El plan de Sánchez contra la explotación laboral creará 80.000 empleos inmediatos

pedro_sanchez_explotacion_efe
Pedro Sánchez durante el desayuno informativo en Sevilla el pasado martes, en el que defendió la lucha contra la explotación como prioridad. / Julio Muñoz (Efe)

El PSOE se compromete a crear 78.000 nuevos puestos de trabajo de un modo inmediato, mediante la utilización de la Inspección de Trabajo en el combate de las horas extraordinarias fraudulentas que las empresas obligan a hacer a los trabajadores con contratos a tiempo parcial. La cifra exacta la proporcionó ayer el candidato Pedro Sánchez en un desayuno informativo en Sevilla y figura en el plan de medidas laborales remitido por la dirección del PSOE a los medios de comunicación. Al contrario que el PP, los socialistas no prometen crear dos millones de empleos en la próxima legislatura, pero se comprometen a derogar la reforma laboral y a combatir el empleo basura.

Publicidad

Publicidad

En un país donde el 98,9% de los ciudadanos cita el paro y las dificultades económicas como el primer problema, según el barómetros del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) difundido el lunes (le sigue el fraude y la corrupción, con el 46,7%), llama la atención que los socialistas prefieran enarbolar la “lucha contra la explotación” a entrar en la puja con el PP. Hace cinco años, el entonces portavoz de campaña del PP, Esteban González Pons, lanzó la promesa de crear tres millones de puestos de trabajo. Ni que decir tiene que Mariano Rajoy se enfadó por la indiscreción y luego María Dolores de Cospedal lo desbancó del puesto. Acabó en Bruselas de eurodiputado.

Sánchez evita el juego de las mentiras y medias verdades. El objetivo (si gana) pasa por un nuevo marco de relaciones laborales con un nuevo Estatuto de los Trabajadores que sea una auténtica carta de derechos y, en consecuencia, suponga la derogación de la reforma laboral impuesta hace cuatro años sin diálogo ni concierto por la mayoría absoluta del PP. Compromiso inmediato será la subida del salario mínimo un 4% este año (26 euros sobre los 655 actuales). Luego ya aprobarán subidas anuales para situar el SMI en el 60% del salario medio en ocho años.

Ante una radiografía laboral lamentable, con 4,8 millones de desempleados y unos salarios de miseria que han llevado a unas 620.000 personas a renunciar a buscar empleo y largarse al extranjero, lo que explica en gran medida la “creación de empleo” en la etapa de Rajoy como jefe de gobierno, el PSOE plantea la reducción de las modalidades de contratación a tres: contrato indefinido para la cobertura de puestos de trabajo estables, temporal con el límite de un año prorrogable a dos y en formación.

Aparte de derogar la reforma del PP, reequilibrar las relaciones trabajo-capital y acabar con la primacía de los convenios de empresa (descuelgues) y los EREs injustificados, el PSOE considera llegada la hora de establecer por ley la igualdad salarial entre hombres y mujeres y añade una bonificación de “dos años cotizados” a la Seguridad Social por cada hijo que tengan. Pero, sobre todo, Sánchez se compromete a lanzar de inmediato un plan contra la explotación laboral y anuncia que reforzará la Inspección para que controle el cumplimiento de jornada y tipificará expresamente como “infracción grave” las jornadas de trabajo superiores o fuera del horario pactado en los contratos a tiempo parcial.

En esta línea, prohibirá las horas complementarias “voluntarias” y limitará las pactadas de forma que solo se permitan si se someten a convenio colectivo y se aplican a trabajadores con contrato indefinido con un tope del 15% de la jornada. Además las retribuciones por horas extraordinarias han de incluirse en las bases de cotización de todas las contingencias protegidas por la Seguridad Social. La uberización (esa nueva forma telemática de contratación por horas, destajos y obras), la precariedad y los abusos patronales inciden gravemente en las condiciones de salud y seguridad en el trabajo. Los accidentes laborales se han incrementado un 6,8% en el primer trimestre de 2016 respecto al mismo periodo de 2015 (129.534 bajas). Lo peor, 138 víctimas mortales en tan solo tres meses.

En el frente de la protección a los parados -“seguimos teniendo menos gente trabajando que en 2011: unos 123.000 ocupados menos, pese a una reducción salarial media del 4% y del 10% en el caso de los trabajadores de menos de 30 años”, denuncian-. Sánchez se compromete a reponer la cobertura a los desempleados de larga duración y aportar a las políticas activas de empleo unos 4.000 millones de euros de los 10.000 que eliminó Rajoy y su ministro de Hacienda y Presupuestos, Cristobal Montoro, en los dos últimos ejercicios. Y, por supuesto, acabará con las prácticas sin remunerar de las empresas.