Izquierda Abierta abre un período de reflexión sobre su continuidad en IU

IzquierdaAbierta
Montserrat Muñoz y Gaspar Llamazares, coportavoces de Izquierda Abierta, en una imagen de archivo. / Efe

El partido de Gaspar Llamazares, Izquierda Abierta, continúa con sus posicionamientos críticos dentro de IU. En este contexto, ante la próxima XI Asamblea y la eventualidad de unas elecciones el 26-J, el partido abrirá oficialmente un “período de reflexión” sobre el papel que mantendrá el partido dentro de la coalición. No es una novedad en IzAb esta situación, ya que desde hace tiempo existe un debate interno sobre la conveniencia de mantenerse dentro de IU o no. Fuentes de la dirección de IzAb señalan a este medio que en estos momentos el debate es “muy fuerte” y que el lunes se celebrará un consejo político abierto en el que se analizará tanto la posición de IzAb en el proceso de la asamblea federal como la situación ante una convocatoria de elecciones generales. En estos dos asuntos IzAb cuenta con reticencias ante la postura de la dirección de IU. Alertan, como ya hicieran antes del 20-D, del peligro de una disolución de IU en Podemos ante los sondeos para la confluencia que ya se están produciendo.

Publicidad

“Tenemos que abrir un período de reflexión”, destaca Llamazares, coportavoz de IzAb, a cuartopoder sin concretar si es partidario de momento de abandonar o no el partido. Respecto a la asamblea, donde en principio presentarán una candidatura encabezada por Tasio Oliver y Teresa Aranguren, señala que no comparten una “asamblea aclamatoria sin debate político y exprés con una posible convocatoria electoral pendiente”. “Tenemos diferencias de fondo. Nos interrogamos si realmente estamos convocados a una asamblea o a un proceso de aclamación”, afirma.

Sobre la posible confluencia con Podemos, Llamazares ha dejado claro que se niega tal y como, opina, se está planteando. “No compartimos la disolución en la candidatura de Podemos. Somos partidarios de la convergencia pero no de la disolución. El planteamiento es muy similar al de las anteriores elecciones con respecto a que nosotros no vamos a tener nuestras siglas en esa candidatura y que va a haber muchas líneas rojas”, comenta al respecto. “No podemos asumir no aprovechar la perspectiva de crecimiento electoral y asumir que somos la muleta de Podemos con un objetivo”, añade mientras considera que la gestión de los resultados tras el 20-D ha sido “coherente” en IU y “ensimismada” en el partido de Iglesias. “No compartimos la estrategia que nos lleva de nuevo, otra vez, a un proceso de confusión y a una disolución de nuestras siglas. Se hace tabla rasa de una organización política de izquierdas en España. Creemos que eso es un gravísimo error”, afirma.

Considera el excoordinador federal de IU que sobre estos asuntos “la dirección no quiere hablar con nadie”. “Vamos a reflexionar sobre qué significado tiene eso, con una especie de decisión unilateral sin contar con la opinión de las sensibilidades y organizaciones. Nos hemos dedicado a participar con propuestas y demás y viendo que son estériles pues veremos qué nueva estrategia seguimos y abriremos un período de reflexión”, explica añadiendo que no se les ha tenido en cuenta y se ha actuado con desprecio hacia IzAb. Además, defiende que el modelo defendido por su partido para la XI Asamblea es más “democrático y participativo”.

Los firmantes de la Declaración de Zamora piden consultar a las bases

Desde el sector más cercano a Cayo Lara, representado por los firmantes de la Declaración de Zamora y la candidatura que encabezará, ya confirmado oficialmente, Paloma López, transmiten un mensaje de cautela ante los movimientos ocurridos en los últimos días. Y recuerdan que si hay acuerdo tiene que ser con tres ejes claros para recibir su apoyo, según destacan fuentes de la candidatura a este medio. En primer lugar, debería realizarse un acuerdo claro sobre el programa político. Además tendría que tener un ámbito estatal y reconocimiento mutuo, dos de las líneas rojas ya transmitidas por Alberto Garzón. “Ambos nos tenemos que reconocer mutuamente y tener visibilidad”, explican. Y una vez concluido ese acuerdo, tendría que ser ratificado mediante un referéndum a las bases.