El PSOE dirá 'no' a Rajoy y pondrá bajo control a Sánchez

Pedro Sánchez, en el Comité Federal de su partido el pasado 5 de septiembre. / PSOE (flickr)
Pedro Sánchez, en el Comité Federal de su partido el pasado 5 de septiembre. / PSOE (flickr)

Ni votos ni abstenciones. El Comité Federal del PSOE (máximo órgano entre congresos) aprobará el próximo sábado un rechazo rotundo a las llamadas y ofertas del PP, según aseguran todos los dirigentes socialistas consultados por cuartopoder.es. Ni siquiera se planteará un hipotético escenario de final de la cuenta atrás y una posible abstención, in extremis, para evitar una tercera convocatoria electoral.

Los socialistas mantendrán, por el momento, su negativa rotunda a apoyar o permitir con su abstención que gobierne ni Mariano Rajoy, ni el PP. No obstante, aunque el documento que aprobará el Comité Federal del PSOE será rotundo, los dirigentes del PSOE admiten que el escenario puede cambiar si el PP no es capaz de lograr los votos necesarios para investir presidente a Rajoy, pero que, en este momento, corresponde al PP tratar de conseguir esos apoyos y el PSOE sólo puede replantearse sus posiciones una vez se haya visualizado la incapacidad del PP y con el único fin de evitar una nueva repetición de las elecciones.

Publicidad

En todo caso, sería un nuevo Comité Federal el que decidiese modificar, en su caso, su decisión y no la Comisión Ejecutiva Federal. Pese a que el entorno de Pedro Sánchez pretende abrir la puerta a una fórmula que delegue en la Comisión Ejecutiva Federal esos posibles cambios estratégicos, son muchos los barones socialistas los que se oponen a dejar las manos libres al secretario general y su equipo. La líder de los socialistas andaluces, Susana Díaz; el de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, o el extremeño, Guillermo Fernández Vara son partidarios, entre otros, de obligar a que una decisión de tanto calado la tome el máximo órgano entre Congresos.

Uno de los dirigentes territoriales del PSOE asegura que "no queremos más sorpresas, ni consultas a las bases... En su momento, el partido aceptó someter el acuerdo con C's a la voluntad de las bases, porque, siendo una propuesta de Sánchez, se hubiese interpretado como una desautorización al líder, que debía presentarse a las elecciones generales poco después." Pero ahora - apostilla un dirigente territorial- no parece que vayamos a afrontar el mismo reto electoral por tercera vez". El Comité Federal, o buena parte de él, no quiere sorpresas y sí tener cualquier movimiento a medio o largo plazo bajo control.