El PP quiere a Posada de presidente del Congreso para una 'legislatura corta'

1
Jesús Posada, en una imagen de archivo durante su anterior etapa como presidente del Congreso. / Efe
Jesús Posada, en una imagen de archivo, durante su etapa como presidente del Congreso. / Efe

Jesús Posada, diputado por Soria desde 1993 y presidente del Congreso desde diciembre de 2011 al mismo mes del año pasado, vuelve a ser firme candidato del PP a la presidencia de la Cámara. Los conservadores creen que el resultado electoral del domingo avala su aspiración a presidir el Legislativo y, en ese sentido, estiman que Posada debe relevar al socialista Patxi López, cuya presidencia aceptaron a regañadientes tras los comicios del 20 de diciembre debido a la presión de Ciudadanos (C's). 

El nuevo escenario político, con 137 escaños, les permite ahora reponer a Posada de presidente del Congreso. Para ello, según fuentes del grupo parlamentario, se basan en dos argumentos difícilmente refutables. El primero consiste en la personalidad del candidato, un hombre que durante cuatro años ha dirigido la Cámara sin suscitar fobias ni especiales conflictos. A sus 70 años, con una larga experiencia política a la espalda, ha demostrado una tolerancia que, sin menoscabo del rigor, le sitúa lejos del empecinamiento y la pasión partidaria.

Publicidad

El segundo argumento para reponer a Posada es que la legislatura será corta. En el PP funcionan con la hipótesis de que la correlación de fuerzas no permitirá a Mariano Rajoy gobernar más allá del 2018 y no dudan de que aprovechará el margen temporal concedido por las urnas para preparar su propio relevo antes de las elecciones europeas de ese año. Y también para acometer algunas reformas básicas, entre las que dan por seguras la modificación de la ley electoral, el ajuste del sistema de pensiones de la Seguridad Social y la negociación y aplicación del nuevo sistema de financiación autonómica.

Por otra parte, la aritmética juega a favor del candidato conservador, habida cuenta de que los 85 votos del PSOE y los 32 de C's suman 117, veinte menos de los necesarios para igualar al PP y está por ver si Unidos Podemos (UP) respalda la continuidad del socialista López si, como ya ocurrió tras el 20D, los socialistas mantienen la interpretación legal restrictiva que impide a las confluencias catalana, gallega y valenciana crear grupos parlamentarios propios.

Los diputados electos comenzarán el lunes a recoger su acreditación y a partir de ahí empezará la negociación de la Mesa de cara a la constitución del Congreso, fijada para el 19 de julio. Para los socialistas, la actitud del PP en esta negociación será indicativa del talante con el que Rajoy aborda la nueva legislatura. Si rechaza la continuidad de López, mala señal. En todo caso, el candidato del PP y jefe del Gobierno en funciones insistió ayer en su oferta de “gran coalición” y anunció en Bruselas su intención de iniciar conversaciones de inmediato con los dirigentes de otras fuerzas políticas para recabar el apoyo a su investidura.

Los socialistas mantienen su rechazo inicial “por activa y por pasiva”. Su portavoz, Antonio Hernando, reiteró ayer que no votarán a favor ni se abstendrán en la investidura y recomendó a Rajoy que empiece la ronda por “sus afines ideológicos, nacionales y nacionalistas”, en referencia a C's, el PNV y Coalición Canaria, con los que conseguiría 175 votos, uno menos de la mayoría absoluta. Aunque se ha especulado con la abstención de Pedro Quevedo, el diputado de Nueva Canaria coaligado con el PSOE, que pasará al grupo mixto tras la constitución del Congreso, éste ha asegurado que votará “no” a Rajoy. Así pues, todo dependerá de su cintura negociadora y capacidad de persuasión de Albert Rivera, Aitor Estaban y Ana Oramas, para empezar.

1 Comment
  1. lorenzo says

    HayA o no acuerdo entre PP y PSOE si PP pone como Presidente del Congreso a Posadas, el PSOE con o sin acuerdo se abstendrá para que Rajoy sea el próximo Presidente de España.
    Yo recomendaría a Rajoy que no pacte nada ya que aun pactando el PSOE le va a atacar los próximos años, y mejor pues no pactar nada para después no arrepentirse de haberlo hecho.
    Si finalmente el PSOE no se abstiene, y fijo que si lo hara, seria el responsable único de las terceras elecciones, una elecciones que Rajoy ganaría por mayoría absoluta y perjudicaría mucho al PSOE, asi que ….

Leave A Reply

Your email address will not be published.