís de Todos los Santos says

    Si se da la confluencia y se sacan por encima del PSOE entonces no habrá problemas con la mesa del congreso para formar grupos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.