El proceso por corrupción a la 'vieja guardia' complica la campaña del PSOE

1
De izquierda a derecha, Manuel Chaves, Felipe González, Susana Díaz y José Antonio Griñán en una imagen de archivo. / Efe
De izquierda a derecha, Manuel Chaves, Felipe González, Susana Díaz y José Antonio Griñán en una imagen de archivo. / Efe

Con el procesamiento de los expresidentes de Andalucía y de la dirección federal del PSOE Manuel Chavez y José Antonio Griñán por el caso de los ERE fraudulentos de la Junta a 25 días de las elecciones generales del 26J, los socialistas han recibido un torpedo en plena línea de flotación. La explosión afecta al principal motor de votos y escaños: Andalucía, donde gobiernan desde los tiempos de la preautonomía, con Plácido Fernández Viagas, Rafael Escuredo y José Rodriguez de la Borbolla como antecesores, sucesivamente, de los ahora procesados junto con otros 24 altos cargos de sus ejecutivos. A ello se añade el descrédito de Felipe González por la aparición de su actual cónyuge, Mar García Vaquero, en los 'papeles de Panamá' y por sus cartas a los presidentes de Sudán del Norte y Sudán del Sur (países en guerra) abogando por concesiones petroleras al empresario de origen iraní con nacionalidad española Massoud Farshad Zandi. Un proceso en toda regla a la vieja guardia.

Publicidad

Nada más conocer la decisión del magistrado Álvaro Martín, que ha concluido la instrucción de cinco años de la jueza Mercedes Alaya, Chaves y Griñán se han apresurado a darse de baja en el partido, al que permanecían afiliados como militantes de base. El responsable de organización, César Luena, se lo ha agradecido. Algunos dirigentes del partido no ocultaban el desaliento por el daño a la campaña cambio, con el compromiso de erradicar la corrupción y periclitar a Rajoy, "un presidente en B".

Publicidad

El hecho de que Chaves abandonase su escaño de diputado antes de que concluyera la penúltima legislatura y de que Griñán hiciera lo propio como senador autonómico no atempera el daño. La dimisión y, con ello, la pérdida del fuero que establece que sólo podían ser juzgados por el Tribunal Supremo, fue una exigencia de Ciudadanos para dar su voto afirmativo a la investidura de Susana Díaz como presidenta de la Junta. La dirigente andaluza había sucedido a Griñán tras la decisión de éste de dimitir, acosado por la juez Alaya, y enseguida rompió el pacto de gobierno con IU y convocó elecciones.

Chaves, de 71 años, y Griñán, de 69, no desempañaban cargo político alguno desde que abandonaron sus escaños, junto con el también diputado Gaspar Zarrías, histórico número dos de Chaves. En cambio, el exconsejero de Trabajo y también procesado, Antonio Viera, se pasó al grupo mixto del Congreso para apurar el fuero que, finalmente, perdió con la convocatoria electoral del 20D. Además de jubilados, parecían condenados al ostracismo si tenemos en cuenta que la presidenta andaluza ni siquiera les invitó a la celebración oficial del Día de Andalucía, el 28 de febrero pasado. Ahora a Chaves se le procesa por prevaricación continuada y a Griñán se le añade, además, “malversación de caudales públicos”. La cantidad de dinero destinado por la Junta de Andalucía desde 2001 a 2010 para ayudar a empresas en crisis a pagar los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE), a los que se acogieron unas 150 personas que no figuraban en las plantillas, se elevó a 855 millones de euros.

Con independencia de la suerte judicial de los dos expresidentes andaluces, que antes fueron ministros de Trabajo en los gobiernos de González, y de los 24 exconsejeros y exaltos cargos que se sentarán con ellos en el banquillo, lo cierto es que Chaves y Griñán son dos referentes históricos del socialismo andaluz y que “el bueno de Manolo”, como se referían a Chaves en el PSOE, formó parte con González, Alfonso Guerra y otros compañeros de aquel núcleo andaluz que en 1974 rescató la dirección del partido, la implantó en el interior y trabajó sin descanso hasta convertir al PSOE en la segunda fuerza política en las primeras elecciones libres, en 1977. Lógicamente, los adversarios saben lo que representa y la derecha política salió en tromba contra el candidato socialista.

Desde un PP que ha sido calificado de “organización mafiosa” en las investigaciones de la Guardia Civil sobre la trama Gurtel, la número dos, María Dolores de Cospedal, exigió explicaciones al secretario general y candidato Pedro Sánchez. La secundó la ministra en funciones Fátima Bañez, cuya familia de empresarios también recibió fondos públicos de la Junta. Y el portavoz en el Congreso y candidato por Almería, Rafael Hernándo, quien elogió el funcionamiento judicial diciendo: “Aunque la justicia es lenta, funciona”. Por paradojas del calendario, Carlos Fabra, el presidente de la Diputación de Castellón, del que Mariano Rajoy dijo que era "un ejemplo de honradez" antes de que lo condenaran a cuatro años de cárcel en un proceso que duró más de doce años, recibió ayer la confirmación del tercer grado penitenciario por parte de la Audiencia de Castellón.

El procesamiento de los dos expresidentes del PSOE reaviva el fuego y el juego de los reproches y las acusaciones de corrupción entre los dos viejos partidos que se han turnado en las últimas décadas, y, a falta de 25 días para la jornada electoral, contribuye a fomentar la abstención que, tradicionalmente, perjudica más al PSOE que al PP. Al mismo tiempo, según admiten fuentes parlamentarias socialistas, puede beneficiar a Podemos-IU y a Ciudadanos. Teresa Rodríguez, secretaria general de Podemos en Andalucía, calificó de “vergüenza” que los dos presidentes que más tiempo han gobernado esta comunidad autónoma hayan sido procesados por “prevaricar y utilizar mal el dinero de los andaluces”. El diputado de C's Antonio Roldán atribuyó a su partido el mérito de haberles echado de la política y se alegró de que la Justicia les siente en el banquillo. Si consideramos los plazos de recursos y alegaciones, eso sucederá ya en 2017.

Al varapalo judicial se añade el escándalo de las cartas de recomendación de González a los presidentes sudaneses para que concedieran yacimientos petrolíferos a su amigo, y amigo también del presidente del grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, el empresario Farshad Zandi, cuyas firmas, Star Petroleum y SP Mining (la primera con sede en Luxemburgo y la segunda en Singapur), aparecen en la lista negra de la Agencia Tributaria con unas deudas a Hacienda de 2,5 millones de euros. El hecho de que González escribiera a los dos presidentes del país, dividido y en guerra, se debe a que los yacimientos petroleros están en Sudán del Sur pero los administra Sudán del Norte. Éste Zandi anunció en abril de 2012, cuando la crisis económica ya había estallado como un huevo podrido y desalojado a José Luis Rodríguez Zapatero de la presidencia del Gobierno, su intención de acogerse a los beneficios fiscales de las entidades de tenencia de valores extranjeros (ETVE) para fijar el domicilio social en España de las sociedades que en menos de siete años, según declaró entonces a la agencia Efe, iban a extraer en el nuevo país, Sudán del Sur, 500.000 barriles de petróleo diarios.

Con anterioridad, ese amigo millonario de González había financiado las actividades de la Fundación Atman para el Diálogo entre Civilizaciones que llegó a organizar en 2005 en Madrid unas jornadas con personalidades de prestigio. Uno de los participantes, el profesor londinense Frederick Halliday, consideró tan inútil como efímero el invento y en el panel abierto a los medios de comunicación y presidido por González se despachó sin ambages: “Las civilizaciones, creencias y religiones ya dialogan todos los días en la Bolsa de Londres; no falta diálogo, sino justicia y equilibrio y equidad”. Dos años después, la mencionada fundación se disolvió. Los buenos oficios del expresidente prosiguieron.

En esta tesitura, al candidato socialista y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, sólo le queda repetir hasta la saciedad el mensaje que le lanzó a Rajoy en el primer debate sobre el estado de la Nación en el que participó: “Yo soy un político limpio”, y añadir: “Y mi gobierno será el gobierno de la honradez intransigente”. Eso fue lo que hizo ayer en Cantabria después manifestar su respeto al trabajo de los jueces y de recordar que “Chaves y Griñán ya asumieron su responsabilidad política hace un año”, cuando renunciaron a sus cargos.

1 Comment
  1. Piedra says

    Consuelo de tontos: mejor ahora. Imaginen que gana Sánchez y tiene que acabar expulsando del PSOE a a tantos jubilados que como González se dedican a forrarse con los negocios sucios de sus amigos millonarios. ¡Fuera con ellos!

Leave A Reply

Your email address will not be published.