El PSOE apela a la 'vieja guardia' para evitar el 'sorpasso' de Unidos Podemos

Zapatero_Batet
José Luis Rodríguez Zapatero y Meritxell Batet, cabeza de lista en Barcelona, ayer miércoles, durante un mitin en Santa Coloma de Gramanet. / Marta Pérez (Efe)

Los dirigentes históricos del PSOE, la llamada ‘vieja guardia’, han sentido el arreón de Unidos Podemos (UP) y se aprestan a intervenir en la campaña electoral para animar el voto socialista e impedir el “sorpasso” que pronostican las encuestas el 26J. Con el exvicepresidente Alfonso Guerra nadie contaba, aunque ha sido el primero en sentir el hervor de la sangre y saltar a la palestra. Le ha seguido el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero y le secundará Felipe González, pese a haber informado a Rodolfo Ares, responsable de programación de Ferraz, que no iba a estar en España durante la campaña. Zapatero protagonizará el viernes un mitin con Pedro Sánchez en Valladolid y se espera que González lo haga el 24 de junio en Madrid. También el exsecretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha salido a la palestra y acudirá a cuantos actos pueda.

Publicidad

La macroencuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha operado como un susto, un revulsivo en el ánimo de la viaja guardia socialista. Ya no se trata de ganar al PP sino de evitar perder ante la coalición de Podemos con IU y las confluencias, y decir adiós, para siempre adiós, a todo aquello: la alternativa, el primer partido de la oposición, la primera fuerza de la izquierda moderada y socialdemócrata. El riesgo es serio. Por eso Alfonso Guerra llamó al presidente aragonés Javier Lambán para decirle que contaran con él. A orillas del Ebro, en Utebo, predicó el lunes, antes del debate televisivo de los cuatro candidatos, con la mordacidad e ironía que le caracterizan, contra Pablo Manuel Iglesias Turrión y Mariano Rajoy Brey, los adversarios de UP y PP, respectivamente.

Publicidad

En contraste con el Pablo Iglesias auténtico, “el demócrata, el que no era narcisista, ese que nos fundó a nosotros”, Guerra describió al homónimo de Podemos como el que “salvó del oprobio” a Rajoy proponiendo a sus ministrables el mismo día que el de Pontevedra se negaba a intentar la investidura. Colocó al de Podemos en la órbita de Julio Anguita y recordó que éste “siempre estuvo en contra del régimen de 1978” antes de preguntar: “¿La nueva política es Julio Anguita? ¡Anda ya!”. A continuación dedicó varias puyas a Rajoy, “el presidente en funciones. Bueno, eso es mucho decir: de vacaciones”. Y se refirió a la corrupción del PP: “Dicen que un par les han salido rana, ¡pero hombre, si todo el PP es una charca!”

Alfonso_Guerra_Zaragoza
Alfonso Guerra, durante el mitin celebrado en Zaragoza el pasado lunes, día 13. / Toni Galán (Efe)

Guerra, que protagonizará otro acto en Sevilla, no ocultó su motivación profunda para abandonar el retiro de jubilado, aunque siga presidiendo la Fundación Pablo Iglesias: “Pelear para helar la sonrisa a los que hablan del sorpasso”. Con ese mismo objetivo, aunque con distintas palabras, irrumpió Zapatero en la campaña para pedir el voto socialista en Santa Coloma de Gramenet (Barcelona). Ante un millar de personas sostuvo que la candidata del PSC, Maritxell Batet, y la alcaldesa de Santa Coloma, Nuria Parlón, que le acompañaban, son mejores que Ada Colau, alcaldesa de Barcelona y última de la lista de En comú Podem. Con un discurso naif, elemental, auguró que el proceso independentista no terminará en la independencia de Cataluña “porque el derecho a compartir es mucho mejor que el derecho a romper”.

El mensaje de Zapatero, que el viernes protagonizará un gran mitin con Pedro Sánchez en Valladolid, fue completado con mayor claridad y enjundia por Rubalcaba, quien predicó en Burgos contra UP, diciendo que “el PSOE no pactará con quien tiene como línea roja el derecho de autodeterminación”. Como si no hubiera oído la afirmación de Iglesias durante el debate de los cuatro candidatos de que él no pone la autodeterminación como línea roja para pactar el futuro gobierno, abundó en que “no puede gobernar España aquel que no cree en España”. Luego describió a Podemos como “un partido mutante que a pasado de Venezuela a Dinamarca, de la cal viva al pacto del beso y, ahora, del Juego de Tronos a Heidi”. Rubalcaba no está programado por Ferraz y acudirá a hablar donde se lo pidan, principalmente en Madrid.

Rubalcaba_Burgos_vieja_guardia
Alfredo Pérez Rubalcaba, junto a la cabeza de lista del PSOE por Burgos, Esther Peña, durante el mitin celebrado ayer miércoles en la capital castellana. / Santi Otero (Efe)

Por su parte, Felipe González intervendrá en al menos en un mitin en Madrid con Sánchez. Las fuentes de Ferraz dan por seguro que participará el día 24 en el cierre de campaña en la capital, aunque después Sánchez se desplazará a Sevilla para protagonizar el mitin final con la presidenta andaluza Susana Díaz. Con todo, es el candidato, sus portavoces parlamentarios Rafael Hernándo y Oscar López, junto con los barones regionales, los alcaldes y los cabezas de lista quienes llevan el peso principal de la campaña socialista, cuyo presupuesto se cifra en cinco millones de euros, cuatro menos que el 20D.