IU pretende cerrar el acuerdo con Podemos en poco más de una semana

Confluencia
Alberto Garzón, portavoz de IU-UP en el Congreso, junto al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y el secretario político, Íñigo Errejón. / Kiko Huesca (Efe)

El calendario electoral de cara al 26-J es apretado. La negociación entre IU y Podemos para intentar llegar a un acuerdo electoral no tiene mucho margen temporal por lo que las negociaciones serán rápidas. La Presidencia Federal de IU aprobó ayer abrir oficialmente este proceso que llevarán personalmente los secretarios de organización de los dos partidos, Adolfo Barrena y Pablo Echenique. La intención de la dirección de IU en su planificación es cerrar el acuerdo o al menos perfilarlo lo máximo posible antes del próximo 7 de mayo. Ese día hay convocado un Consejo Político Federal (CPF), máximo órgano de IU entre asambleas, que deberá ratificarlo. De todos modos la fecha límite real es el día 13 de mayo, cuando se cierra el plazo para registrar coaliciones. Antes, los días 2,3 y 4 de este mes se realizará una consulta online y presencial a las bases, que incluyen también al censo de simpatizantes, para avalar las negociaciones en sí. Está por determinar la pregunta concreta que se hará pero las líneas rojas aprobadas ayer determinan las conversaciones y satisfacen a priori, como adelantó este medio, a los sectores más representativos de IU, el de Alberto Garzón y el de Cayo Lara.

Publicidad

La responsabilidad última del acuerdo la tendrá por tanto el CPF y no se plantea realizar una segunda consulta ya con el acuerdo encima de la mesa. Fuentes de la dirección explican a cuartopoder.es que el calendario es demasiado ajustado y la intención es que la consulta tenga garantías. “En términos de garantías democráticas internas de IU hay mucha seguridad tanto con la consulta como con la reunión del CPF”, destacan estas fuentes. La pregunta no está cerrada pero será genérica. Recuerdan desde IU que el “punto de partida”, donde han insistido mucho, es la “coalición electoral” y que ese tipo de fórmula jurídica está ya avalada por los órganos desde hace meses. Un dirigente afín a Garzón destaca a este medio que la política de confluencia ya está decidida por la organización desde hace años pero que en esta ocasión al ser algo tan concreto y con la confrontación que ha habido es una manera de respaldar el proceso.

La responsabilidad última del acuerdo la tendrá por tanto el CPF y no se plantea realizar una segunda consulta ya con el acuerdo encima de la mesa. Fuentes de la dirección explican a cuartopoder.es que el calendario es demasiado ajustado y la intención es que la consulta tenga garantías. “En términos de garantías democráticas internas de IU hay mucha seguridad tanto con la consulta como con la reunión del CPF”, destacan estas fuentes. La pregunta no está cerrada pero será genérica. Recuerdan desde IU que el “punto de partida”, donde han insistido mucho, es la “coalición electoral” y que ese tipo de fórmula jurídica está ya avalada por los órganos desde hace meses. Un dirigente afín a Garzón destaca a este medio que la política de confluencia ya está decidida por la organización desde hace años pero que en esta ocasión al ser algo tan concreto y con la confrontación que ha habido es una manera de respaldar el proceso. “Garzón, con el apoyo de la Declaración de Zamora, busca el cheque en blanco de la militancia con una pregunta genérica y preventiva”, critica por su parte un dirigente de Izquierda Abierta (IzAb).

Barrena transmitió a los dirigentes de IU la voluntad de Podemos para llegar a acuerdos tras las reuniones mantenidas con Echenique. Salvo que se amplíe la mesa de negociación por parte de Podemos, el secretario de organización de IU será la única persona encargada de continuar con el proceso. Algunas voces como las de IzAb reclamaron ayer una comisión negociadora plural y otras que se abriera desde ya un proceso de “negociación política sobre el programa”.

En general la Presidencia, según varias fuentes consultadas, tuvo bastante consenso ante la apertura del proceso. Las mayores reticencias o críticas tuvieron que ver con las exigencias de un número concreto en las listas realizadas por algunos dirigentes. Algo que la mayoría de IU considera menos relevante en estos momentos porque en lo que hay que poner el foco es en un “programa de Gobierno”. “Lo que hay lanzar a la sociedad es que si nos votan y ganamos van a tener un Gobierno que va a comprometerse con unos puntos”, resume un dirigente cercano a Garzón para quien la discusión de los puestos o las siglas es lo instrumental. “El acuerdo debe ser para intentar tener un Gobierno de izquierdas”, insisten. Precisamente mantener o no las siglas de IU en la papeleta es algo en lo que se entró en profundidad. “Será un asunto complejo pero no determinante”, resumen fuentes cercanas al portavoz de IU-UP en el Congreso. En este sentido recuerdan que IU mantendrá su visibilidad de forma absoluta en la campaña y se utilizarán los materiales de partido como logotipos, banderas y demás.

También se escucharon ayer algunas voces que pedían aplazar la XI Asamblea al confirmarse las nuevas elecciones. “La propuesta de la dirección es mantener la Asamblea”, señalan fuentes oficiales. La posición de IzAb ya era conocida sobre este asunto, tal y como su candidato a liderar la organización, Tasio Oliver, comentó en una entrevista realizada con este medio. También algunas voces del sector “zamorano” coinciden en este asunto. Sin embargo, según las fuentes consultadas, el coordinador Lara no apoya aplazar el proceso aunque sí hizo un llamamiento para realizar un documento de consenso político en lugar de confrontar entre tres candidaturas. El CPF del día 7 cerrará definitivamente este tema aunque no tiene por qué abordarlo obligatoriamente salvo que haya una discusión importante y se someta a votación. Lo más probable, según las fuentes consultadas, es que siga adelante tal y como está prevista.