Barrena: "Vamos a intentar concretar con Podemos una coalición electoral de ámbito estatal"

3
Adolfo_Barrena_entrevista_Efe
Adolfo Barrena, secretario de organización de IU y encargado de llevar las negociaciones con Podemos, en una imagen de archivo. / Javier Cebollada (Efe)

El secretario de organización de IU será la persona encargada de llevar las negociaciones con Podemos. Lo hará con su homólogo de Podemos, Pablo Echenique. Ambos han mantenido al menos dos contactos en los últimos días en Aragón puesto que Adolfo Barrena (Madrid, 1950) es también coordinador de IU en aquella comunidad autónoma, al igual que el que será su interlocutor. La mesa de negociación, a punto de comenzar oficialmente, no será demasiado larga por el apretado calendario electoral. La intención de IU es incluso tenerlo perfilado antes del día 7 de mayo por lo que se prevén días intensos. Barrena, quien atiende a cuartopoder.es vía telefónica pocas horas después de que la dirección de IU aprobara casi por unanimidad abrir el proceso, se muestra muy discreto con los detalles que llevará a la mesa con Podemos. El dirigente de IU opina que alcanzando un acuerdo se producirá un efecto multiplicador y que se abrirán posibilidades para construir una alternativa para las clases populares y trabajadoras.

Publicidad

¿Qué valoración hace de los primeros contactos exploratorios que han tenido entre usted y Echenique y entre otros dirigentes de Podemos e IU?

Los encuentros han sido muy transparentes y de hablar claro. Extremadamente cordiales y educados. Han permitido clarificar la situación para poder trasladar a los órganos de dirección la información necesaria para adoptar la decisión. Han sido en un marco de relación entre dos fuerzas de la izquierda como Podemos e IU para asumir la responsabilidad ante la ciudadanía e intentar el acuerdo.

¿Cuáles son los puntos de partida que han facilitado comenzar a reunirse oficialmente con Podemos y que fueron aprobados en la Presidencia Federal?

Las claves, aprobadas en la Presidencia, son conocidas por los compañeros de Podemos. Se sitúan en el marco del próximo 26-J. Desde la voluntad expresada de intentar la mayor suma posible de fuerzas de la izquierda para poder presentar ante la ciudadanía, si llegamos a un acuerdo, una propuesta unitaria de fuerzas políticas que, aunque se reconocen distintas y tienen su propio programa, liderazgos e identidad, tienen una clara voluntad de alianza electoral para llegar al Congreso y al Senado con la máxima cantidad posible de cargos públicos. El objetivo es conseguir una alternativa de transformación a la situación que en estos momentos sufren las clases populares y trabajadoras.

— ¿Creen que una candidatura conjunta puede ganar las elecciones el 26-J?

— Lo que tenemos muy claro es que la confluencia de las fuerzas de la izquierda tiene, más que un efecto de suma, uno multiplicador. Entendemos que si se da la confluencia va a permitir sumar claramente en el mismo proyecto transformador, con las diferencias programáticas o de funcionamientos que se puedan dar, para abrir unas posibilidades tremendas de que haya un grupo de la izquierda muy potente. Desde luego ese grupo sería totalmente determinante. Vamos desde el convencimiento de intentarlo, desde la confianza y la moral que nos da saber que esto tendría amplia acogida entre la ciudadanía que espera una alternativa clara a lo que está viviendo. Las posibilidades que se abren para la gente son muy importantes.

"No tiene mucho sentido situarse
en lo que pasó en diciembre entre
los dos partidos. Miramos hacia el 26-J con la esperanza que
abre la posibilidad del acuerdo
"

— ¿Qué ha cambiado en todo este tiempo en la relación entre Podemos e IU? ¿Por qué ahora parece más fácil el acuerdo que antes del 20-D?

— Miramos en estos momentos hacia adelante. No tiene mucho sentido situarse en lo que pasó en diciembre porque ya hemos visto los resultados. Ahora miramos hacia adelante las dos organizaciones. Hemos visto y comprobado cómo los procesos de convergencia, especialmente en los espacios municipales, abren la puerta a esa alternativa y a partir de ahí lo que se pone de manifiesto es la voluntad de avanzar en esa dirección. Lo que pasó el 20-D ya pasó, se ha escrito, analizado y valorado. Miramos hacia el 26-J con esa esperanza que abre la posibilidad de alcanzar un acuerdo que permita concurrir a las elecciones con un bloque unitario de la izquierda. Además, Podemos e IU deben facilitar la suma de otras organizaciones que en estos momentos están con IU-UP. También sigue habiendo fuerzas de la izquierda que es posible que se sumen a este proceso.

— Aparte de las fuerzas políticas que ya han ido en confluencia en Galicia, Cataluña y Valencia, ¿a cuáles más se refiere?

— Hay alguna más. En Aragón, la Chunta Aragonesista. En Navarra, Batzarre. Están los compañeros de Alternativa Socialista (CLIAS). El planteamiento es intentar la máxima suma y confluencia posible. Lógicamente, la negociación que abordaremos tendrá que tener en cuenta ese carácter de suma con el que nos sentamos a la mesa.

— En cualquier caso sí es evidente que Podemos ha cambiado una de sus condiciones, que era sólo permitir acuerdos territoriales con IU. Ahora se abre a una coalición estatal. ¿Ha sido determinante este punto para afrontar el proceso?

entrevista_confluencia
Barrena, en otra imagen. / J. C. (Efe)

— Estamos hablando de abordar una negociación sobre una coalición electoral de ámbito estatal. Sabemos que existen los procesos de confluencia territoriales. Pero nuestro planteamiento es de globalidad, en absoluto de trabajar sólo sobre aspectos territoriales. Eso es conocido por nuestra parte. En la mesa de negociación resolveremos si hay algún tipo de discrepancia sobre esto. Pero dado que no se ha empezado la negociación oficial, no hay nada acordado ni desacordado más allá de una voluntad. Cuando se aborda una negociación cada parte pone un catálogo de temas encima de la mesa. Y habrá que hablar de ellos de uno en uno para llegar a acuerdos en todos y que finalmente sea global. Tenemos que fijar la primera reunión. En estos momentos no se puede hablar de que haya ningún acuerdo o desacuerdo más allá de que de lo que vamos a hablar e intentar concretar en la negociación es una coalición electoral de ámbito estatal.

— ¿Cuáles pueden ser las mayores dificultades en un proceso de negociación de este tipo?

— Cuando abordo un proceso de negociación me sitúo en un punto fundamental que es llegar a que cristalice y fructifique. Entonces es en el ámbito de la mesa donde hay que hablar de qué puntos pueden costar más o menos. Evidentemente eso lo reservo para el ámbito de esa mesa.

— ¿Consideran mejor que haya discreción en este proceso de negociación? Hemos llegado a escuchar en otros ámbitos, aunque no se haya hecho al final, aquello de transmitir por streaming las conversaciones. ¿Es más útil para el proceso tener la mayor discreción posible?

— Sabemos que en un proceso así hay que analizar, valorar, hablar, poner en común los acuerdos, tratar de evitar las discrepancias, etc. Entendemos que en el único sitio donde se debe hacer es en la mesa de la negociación. Desde luego, en lo que se refiere a nosotros todas las cuestiones se plantearán en la mesa.

— ¿Qué pasará con el tema de las listas o las siglas de IU? Alberto Garzón señaló que la cuestión de los nombres era secundario. ¿Qué sitúan como lo más importante en un acuerdo?

– ¿Qué pasara
con el tema de
las siglas de IU?
– Lo importante
es conseguir el acuerdo. Todo lo demás forma parte de la negociación

— El punto más importante es conseguir el acuerdo. Porque lo importante es trascender la situación actual y conseguir llegar al Congreso y al Senado con el mayor número posible de cargos que defiendan un programa de izquierdas y a las clases populares. Eso es lo básico. Todo lo demás forma parte de la negociación. Y ahí reitero que lo que forma parte de la misma sólo hablaré de ello en la mesa.

— ¿Y respecto al programa? La idea transmitida por Garzón es acordar un programa mínimo común sin renunciar a los máximos. Durante este tiempo hemos visto diferencias entre ambos partidos. ¿Son mayores los puntos en común que los desacuerdos entre Podemos e IU?

— Es otra de las cosas que hay que negociar y acordar. Partimos del respeto a la identidad de cada parte, del reconocimiento de que cada organización tiene su programa, sus liderazgos, etc. A partir de ahí nos sentamos en una mesa para analizar todo lo que tiene que ver con una coalición. Vuelvo a decir que de esto sólo hablaré en la mesa.

— Se va a realizar una consulta a los militantes y simpatizantes los días 2,3 y 4 de mayo. ¿Por qué se realiza y qué participación esperan? ¿Es importante el respaldo de la militancia?

— Lógicamente, si lo hacemos es porque estamos absolutamente comprometidos en dar la voz a todas nuestras bases. Lo estamos haciendo ya en el proceso de la XI Asamblea y antes del 20-D. Vamos a seguir por ahí y mejorándolo. Vamos a hacer un llamamiento a toda nuestra organización para que sus miembros ayuden y busquen la máxima participación.

— De momento, la consulta será sólo un aval para las negociaciones. ¿Se va a volver a realizar una consulta una vez conocido el acuerdo o sólo se ratificará en un órgano de dirección?

— Eso forma parte de la decisión interna que tome IU en su momento. Las cosas internas también intento tratarlas sólo internamente.

3 Comments
  1. Guadiz says

    No te entiendo, Barrena. Lo importante es el acuerdo, lo demás ya se discutirá cuando lleguemos a un acuerdo. ¿Entonces, sobre qué se acuerda? Demasiadas prisas.

  2. Francisco de Asís de Todos los Santos says

    Nacionalización de los medios de producción, creación del Instituto Marx-Engels-Lenin, proclamación de la Republica previa liquidación de la familia real, salida de la OTAN, Euro y UE.

    Estas son mis lineas rojas…jajaja Disuelvanse!

  3. Francisco de Asís de Todos los Santos says

    A todo esto…¿Dará tiempo a hacer un análisis materialista dialéctico de la realidad para el 4?

Leave A Reply

Your email address will not be published.