Unidos Podemos, una suma que no multiplica sino que resta

Unidos_Podemos
El líder de Unidos Podemos Pablo Iglesias, acompañado por Alberto Garzón durante su comparecencia ante la prensa tras conocer los resultados de las elecciones generales celebradas hoy en España, anoche en el teatro Goya de Madrid. / Zipi (Efe)

Era la principal novedad de la campaña electoral respecto al 20D. Tras intentarlo durante varios meses de culebrón antes de las pasadas elecciones, Podemos e IU llegaron a un acuerdo histórico para concurrir juntos el 26-J. El objetivo de los partidos de Pablo Iglesias y Alberto Garzón era claro: disputar la victoria al PP. Daban por hecho, porque además prácticamente todas las encuestas así lo reflejaban, que serían segunda fuerza y se quedarían cerca de los populares. Pero no, el cacareado sorpasso a los socialistas no llegó. Y no sólo eso. La suma, de la que se esperaba que multiplicara, ha perdido más de un millón de votos (exactamente 1.089.670) respecto a lo que sacaron Podemos, IU y las confluencias territoriales en diciembre. Esos datos se traducen en cualquier caso en 71 escaños, exactamente los mismos que tenían la formación morada e IU por separado.

Publicidad

La suma de los votos de Podemos, En Comú Podem, En Marea, Compromís-Podem e IU-Unidad Popular el 20D fue de 6.139.404 votos. La misma suma, este 26-J se ha quedado en 5.049.734. Cataluña y País Vasco han vuelto a ser las comunidades autónomas con mejores resultados. En la primera, la confluencia liderada por Xavier Domenech mantiene su primera posición y sus 12 escaños aunque ha perdido 81.354 votos. En la segunda vuelven a ser la fuerza más votada con 31.000 votos más, lo que les permite superar en un escaño al PNV: suman 6 por los 5 de los nacionalistas. En la Comunidad Valenciana mantienen la segunda posición y sus 9 escaños. Pese a la suma de EUPV pierden 129.617 votos. Similar situación se da en Navarra y Baleares donde obtienen dos escaños manteniendo la segunda plaza pero con menos votos que la suma de todas las formaciones por separado el 20D.

Especialmente sangrante es el caso de Madrid donde la alianza esperaba superar los 10 escaños obtenidos por Podemos e IU el 20D. Se quedan en 8 tras perder más de 216.580 votos. Mantienen, eso sí, la segunda posición aunque muy lejos del PP, que tiene casi el doble de votos. En Marea también se ha llevado un revolcón en Galicia, al ceder la segunda plaza al PSOE, perdiendo un escaño de los 6 que tenía y casi 66.445 votos. La segunda plaza también se ha perdido en Canarias aunque en este caso mantienen 3 actas de diputados. Aragón mantiene la tónica general, con los mismos diputados, dos, y menos votos que los obtenidos por separado entre Podemos e IU.

En Andalucía, considerada como región clave en esta elecciones para UP los resultados son discretos. Suben un diputado, pasan de 10 a 11, pero pierden más de 200.000 votos respecto a la suma aritmética de Podemos e IU en diciembre. Como curiosidad, pierden el escaño obtenido en Almería, provincia a dónde habían movido al general ex-JEMAD Julio Rodríguez, uno de los fichajes estrella de Podemos y al que el propio Iglesias fue a apoyar en uno de sus actos de campaña. Por contra, ganan un escaño por Jaén con lo que el sindicalista del SAT Diego Cañamero ejercerá de diputado en el Congreso. Mantienen por otra parte sus actas en Córdoba, Manolo Monereo será diputado, Málaga, Huelva, Granada y Cádiz. Pasan de 2 a 3 en Sevilla.

En las dos Castillas, donde obtuvieron los resultados más pobres el 20-D tampoco han logrado despegar pese a subir en un escaño en Castilla-La Mancha y mantener los tres de Castilla y León. También mantienen un único escaño en Extremadura, Murcia, Cantabria y La Rioja además de los dos de Asturias. Las caras largas fueron la nota predominante en la comparecencia de los líderes de la alianza. Todos reconocieron sus malos resultados pero Iglesias reafirmó la continuidad de la confluencia. “Los resultados electorales no son satisfactorios, teníamos expectativas diferentes. Nos preocupa la pérdida de apoyos del bloque progresista”, destacó. “Quizás haya que esperar más tiempo”,ha dicho sobre la intención de su partido de ganar las elecciones. Sobre su continuidad o la de otros dirigentes ha destacado que deben comenzar desde hoy las reuniones de análisis en la dirección pero que no descartaba ningún escenario. Ya en la Plaza del Reina Sofía, ante sus simpatizantes y la música de "el pueblo unido jamás será vencido", lanzó un aviso a los "poderosos" de "hasta la victoria siempre",

IU tendrá 8 diputados propios incluyendo las confluencias

Una buena muestra del mal resultado de la alianza está reflejada en el número de diputados propios obtenidos por el partido de Garzón. Las expectativas previas, al firmar la alianza, se situaban en una horquilla de entre 8 y 12 escaños excluyendo las confluencias de Galicia, Cataluña y Valencia. Con sólo 4 se han quedado lejos, La cifra sube hasta 8 contando sus candidatos integrados en las alianzas periféricas. El último CIS le otorgaba hasta 12. De esta manera, de los 8 puestos de UP por Madrid sólo Garzón pertenece a IU. Se queda fuera Sol Sánchez, que concurría en el puesto 9 y fue diputada la anterior legislatura.

Los escaños asignados a IU dejan a Garzón acompañado de la número 2 en Málaga, Eva García Sempere, el número 3 por Sevilla, Miguel Ángel Bustamante y la número 2 de Guipúzkoa, Isabel Salud. Aparte, en las confluencias, Ricardo Sixto tendrá su acta como número 5 por Valencia. Se mantienen, como antes del 20-D, Yolanda Díaz por A Coruña al igual que Joan Mena, por Barcelona, y Félix Alonso, número uno por Taragona. Entre los escaños que tenían opciones según las previsiones del partido estaban Ciudad Real, Palencia, Teruel, Pontevedra o Zaragoza. Por su parte, Equo mantiene sus 3 representantes al igual que el 20-D: Juan López de Uralde, Rosa Martínez y Jorge Luis Bail. El coordinador federal no compareció ante los medios tras conocerse los resultados pero hoy está prevista una rueda de prensa en la sede del partido.