Más de 20.000 militantes de IU eligen a la dirección que renovará la organización

Lara_Garzon
Alberto Garzón, favorito para ser el nuevo coordinador de IU, junto al actual coordinador, Cayo Lara, en una imagen de archivo. / Efe

Desde las 00.00 de hoy jueves más de 20.000 militantes de IU están llamados a votar las diferentes candidaturas que se presentan a la XI Asamblea. Los afiliados al partido podrán elegir a gran parte de su máximo órgano de dirección entre asambleas, el Consejo Político Federal (CPF), además de a los integrantes de la Comisión Federal de Arbitraje y Garantías Democráticas y de la Comisión de Control Financiero. El CPF deberá ratificar a su vez la figura del coordinador. El gran favorito para liderar el partido es Alberto Garzón. Su candidatura se enfrentará a otras dos, la encabezada por la eurodiputada Paloma López, avalada por el actual coordinador Cayo Lara, y la de Izquierda Abierta, liderada por Tasio Oliver y Teresa Aranguren. Las votaciones serán online entre hoy y mañana y de manera presencial el domingo 29. Se trata de la primera vez que esta decisión la tomará la militancia y es un momento clave en el futuro para determinar su renovación, e incluso su refundación, según la intención de una importante cantidad de dirigentes, incluido el propio Garzón. También se elegirán los documentos políticos, votación en la que tienen derecho a participar los simpatizantes inscritos.

Publicidad

El nuevo CPF se reducirá en dirigentes. Pasará a estar formado por 150 personas frente a los alrededor de 220 actuales. De ellos un 60%, es decir 90, se eligen ahora, mientras que el 40% restante corresponde elegirlo directamente a las federaciones con posterioridad. Como se ha hecho tradicionalmente, para garantizar cuotas de pluralidad interna, ninguna de las candidaturas que se presentan podrá superar en la práctica en 75% de la composición de dichos órganos. En el caso de que las votaciones lo determinaran, se repartirá al menos ese 25% restante entre las candidaturas con menos votos en este proceso de consulta. El censo de militantes exacto proporcionado por IU es de 22.321 personas. Es un cifra similar a la participación alcanzada en las consultas realizadas sobre la confluencia con Podemos aunque en aquellas ocasiones podían votar también simpatizantes, llegando el censo a alrededor de 73.000 personas con derecho a voto.

El proceso de la XI Asamblea, que se inició con una consulta a los militantes sobre las fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas, concluirá formalmente el fin de semana del 4 y 5 de Junio. En ese encuentro presencial, en el que participarán los delegados, se aprobarán los estatutos y el llamamiento político de la nueva fase. Previamente a estas votaciones, las federaciones regionales eligieron los delegados que participarán en la XI Asamblea. Los afines a Garzón lograron alrededor del 70%, lo que puede ser una muestra del equilibrio de fuerzas al menos a nivel interno.

A esta XI Asamblea se llega en plena precampaña. Este hecho provocó discrepancias entre las candidaturas puesto que las de López y Oliver defendieron aplazar este proceso hasta después de la cita electoral mientra que la de Garzón, con mayoría en los órganos de dirección, ha preferido mantenerla. Las mismas dos candidaturas también se han mostrado críticas con el acuerdo con Podemos y no se posicionaron en la consulta para ratificar la alianza. Además, IzAb valoró incluso la posibilidad de retirar su candidatura y también ha lamentado la negativa de Garzón a realizar un debate a 3 entre los candidatos.

Según explican dirigentes afines al más que presumible nuevo coordinador de IU a cuartopoder.es, el proceso de la XI Asamblea ha sido histórico por la participación de la militancia y que significará una nueva etapa en la organización. Consideran además que el nuevo tiempo político que se puede abrir tras el 26-J hace que IU tenga que estar a la altura y saber convertirse en una herramienta útil para la sociedad. La forma que tendrá esa nueva herramienta aún es una incógnita en lo concreto. Tanto Garzón como el propio PCE ven la necesidad de crear un “nuevo movimiento político y social”. Otros sectores temen que esto desemboque en la disolución de IU como partido.

En la candidatura de Garzón, Una IU por un Nuevo País, destacan dirigentes como la eurodiputada Marina Albiol, número 2, el secretario general del PCE, José Luis Centella, y las secretarias actuales de Comunicación, Finanzas y Programa, Clara Alonso, Lola Sánchez y Marga Ferré. Además aparecen el concejal de Economía del Ayuntamiento de Madrid Carlos Sánchez Mato o los coordinadores de Galicia y Cataluña, Joan Josep Nuet y Yolanda Díaz, entre otros. Su documento político defiende, entre otras cuestiones, la necesidad de superar IU para crear una “verdadera unidad popular” mediante la conformación de “un movimiento político y social socialista, feminista y ecologista”. El texto sostiene que “IU se ha convertido cada vez más en una maquinaria electoral que ha dedicado su actividad política y la mayoría de sus recursos y estructuras a los hitos electorales” y, frente a esto, busca generar un “bloque social y político” que suponga “una unidad estable, un frente que agrupe las fuerzas transformadoras” como alternativa al modelo político y económico surgido tras la Transición.

En la candidatura de López, IU Sí con más fuerza, destaca la presencia del coordinador Lara en el último puesto, de manera simbólica, así como la del alcalde de Zamora, Francisco Guarido. Participa también la eurodiputada Ángela Vallina, el ex vicepresidente de la Junta de Andalucía Diego Valderas, los dirigentes José Antonio García Rubio, secretario de Economía y Empleo de la actual Ejecutiva y Manuel Fuentes, secretario de Política Municipal. Su documento apuesta por “la adecuación y el fortalecimiento de IU” para que esta organización sea clave en la conformación de un sujeto más amplio con otras fuerzas políticas, en búsqueda de una unidad popular basada en “un acuerdo de programa, reconocimiento mutuo de la identidad política y organizativa de cada parte, acuerdos políticos y organizativos para el cumplimiento de ese programa y lealtad en la aplicación del programa y autonomía en lo que no se haya acordado de forma común”.

Por último, la lista de Oliver e IzAb, Revolución democrática para una izquierda ganadora, incluye, además de Aranguren, a Gaspar Llamazares, ex coordinador federal de IU y portavoz de IU en el Parlamento de Asturias. Eva Jiménez, actual teniente de alcalde de Toledo, Pedro Escobar, ex-coordinador de IU Extremadura y Antonio Cortés, dirigente de la Ejecutiva de IU son otros de los nombres destacados. Su documento apuesta entre otros aspectos por apuesta por fomentar las confluencias, pero siempre salvaguardando la identidad y poniendo en valor el pasado de IU.  “Sin confluencias, sin acuerdos no habrá construcción de un bloque social y político alternativo, no habrá posibilidades de plantearse incidir en la política estatal para revertir la situación económica y social, regenerar la vida política y plantearse un cambio en la dimensión europea”, dice el documento, que asegura también que confluir no puede ser supeditarse a Podemos.